Las Internacionales Y El Guevarismo
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Cambiar para crecer y crecer para triunfar.

 

La posibilidad de contribuir a la iniciativa de la Internacional Guevarista, se nos ha presentado como una buena posibilidad de construir una instancia que vaya más allá de un simple encuentro, coordinación o intercambio internacional de opiniones.

Para poder entender cuál es nuestro papel en esta instancia, debemos repasar en que etapa nos encontramos actualmente a nivel internacional los que levantamos las opciones revolucionarias.

Es claro que hemos atravesado una etapa de derrota estratégica en el continente y en el mundo entero y esa situación ha dado paso, después de cierta reconstrucción, a una etapa que nosotros llamamos de desventaja estratégica.

Al genocidio en nuestro continente, le sucedió el neoliberalismo y luego la avalancha de gobiernos de corte “progresista”. Un eufemismo para denominar a gobiernos capitalistas y no revolucionarios, pero que de alguna manera se plantearon algunos cambios para lavarle la cara al sistema capitalista y que no modificaron en nada las relaciones de producción de explotación de la clase obrera y de los explotados de la ciudad y el campo.

La bancarrota política de estos gobiernos, se hizo patente después de una década de ilusionar a las masas con un discurso que asumió algunas consignas y símbolos de las y los revolucionarios y luego dieron paso por variadas razones, a gobiernos de derecha y en algunos casos filo fascistas.

El genocidio ya nombrado y luego la derrota de lo que se conoció como socialismo real, posibilitó una debilidad en la existencia y generación de cuadros de dirección y dirección intermedia, profundizando la ausencia de generación y producción de política revolucionaria, cayendo con esto la clase obrera y las masas explotadas en una deriva de la cual aun no salen.

Es en este marco que ha surgido la iniciativa de organizar una instancia internacional que liderice las luchas obreras y de las masas explotadas de la ciudad y el campo y esta instancia ha asumido el nombre de Internacional Guevarista.

Llevar el apellido de Guevarista es no sólo una tremenda responsabilidad, sino que involucra una definición teórica, política, metodológica, de gestión, ética, de organización y de objetivos de lucha.

Pero además viene con el nombre de Internacional que, en la práctica, viene a tratar de posesionarse en la historia y tratar de ser la superadora de las cuatro anteriores internacionales.

Aquí a nuestro entender es conveniente hacer un poco de historia y revisar en forma sucinta, los objetivos, los métodos y el contenido de acuerdo al periodo histórico, de estas cuatro anteriores internacionales.

En 1862, dirigentes sindicales ingleses (provenientes de las Trade Unions) y franceses se reunieron en Londres con ocasión de una exposición internacional. Allí fraguó la idea de una organización obrera internacional. En 1864, reunidos en Saint Martin’s Hall (Londres), formaron un comité cuya misión fue redactar un programa y unos estatutos para una Asociación Internacional de Trabajadores que, posteriormente, fue conocida con el nombre de Primera Internacional.

Sus estatutos la definen como «un centro de cooperación y comunicación entre los obreros de diferentes países», regida por un consejo general «compuesto por obreros pertenecientes a los países representados”, los estatutos fueron aprobados en 1866. No consiguió una adscripción masiva, de hecho, no fue casi conocida hasta la comuna de Paris.

En 1872 en el V Congreso, en La Haya, se produjo la escisión entre marxistas y bakunistas, Los puntos fundamentales del enfrentamiento entre Marx y Bakunin eran los siguientes:

  • Distinta concepción de la A.I.T.: Bakunin pretendía que la Internacional fuera una coordinadora de movimientos social-revolucionarios autónomos y sin órgano de dirección común. Para Marx, en cambio, la I Internacional debía tener una función centralizadora, unificadora y rectora del movimiento obrero.
  • Fracaso de la comuna de París
  • Visión de la Historia: la concepción histórica marxista se basa en el materialismo que plantea la historia como una lucha de clases a lo largo de la historia entre propietarios de los medios de producción y no propietarios, entre explotadores y explotados Bakunin centra su atención en el hombre concreto y en su libertad, al que considera capaz de vencer las fuerzas de la historia. El VI Congreso celebrado en Filadelfia en 1876. Resuelve disolver la AIT.

La Segunda Internacional fue formada en 1889 por los partidos socialistas y laboristas que deseaban coordinar su actividad. A diferencia de la Primera Internacional no existía un Consejo General que la dirigiera, sino que los partidos eran independientes para aplicar la política que decidieran en sus respectivos Estados.

Sin embargo, esta experiencia mostró muy pronto sus limitaciones históricas, sobre todo a causa de las divergencias entre las posiciones de los movimientos socialistas de los distintos países, que con frecuencia se alinearon con los intereses del estado-nación frente al internacionalismo obrero.

Con el estallido de la Primera Guerra Mundial la contradicción entre las aspiraciones revolucionarias de las clases oprimidas y la política de la II Internacional (al apoyar algunos partidos socialistas la guerra) llegó al punto que se produjo una escisión en el movimiento socialista que supuso tras la Revolución rusa la creación de una Tercera Internacional, en 1919, que adoptó el nombre de Internacional Comunista (Komintern), para distinguirse  de la Segunda  Internacional.

La Segunda Internacional se reorganizó en 1920, pero muchos partidos se negaron a unirse a ella, formando la Unión de Partidos Socialistas para la Acción Internacional (UPSAI o Internacional Dos y medio) como alternativa. La UPSAI tuvo una corta vida, sin embargo, y en 1923 se fusiona junto con la Segunda Internacional en la Internacional Obrera y Socialista. La Segunda Guerra Mundial, sin embargo, acabó de disolver a las fuerzas que la integraban, y precipitó su desaparición en 1940. Sin embargo, ésta se reorganizó y refundó en 1951 bajo el nombre de la Internacional Socialista, aún activa y heredera del oportunismo de la Segunda Internacional.

La «Tercera Internacional» fue fundada como Internacional Comunista en marzo de 1919, en la ciudad rusa de Moscú, con el proyecto de romper definitivamente con los elementos reformistas que, a juicio de los socialistas revolucionarios, habían «traicionado a la clase trabajadora» y provocado la «bancarrota moral» de la Segunda Internacional.

La Tercera Internacional tuvo siete congresos entre 1919 y 1943 año de su disolución.

Los órganos de la Internacional Comunista, según sus primeros estatutos, eran:

  • El Congreso Mundial de la Internacional Comunista: el órgano que ejercía la autoridad máxima de la Internacional Comunista era el Congreso Mundial, que debía reunirse una vez al año y tenía en exclusividad la modificación del programa y los estatutos. Se celebraron siete congresos mundiales.
  • El Comité Ejecutivo de la Internacional Comunista: el órgano que tenía la autoridad máxima en los periodos entre congresos era el Comité Ejecutivo, y era elegido por el Congreso Mundial. Su sede se decidía en cada congreso.

Más tarde se crearía otro órgano más:

  • El Presidium de la Internacional Comunista, que tenía la máxima autoridad entre los plenos del Comité Ejecutivo.

Se crearon una serie de organizaciones internacionales, entre las que cabrían citar:

  • Internacional Sindical Roja (Profintern)
  • Internacional de la Juventud Comunista
  • Socorro Rojo Internacional (MOPR)
  • Internacional Campesina (Krestintern)
  • Internacional Deportiva Roja (Sportintern)

En nuestro continente se crearon diversos mecanismos de coordinación en distintas épocas siendo uno de los más importantes la Organización Latinoamericana de Solidaridad (OLAS).

Fue una organización creada en agosto de 1967 en Cuba, compuesta por diversos movimientos revolucionarios y antiimperialistas de América Latina que se unieron como oposición al Pan-Americanismo, la bandera con que los EEUU quiso unir a los gobiernos del continente en contra de Cuba y en contra de los movimientos de reivindicación social, principalmente para proteger a la United Fruit del fuerte impulso que en esos años tuvieron las reformas agrarias del continente. La OLAS fue el comienzo del término Latino América, que antes nunca se usó y que sirvió para incluir a Brasil, Haití, otros países caribeños e incluso la comunidad Quebequois de Canadá.

En su primera declaración la OLAS realizó un balance sobre las estrategias aplicadas hasta el momento y apostó claramente por la lucha armada y la guerra de guerrillas como mecanismo para extender la revolución a toda Latinoamérica. Sin embargo, la muerte del Che Guevara en Bolivia pocas semanas después de la realización de la conferencia frustró el proyecto de la organización de coordinar desde el país andinos a los distintos movimientos guerrilleros existentes y crear nuevos, quedando así imposibilitado el objetivo marcado por la OLAS.

Luego siguió el turno a La Junta de Coordinación Revolucionaria fue una          organización internacionalista sudamericana, que tenía por objeto la colaboración entre distintas organizaciones político-militares de Argentina, Chile, Uruguay y Bolivia. Nació a principios de 1974 y fue desarticulada a mediados de 1976. Estuvo integrada por el PRT- ERP de (Argentina), el Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros de Uruguay, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y el Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Bolivia.

Desde 1968 existía una incipiente colaboración entre las cuatro organizaciones y hasta 1971 tuvieron lugar reiteradas reuniones entre sus dirigentes en las ciudades de La Paz, Montevideo, Buenos Aires y Santiago de Chile.

Sin embargo, en noviembre de 1972 se realiza una reunión en Santiago de Chile, en la que participan la Comisión Política del MIR, tres miembros del Buró Político del PRT, y tres integrantes de la Dirección Nacional del MLN-Tupamaros, y donde quedan sentadas las bases de la necesidad de construir una nueva organización internacionalista en el cono sur con el objetivo de: “Unir a la vanguardia revolucionaria que ha emprendido con decisión el camino de la lucha armada contra la dominación imperialista, por la implantación del socialismo, es un imperativo de la hora. Para abrir a los pueblos latinoamericanos el camino de la victoria en la senda emprendida por la gloriosa Revolución Cubana, frente a un enemigo bárbaro, el imperialismo yanqui, y ante la actividad diversionista del populismo y del reformismo”. Además, se aprueban otras resoluciones como ser la preparación de un proyecto de declaración conjunta, un proyecto para la edición de una revista política, la organización de escuelas de cuadros conjuntas, etc.

En 1973 se incorporará el Ejército de Liberación Nacional de Bolivia. El 1 de noviembre de 1974 se oficializa la existencia de la Junta de Coordinación Revolucionaria (JCR), a través de un comunicado en la revista Che Guevara (publicación de la J.C.R.).

En 1975 la JCR. instaló una fábrica de armamento y explosivos clandestina en la provincia de Buenos Aires, pero fue rápidamente desbaratada por el Ejército.

Producto de la oleada de dictaduras militares que se fueron imponiendo en los países del cono sur y de la represión respectiva en esos países la JCR fue desarticulada junto a las organizaciones que la constituían hacia mediados de 1976.

Desde esa fecha han existido distintos intentos por coordinar el trabajo de las organizaciones políticas de la llamada izquierda y también de las organizaciones revolucionarias donde destacan las conferencias de los partidos comunistas, pero ninguna de esas instancias ha tenido la relevancia de las instancias ya mencionadas.

No hemos querido mencionar la llamada Cuarta Internacional no como una negación de su existencia en determinado momento, sino por la imposibilidad practica para esta breve nota de reportar la cantidad de divisiones internas y las diversas corrientes que han surgido después de la breve existencia de esta organización. Solo diremos que tuvo una corta existencia y se rompió en muchos subgrupos algunos de los cuales aun existen tomando como referencia ese nombre.

Lo común que tienen esas experiencias entre si salvo OLAS y La JCR, es el decidido enfrentamiento entre líneas políticas distintas y posiciones de clase también distintas, producto creemos nosotros en algunos casos de tratar de juntar el agua con el aceite y el fin de algunas de esas experiencias, por tanto, era predecible desde el inicio.

Las experiencias de OLAS y la JCR, son las experiencias más cercanas al guevarismo  surgiendo en la  última etapa de auge revolucionario y fueron derrotadas fundamentalmente por la represión sanguinaria, pero también una derrota en el plano militar o de seguridad, significa una carencia política y de esa carencia política también debemos hacernos cargo quienes nos reclamamos guevaristas.

Así las cosas, hoy surge esta nueva iniciativa sustentada en forma sustancial en figuras históricas ligadas al denominador común de Guevarismo. Lo que no quiere decir que pensemos políticamente en forma parecida ni mucho menos. La derrota estratégica y el genocidio que la siguió sobre todo en nuestro continente, hizo desaparecer muchas orgánicas, cuadros valiosos y la interrupción de un pensamiento político desde el guevarismo que recién despuntaba.

De tal forma que hoy el guevarismo tiene distintas fuentes y hasta líneas y pensamientos políticos encontrados. Existe el guevarismo de marketing, que no conoce nada del Che ni su pensamiento y solo lo sigue porque la industria capitalista trato de convertirlo en una mercancía más del merchandising. También están quienes saben algo de su historia, pero solo lo identifican como el guerrillero que murió en Bolivia y a través de ese ejemplo reivindican una forma determinada de lucha. Existen los que tratan de alguna manera de sacar réditos políticos y asimilarlo como figura decorativa para darle peso a sus opciones políticas. Esto ocurre sobre todo con el populismo y reformismo tan en boga en nuestro continente por estos días. Los menos son los que conocen sus pensamientos teóricos y que reivindican su proyecto político.

Respuestas necesarias

Los que se identifican con el Che por diversas causas, van desde individualidades hasta organizaciones políticas de un variado signo político y podríamos decir que es un fenómeno transversal en este sentido.

Pero surge la pregunta obligada: ¿son todas y todos ellos guevaristas? Creemos que es necesario esbozar una respuesta sobre este tema y situar en forma clara que significa el guevarismo hoy y su proyección histórica política. Sin duda este tema no forma parte de estas sencillas notas, pero viene a poner un elemento sobre la mesa de discusiones para debatir y resolver en el mediano plazo a pesar de la urgencia sobre el tema.

Una vez que hemos situado las diversas experiencias de las llamadas internacionales, creemos que es necesario caracterizar el cuadro político general con una postura teórica y metodológica desde el marxismo, pero también debemos caracterizar y definir este marxismo, ya que nosotros creemos que en estos momentos no existe un marxismo sino “marxismos”. Por lo tanto, este tema también debe ser definido por medio del debate.

Por otra parte, también se debe definir el papel de las organizaciones y el lugar de las individualidades en medio de lo que debería ser la construcción política de una Internacional, ya que, en periodos de reflujo del movimiento de masas, a veces las individualidades toman un peso relativo mayor que las organizaciones clasistas y muchas veces esto no tiene nada de inocente por parte de la prensa burguesa.

Pero la gran pregunta que debe responderse en términos políticos es para que necesitamos una Internacional Guevarista y cual es el papel que le corresponde cumplir en términos históricos partiendo de la base que el papel y deber de tod@s l@s revolucionari@s es hacer la revolución socialista. No cualquier tipo de revolución.

Otras definiciones necesarias.

Además de las tareas anteriormente planteadas de primer orden, existen un sinnúmero de otras definiciones que debemos abordar que van desde la cooperación practica entre proyectos políticos organizativos, hasta la solidez material necesaria para un proyecto de este tipo pasando por todo tipo de temas que tienen una importancia igual de vital.

Nuestra propuesta.

Creemos sin duda que existe un acumulado inicial que al menos ha manifestado su voluntad de contribuir en este nuevo intento de construcción política y orgánica. Es por tanto este acumulado quien tiene la responsabilidad de dar cuenta en forma clara de estos y otros temas que no se pueden eludir. De tal forma que hemos querido plantear aquí tareas que nos parecen de una importancia vital para el futuro de este proyecto. Pasamos entonces a detallar nuestra propuesta entendiendo que la acogida de este planteamiento estará en directa relación con nuestros modestos esfuerzos por contribuir con tan importante proyecto.

  • Toda la estructura actual y las responsabilidades tendrán un carácter provisorio hasta celebrarse un evento que sancione debidamente estos elementos.
  • Crear una comisión ejecutiva que tenga como misión la organización de un primer encuentro o congreso de la Internacional Guevarista.
  • Elaborar un estatuto también provisorio hasta la celebración del evento o congreso para que regir la incorporación y la vida política de los participantes de la Internacional.
  • Elaborar por cada organización sus propuestas para el temario del futuro evento o congreso.
  • La comisión ejecutiva deberá entregar una propuesta de temario teniendo claramente definido los puntos a tratar en el evento o congreso.
  • Una vez entregado el temario a las organizaciones e individualidades, estas deberían tener un plazo de dos meses para hacer llegar sus aportes escritos para que estos sean la base de discusión del evento o congreso. Para esto se debe habilitar un correo electrónico exclusivo donde se reciban los materiales y se hagan llegar a todos.
  • Proponemos el mes de octubre como primera fecha tentativa para le celebración de tal evento o congreso. En su defecto proponemos un seminario ampliado donde se planifique y acuerde entre otras cosas la realización de tal evento.
  • Desde ya proponemos la ciudad de Caracas, Venezuela como lugar de realización de tal evento.
  • Proponemos levantar a la brevedad la consigna central del evento o congreso a realizarse para dar cuerpo teórico y político a la Internacional Guevarista.
  • Proponemos acordar a la brevedad la fecha de la realización de este primer congreso o en su defecto el evento de igual importancia que se decida.

Esta proposición se enmarca en los esfuerzos de una efectiva construcción teórica y política que nos acerque a empezar a revertir el cuadro político actual de extrema debilidad de las propuestas revolucionarias. El populismo y reformismo ha tenido su tiempo y solo han entregado después de una década, mayores procesos de explotación entre las masas trabajadoras y dejando los gobiernos en manos de sectores de la derecha o filo fascistas.

La forma de gobierno de acuerdos por arriba, la corrupción generalizada, la desidia frente a los sufrimientos de los sectores populares y el franco abandono de postulados mas de avanzada, han dejado un sabor de desencanto en las masas populares que sin conducción y manipuladas mediáticamente, han buscado una respuesta a sus padecimientos en los sectores mas reaccionarios en algunos países de la región frente a la inacción de quienes tenemos el deber de proceder.

Creemos que si bien es cierto aun vivimos en una etapa de desventaja estratégica, el peor momento ha pasado y hoy es posible ver como las masas trabajadoras se lanzan a la lucha por sus reivindicaciones, pero sin la conducción revolucionaria necesaria.

De allí se desprende nuestra proposición actual y es por esos objetivos que estamos dispuestos a trabajar desde ya sin descanso.

Esperando sus comentarios lo más pronto posible,

¡¡Adelante, adelante con todas las fuerzas de la historia!!

¡¡O revolución socialista, o caricatura de revolución!!

Movimiento Guevarista Revolucionario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *