Contra La Guerra Económica, El Pueblo Pide Sueldos Dignos Y No Subsidios
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Hermanas y hermanos.

Nos corresponde entregar nuestra opinión sobre algunos temas vitales que se están produciendo en Venezuela.

La semana pasada dijimos que ya era hora de avanzar en forma decidida hacia una verdadera revolución socialista ya que esta aún no se ha producido. En Venezuela lo que ha existido hasta ahora es solo capitalismo con medidas asistencialistas.  Debemos estar preparados por tanto para ponernos a la cabeza de tal desafío que se está encubando en el seno de las y los trabajadores y los explotados de la ciudad y el campo antes que sea demasiado tarde y el pueblo sea conducido a una nueva capitulación.

Mientras tanto, el imperialismo intensifica su campaña contra nuestro pueblo, destruyendo aún más una economía ya resentida por los errores y la acción de grupos de poder boliburgueses algunos de ellos ya están fuera del gobierno y otros que aún se mantienen en las altas esferas del poder.

La oposición terrorista

La oposición terrorista hace apuestas en dos sentidos como parte de una estrategia única que busca la toma del poder. Por una parte, van a un diálogo con el gobierno y por otra parte, aprueban una resolución que pide una intervención militar extranjera en la Asamblea Nacional en desacato. Nosotros creemos que esta última opción se está utilizando de manera que sea un elemento de presión para obtener mayores réditos políticos y económicos en los diálogos secretos realizados en Noruega.

Mientras todo esto acontece, la clase obrera y los pobres y explotados de Venezuela, sufren todo el peso siniestro de la crisis capitalista y las consecuencias del criminal bloqueo por parte del imperialismo y sus subordinados; empresarios locales que han descargado su odio de clase bajo la modalidad de un ataque terrorista económico al ingreso y los salarios de la clase obrera y el pueblo explotado, utilizando el arma de los precios de los productos y mercancías y así tratar de rendirnos.

La política económica capitalista del gobierno solo ha reaccionado en forma errática y realizando cada vez concesiones mayores al segmento burgués que ya controla sin contratiempos las divisas, la escasa producción y prácticamente todo el comercio externo e interno.

En este marco debemos sumar a los males sobre nuestro pueblo pobre, la generalizada corrupción y el robo descarado de los recursos públicos por parte de mafias ya establecidas en casi todas las esferas del estado y de organismos sociales auxiliares.

La magnitud de los padecimientos de la clase obrera es epopeyica y calienta los ánimos cada vez más y en ese sentido, ya se escuchan las críticas de vastos sectores en forma abierta, sobre todo al observar cierta inconsecuencia  cuando se reclama airadamente por el robo de activos de la nación  por los terroristas de la oposición en complicidad con el imperialismo y se guarda aún, un sospechoso silencio sobre el robo de más de 25 mil millones de dólares  por empresas de maletín mientras la famosa lista que Arreaza se comprometió hacer pública, aún está guardada bajo siete llaves en alguna gaveta.

Los Clap y los salarios Dignos

Así las cosas, otro elemento viene a agravar más los sufrimientos de nuestra gente cuando se anuncian sanciones que afectarían los Clap y en esta orgánica de distribución de alimentos, también se generaliza el bachaquerismo y el tráfico de alimentos.

Sobre ese punto queremos ser claros, aunque nuestro comentario no nos haga populares entre mucha gente, pero tenemos la obligación de decir la verdad. Los Clap nacieron como una medida de emergencia que se ha transformado en permanente, pero ya es hora de dar una respuesta digna y definitiva y terminar con los alimentos subsidiados de cualquier tipo y que la trabajadora y trabajador pueda ganar un sueldo digno que le permita comprar al menos sus alimentos sin depender de esos subsidios, porque en definitiva no se le da un subsidio a l@s trabajador@s, sino que con esa política se subsidia a los empresarios que pagan salarios de hambre y con dineros públicos o sea de todos nosotros, se le permite contar con una mano de obra que se ha transformado en la más barata de toda la región, mientras ellos ponen precios en dólares comparables a la media regional, pero donde el salario es muchísimo más elevado. Esos subsidios deben terminar ya y que los trabajadores puedan al menos tener un sueldo o ingreso dignificante.

Nuestra Propuesta

En este orden de ideas, hacemos una propuesta al conjunto de las fuerzas revolucionarias y populares y también a todas las individualidades de buena voluntad: Lanzar en forma inmediata un Frente Nacional por la Defensa del Salario y por Precios Justos, donde sea el mismo pueblo el contralor de los precios y de los ingresos salariales y desde ya convocamos a organizar una gran marcha sobre Caracas para exigir estás reivindicaciones de urgente implementación.

Los guevaristas estamos listos y disponibles para unirnos junto a quien en forma valiente defiendan la patria contra el imperialismo, pero eso no basta por sí solo sino se defiende al mismo tiempo, al pueblo trabajador extenuado y golpeado por la crisis capitalista y por la agresión del imperialismo.

Vamos todas y todos a sumarnos a esta iniciativa sin mezquindad ni egoísmo político. se lo pedimos con humildad, pero con la pasión revolucionaria que requiere el momento. No nos importa que no seamos nosotros quiénes dirijan o estén en la dirección de ese movimiento reivindicativo. Nos importa aliviar ya los padecimientos de la clase obrera y los pobres y explotados de la ciudad y el campo.

Llamamos también a todas aquellas individualidades patriotas, honestas y valientes. A quienes no luchan por un lugar en los salones del poder para que juntos podamos levantar la dignidad del pueblo más alta que la cordillera de los andes y avanzar en el camino de todo el poder para la clase obrera y el pueblo hasta hoy explotado. Esperamos por todas y todos los que sientan las injusticias hasta en las vísceras y que estén dispuestos a decir basta y echar andar.

A lo mejor tenemos errores, a lo mejor en algo estamos equivocados, a lo mejor ese no sea el nombre correcto de ese gran frente que proponemos. Bueno camaradas vengan junto a otros a entregar su visión y a cambiar lo que haya que cambiar, pero no sigamos permitiendo el ataque a la clase obrera a través de los precios y de los salarios de hambre.

Adelante, adelante con todas las fuerzas de la historia

Movimiento Guevarista Revolucionario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *