LA REVOLUCIÓN ES AHORA (Propuesta Al Pueblo De Venezuela)
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

A la clase obrera y al Pueblo De Venezuela,

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A la Fuerza Armada Nacional Bolivariana,

Al Gran Polo Patriótico y a todos los partidos que apoyan la revolución,

Al Partido Socialista Unido de Venezuela,

A los movimientos sociales,

A los Consejos Comunales,

A las Comunas,

A todo el país,

 

 

 

Venezuela vive una crisis sin precedentes producto, a nuestro juicio, de varios hechos principales que, combinados son el centro motor de la crisis.

El marco general de esta crisis no es otro que la descarnada lucha entre los distintos factores capitalistas e imperialistas, que luchan en medio de la crisis general del capitalismo por un nuevo reparto del mundo que asegure su hegemonía comercial económica y militar. El potencial energético y de minerales altamente deseados por los factores imperialistas, ponen a Venezuela en el centro del conflicto geopolítico global.

Pero seria mentirnos y mentirle a nuestro pueblo, si no analizamos los elementos principales que nos han conducido a esta crisis que sufrimos, sobre todo, quienes dependemos de un salario en nuestra calidad de trabajadoras y trabajadores en las distintas áreas de nuestro país. Entendemos como elementos principales los siguientes elementos:

En primer lugar: Una errada conducción política y económica, donde se concentró la actividad en una economía de puerto, provocando el debilitamiento del pequeño aparato productivo existente. Todo lo anterior en un marco general de cohabitación política con sectores de la burguesía que ahogó todo intento por profundizar la revolución y donde se optó en su momento, por medidas reformistas y asistencialistas que nada tenían que ver con el socialismo, provocando el derroche de cientos de miles de millones de dólares que fueron a parar a los bolsillos de la burguesía.

En segundo lugar: El saqueo de las finanzas públicas por parte de las mafias transversales, que van desde la derecha burguesa, hasta altos personeros “bolivarianos” y militares de alto rango que, en gran medida, han reeditado en forma ampliada, los males de la cuarta república en materia económica.

En tercer lugar: El conjunto de acciones sancionatorias, de bloqueo, de robo de activos y otras medidas que ha dejado caer el imperialismo y sus aliados, sobre el conjunto de la población venezolana, buscando extenuarla y que se rebele contra el gobierno.

En cuarto lugar: El comportamiento interno de una burguesía parasitaria que, deja caer todo su peso del control real de la economía, sobre los ingresos de las y los trabajadores y desarrolla una política de precios y salarios de carácter terrorista sobre la población, pulverizando el ingreso de quienes viven de su trabajo, frente a la inacción del gobierno.

En quinto lugar: El partido de gobierno, lejos de convertirse en un partido revolucionario, con una estructura adecuada y con procesos internos que impulsen y desarrollen la democracia socialista revolucionaria, ha derivado en una gran maquina electoral que propicia el personalismo, la existencia de caciques, la permanencia de grupos y fracciones que defienden intereses personales y grupales, sin una ética política militante revolucionaria  y en definitiva, estas prácticas, alejan al PSUV sustancialmente de ser el partido de la revolución en Venezuela.

En sexto lugar: La alianza expresada en el Gran Polo Patriótico, donde convergen los demás partidos que apoyan el proceso de cambios en Venezuela, si bien es cierto no ha sido tomada en cuenta debidamente por el partido de gobierno, tampoco ha sido capaz por sí misma de convertirse en una alternativa para el grueso de la población, que clama todos los días porque se resuelvan sus graves problemas.

En séptimo lugar: Un movimiento social contenido y ajustado a las distintas estrategias de los grupos de poder que la mayoría de las veces, buscan el desarrollo de un clientelismo político que sea funcional a sus cuotas de poder, y desnaturaliza y en definitiva neutraliza, el desarrollo del verdadero Poder Popular.

Ante estos hechos, el gobierno del presidente legítimo de Venezuela, Nicolas Maduro Moros, ha llamado a un gran dialogo nacional, donde se entregue la opinión de la población, sobre la rectificación y el cambio de rumbo necesario del país como medio para solucionar la crisis.

Atendiendo a ese llamado, nosotros revolucionarias y revolucionarios, trabajadores, campesinos, comuneros, estudiantes, profesionales, pobladores, indígenas, cultores populares, sensibilidades sexo diversas, médicos, educadores, soldados y milicianos, venimos a proponer uno de los elementos principales que, a nuestro juicio, ayudara a solucionar la actual crisis que todos padecemos.

Entregamos nuestra opinión y nos ponemos desde ya, manos a la obra para desarrollar en nuestra práctica cotidiana, la propuesta que hacemos a todos los sectores revolucionarios que efectivamente, quieren rescatar y construir el verdadero socialismo revolucionario para nuestra amada patria.

En esta oportunidad, nos centraremos en el instrumento revolucionario que, a nuestro juicio, debe llevar a profundizar el proceso y conducirlo hacia una verdadera revolución socialista. Por tanto, en esta primera propuesta, nos vamos a referir fundamentalmente a ese instrumento para un cambio de rumbo, en el cómo se conduce y se dirige el proceso. Para nosotros, esta conducción solo se puede dar por medio de una Dirección Colectiva Revolucionaria, donde converjan los partidos políticos que apoyan la revolución y los movimientos sociales decididamente revolucionarios.

En una segunda propuesta que daremos a conocer en los próximos días, abordaremos los temas económicos y sociales, financieros, de producción de mercancías, distribución y comercio exterior e interior, y no eludiremos el candente tema de las formas de propiedad de los medios de producción.

Nuestra Propuesta

Destruir el viejo Estado burgués como lo propuso Chávez en su golpe de timón, pasa por tener una mayoría nacional aplastante de la población que emprenda de una vez por todas, una nueva institucionalidad revolucionaria que efectivamente, traspase el poder a su verdadero dueño: el pueblo trabajador de la ciudad y el campo.

El camino para llegar a ese objetivo, debe ser señalado políticamente por quienes dirigen este proceso en forma inequívoca, y esa dirección debe tender a lo colectivo en contraposición de lo que hoy ocurre, donde la toma de decisiones pasa por un reducido número de personas que pertenecen a un determinado partido político, distorsionando el principio de lo participativo y de lo protagónico consagrado en nuestra constitución.

Mas allá de analizar las causas que nos han llevado a esta situación, es necesario cuestionar a los actores políticos que se reclaman revolucionarios, por una practica que muchas veces dista mucho del enunciado y que ha llevado a marginar a gran parte de la población que respalda el proceso, de la discusión y la toma de decisiones.

De tal forma creemos que la antigua “alianza patriótica”, expresada en la unidad entre el PSUV y el resto de los partidos que apoyan el proceso agrupados en el Polo Patriótico, está agotada y superada por los hechos, que demuestran que esa unidad de las cupulas de los partidos, no ha sido capaz de superar la actual crisis que sufre el país, y más bien ahoga las propuestas que deben surgir desde las bases.

La burguesía venezolana, ha perdido toda capacidad de aportar al país y se ha entregado en cuerpo y alma, al imperialismo norteamericano actuando como su cabeza de playa para implementar sus planes de someter a nuestro país, al mas brutal saqueo de recursos de todo tipo. En este mismo orden de ideas, la llamada “boliburguesía roja”, se ha mostrado incapaz de llevar adelante ni siquiera un proceso desarrollista y mucho menos socialista, dedicándose a saquear el país mediante la corrupción generalizada de todo tipo, convirtiéndose también en un enemigo de la clase obrera y del pueblo pobre y explotado de la ciudad y el campo.

La boliburguesia solo ha utilizado la figura de Chávez y la palabra socialismo para volcarse con todo a su único y gran fin: el dinero que los llevara a ser también gran burguesía. Son esencialmente anti patriotas y reiteramos, enemigos de la clase obrera y el pueblo.

Es necesario conformar una Nueva Alianza Patriótica Revolucionaria, que exprese en forma verdadera, los actores fundamentales del cambio de rumbo hacia el socialismo, donde la burguesía, en cualquiera de sus formas, no tiene ni puede tener cabida, ya que esta clase social en Venezuela es parasitaria, retrograda, degenerada, anti patriótica, fascista y en muchos casos terrorista.

Esta nueva Alianza Patriótica Revolucionaria que proponemos, estaría conformada en igualdad de condiciones por los movimientos sociales y los partidos políticos, pero para evitar que sean los partidos quienes copen las vocerías y las direcciones designados a dedo, o mediante componendas a espaldas del mundo social, que pide a gritos la radicalización de la revolución, proponemos que se articulen Asambleas Patrióticas Revolucionarias en cada lugar del país; de base, local, municipal, estatal y nacional. La unidad base de estas Asambleas, se organizaría desde abajo hacia arriba, donde cada miembro tendría derecho a voz y voto, y tendría derecho a elegir y ser postulado por la asamblea base, siempre y cuando nadie se oponga por motivos de corrupción, delincuencia o conductas anti patrióticas o contrarrevolucionarias comprobadas.

Las asambleas base estarían compuestas por cada miembro o poblador de un sector determinado mayor de 15 años, y en ellas podrían participar soldados, milicianos y policías en igualdad de derecho y deberes como los demás miembros de la asamblea. La única condición es ser declarada y prácticamente revolucionario.

Estas Asambleas serian de carácter vinculante, donde el pueblo se exprese, sin ningún tipo de coerción, desarrollando sus propuestas a lo más participativo y lo más protagónico. Con temas generadores que lo inmiscuyan en la solución de sus necesidades, que de una vez por todas el pueblo se inmiscuya en todo el proceso productivo de bienes y servicios, así como su distribución y comercialización.

El pueblo consciente y revolucionario organizado desde abajo hacia arriba, significaría cambiar la esencia del Estado y su actuación, porque tenemos que preguntarnos en la actualidad: ¿Tenemos voz y voto en cuanto a la industrialización en nuestros territorios despolitizados?  ¿Decidimos sobre nuestras escuelas y el contenido de la enseñanza?  ¿Tenemos decisión de nuestra forma de intercambio? ¿Acaso tenemos opinión sobre nuestra forma de entretenernos? ¿Sobre la forma de alimentarnos? ¿Podemos efectivamente decidir sobre nuestra salud y seguridad?

La crisis solo se supera derribando las viejas estructuras capitalistas caducas y corruptas, donde unos pocos deciden la suerte de muchos y esos pocos, la historia nos ha enseñado que de una u otra forma, solo protegen sus intereses personales y grupales, drenando al país de sus riquezas.

Las Asambleas Patrióticas Revolucionarias, son permanentes vinculantes y más que solo agruparnos, buscan que decidamos y actuemos en la solución de nuestros problemas más estratégicos y apremiantes fijando la senda de la revolución.

Los partidos políticos que apoyan a la revolución, tendrán plena participación en las Asambleas Patrióticas Revolucionarias, pero en igualdad de condiciones con los movimientos sociales que participen, y con todos los miembros de estas Asambleas. La sana competencia de propuestas, la decidirá la votación de la Asamblea y los liderazgos que surjan, deberán estar refrendados en la capacidad de trabajo, la honestidad, la lealtad hacia la construcción del socialismo y la probada eficacia y eficiencia de quienes queden encomendados de las tareas.

Cada cargo de responsabilidad, frente al incumplimiento manifiesto por la causa que fuere de su tarea o cargo, puede ser removido de inmediato por la asamblea de ese cargo o responsabilidad, sin mas burocracia que la reunión de la asamblea y la revisión detallada y sustentada del caso correspondiente.

Se trata de un nuevo tipo de alianza y de nuevos métodos de dirección revolucionaria, que asegure la destrucción del viejo Estado burgués por un lado, y por otro, inaugure una nueva cultura de ejercicio del poder y de gestión.

Las Asambleas Patrióticas Revolucionarias, se plantean como una nueva alianza política-social revolucionaria, que sirvan para el ejercicio del poder político de la clase obrera y de los explotados de la ciudad y el campo, pero deben ser la base para la construcción del verdadero Poder Popular en todo el territorio nacional.

Esta no es una propuesta acabada o terminal ni mucho menos. Es más, la concebimos como un primer borrador que debe ir desarrollándose, a partir del aporte de todas las orgánicas interesadas y de todas las individualidades que quieran sumar su opinión y su esfuerzo, en esta gran construcción que, en ningún caso, debe ser un calco ni una copia de otras experiencias, sino el fiel reflejo de nuestra propia creación de acuerdo a las realidades que nos toca enfrentar.

Compañeras y compañeros. Llego el momento de dar el salto necesario y ponernos a la altura de los requerimientos y emprender el camino sin retorno, a la revolución verdadera, enfrentando los retos del tamaño que fueren sin temor y llenos de optimismo.

Es la hora de la patria y de los patriotas. Es la hora de las y los revolucionarios y ya es la hora de la revolución socialista, popular y latinoamericanista.

¡¡¡Con Bolívar, con Chávez y con el Che, nosotros venceremos!!!

¡¡¡Adelante, adelante con todas las fuerzas de la historia!!!

Movimiento Guevarista Revolucionario.

Coordinadora Simón Bolívar

Fuerzas Patrióticas Alexis Vive

Radio Al Son Del 23

Radio Arsenal

Consejo Comunal Simón Rodríguez.

Comuna Panal 21.

Movimiento Comuna del Agua Estado Lara.

Acompañan al documento, mas de 300 firmas individuales y los llamamos a seguir firmando el documento y sumar sus nombres y sus voluntades, a esta gran construcción que nace desde el seno de la clase obrera y el pueblo pobre y explotado de la ciudad y el campo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *