Lil Milagro Ramírez
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Al Gobierno Bolivariano de Venezuela,

A los Pueblos y Gobiernos del Mundo,

A los Medios de Comunicación Nacionales e Internacionales,

A la Opinión Publicas Nacional e Internacional,

Al Mundo entero,

Hermanos y Hermanas:
Lil Milagro Ramírez es un a de las tantas mujeres que marcaron su paso en la historia a ella por su valentía y Dignidad rescatamos su esencia revolucionaria y combativa.
Cuando mataron a Lil en una celda de la Guardia Nacional, el dolor de su piel se veía en la sangre y los moretones; sus senos lucían aplastados, como si alguien se hubiera parado sobre ellos durante muchas horas. Sus muñecas, raspadas por las esposas, dejaban ver la carne habituada al sufrimiento.
Su asesinato fue un pequeño soplo de aire en el vendaval político que azotaba al país. Dos días antes, la Junta Revolucionaria de Gobierno derrocaba al presidente de la República Carlos Humberto Romero. El vendaval se tornaría en un huracán de terror y locura que duraría 12 años.
En el libro “Cárceles clandestinas” Ana Guadalupe Martínez narra el mundo de tortura que durante 3 años vivió Lil Milagro Ramírez,
Abogada de profesión; como guerrillera se caracterizaba por su intelecto y valentía. Formó parte de una camada de escritores para quienes renovación estética y revolución social iban de la mano. Entre ellos estaba Roque Dalton, con quien mantuvo una relación amorosa mientras se encontraban en la clandestinidad.
De abogada a guerrillera
Lil Milagro de la Esperanza Ramírez Huezo Córdoba nació un 3 de abril de 1945 en San Salvador. Hija de dos profesores de primaria, su infancia transcurrió en un entorno familiar sin sobresaltos, entregada al estudio, y a la práctica del Yoga junto a su madre, quien era estudiosa de la teosofía.
Con la adolescencia comenzaron a trazarse su personalidad e inclinaciones. Tocaba la guitarra y el piano; sus primeros versos afloraron desde su paso por el Instituto Cervantes y se hicieron costumbre ya en la Universidad de El Salvador.
Ahí se decantó por la carrera de derecho, de la cual egresó pero no ejerció en ningún momento por considerarlo instrumento de opresión por parte de la clase política gobernante. Negarse a defender lo que para ella era indefendible fue su primer acto consciente de rebeldía.
Los primeros pasos de su militancia política los dio en 1966 con la Juventud del Partido Demócrata Cristiano, del cual más temprano que tarde se convirtió en dirigente.
Luego de egresarse y dejar la casa de sus padres en el barrio San Jacinto, abraza el marxismo e integra en 1971 la organización “El grupo”; desde ahí asume el rol de operar desde la clandestinidad. Ingresa al Ejército Revolucionario del Pueblo en 1972, donde conoce a líderes políticos como Eduardo Sancho, Dagoberto Gutiérrez y Roque Dalton.
Las diferencias ideológicas la llevó a romper con la organización en 1975, luego del asesinato de Dalton, con quien mantuvo una relación amorosa y de quien se dice fue muerto a manos de sus propios camaradas.
Con Sancho forma el movimiento político-militar Resistencia Nacional (RN), el cual vio como se asentaba en una época convulsa, hasta una madrugada de agosto de 1976 en que fue capturada entre balazos por la Guardia Nacional en San Antonio del Monte, Sonsonate.
Fueron tres años de humillaciones, de desnudeces forzadas. Ana Guadalupe Martínez cuenta en su libro que en sus primeros días de prisión es interrogada en presencia de un médico, quien suministraba “suero de la verdad”. La mantienen vendada, esposada de pies y manos, totalmente desnuda.
El informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos decía que Lil Milagro Ramírez se encontraba desnuda al igual que otros tres presos. Comían cuatro tortillas de maíz seco y cerca de 25 gramos de frijoles por día; solo tenían derecho a cinco gramos de queso una vez a la semana.
En ese estado murió, como otros miles de salvadoreños, en la víspera del conflicto armado. Prueba de su paso por el mundo está su militancia y su poesía jamás claudico ante el enemigo de clase.
Rescatando la Memoria Histórica Revolucionaria.

Con Bolívar y Chávez, decimos ¡a la carga!

Desde Venezuela, Tierra de Libertadores, a 527 años del inicio de la Resistencia antiimperialista en América, y a 208 años del inicio de Nuestra Independencia,

Coordinadora Simón Bolívar

Revolucionaria, Solidaria, Internacionalista, Indigenista, Feminista, Popular y Socialista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *