CON TU EJEMPLO, COMANDANTE NÉSTOR CERPA, EL TUPACAMARISMO AVANZA
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Camaradas:
Tupacamaristas de la Patria Grande,
Revolucionarios que resisten
Pueblo en marcha.

Este 22 de abril, conmemoramos los Tupacamaristas, la caída del Comandante de la Dignidad Tupacamarista Néstor Cerpa Cartolini c. “Evaristo” y recordamos hoy, como el día en el cual, un puñado de los mejores hijos del pueblo, catorce (14) exactamente, rompieron el silencio que la corrupta y criminal Dictadura Fujimontesinista, había impuesto al pueblo peruano, en complicidad con una anti patriota casta militar, en contubernio con una elite reaccionaria de la Iglesia Católica, con la colaboración de una vende patria clase política y, con el asesoramiento del mas criminal de los imperios que registra la historia: los Estados Unidos de Norteamérica.

Conmemoramos en condiciones de resistencia y defensiva estratégica, señalando la importancia que tiene para el pueblo, mantener viva la memoria y el acumulado histórico, para persistir en el objetivo histórico y poder definir una táctica y una estrategia de victoria, que permita derrotar casi 200 años de violencia, postración y olvido, sistémico en la que nos envolvió la República.

Conmemoramos para apropiarnos de lo que el pueblo ha creado; una historia de luchas y generado no solo una corriente del pensamiento político, aquello que nos moviliza, UNA DOCTRINA REVOLUCIONARIA: el TUPACAMARISMO MARIATEGUIANO, con ella caminamos, y lo decimos, nada fácil pero tampoco imposible; con mas de 500 años de historia, nuestro VILCABAMBA dejo de ser un reducto de resistencia, para transformarse en un PROGRAMA DE LIBERACION CONTINENTAL, que camina articulando todas las formas de lucha.

Mientras la crisis política de la derecha se acentúa y con ella se van mostrando sus formas fascistas, las victimas en el seno del pueblo, se suman a todas aquellas cometidas por el colonialismo a través del asesinato, la explotación y el saqueo, continuado por el Estado Colonial Republicano, que en su afán de defender intereses foráneos, no ha generado las condiciones básicas para una convivencia entre todos los peruanos, con paz y justicia social, mucho menos le ha interesado construir una sociedad democrática, porque la dictadura del capital, exige como precondición de su existencia: la violencia de su sistema, el lenguaje de las armas y una sociedad dividida en clases.

Las FAR – EPT, consecuentes con la línea política asumida, reconoce que si bien TUPAC AMARU II, fue el primero en la Patria Grande, en reivindicar el carácter continental y de color de la revolución, que su visión estratégica del tipo de sociedad a crear, del carácter de la revolución, se encuentra definido en el Edicto del 16 de Noviembre; destaca hoy, que el Comandante de la Dignidad Tupacamarista, al desnudar la miseria de la dictadura fujimontesinista y los horrores del sistema capitalista, reivindicó la vía revolucionaria y sentó las bases para la victoria popular; definió con la Toma de la Residencia Japonesa en Lima, que la victoria popular no era una empresa imposible, sino que era posible, si en el cumplimiento de esta tarea, se juntan y encuentran posiciones revolucionarias, nacionalistas, patriotas, progresistas, indigenistas y el campo popular en su conjunto “cualquiera sea nuestra meta ultima” diría el Amauta Mariátegui y, este encuentro no puede ser sino a través del FRENTE UNICO, como acción contingente, concreta y práctica.

Las FAR – EPT, reconocen que la acción militar, el asalto revolucionario a la Residencia Japonesa, asestada al corazón del sistema capitalista en el Perú, fue una victoria política porque obligo al enemigo de clase que entonaba el fin de la historia, a sentarse en la Mesa de Negociaciones con la insurgencia Tupacamarista, cuyo programa de combate al orden social injusto, se fortalece y nutre cada día y mantiene su vigencia plena; fue una victoria social, porque abrió las puertas a la indignación popular que rompió el miedo, destrozó la mordaza del pueblo que salió a las calles, contra la ley de interpretación auténtica para la continuidad del dictador, marcho en filas cerradas contra la destitución de los magistrados Revoredo, Terry y Roca; y estallo en furia en patio de la Casa de Pizarro por aperturas democráticas. Renacía así, la protesta social y se articulaba en un amplio tejido social y popular, el empuje del Tupacamarismo, fue vital.

Las FAR – EPT, señalan que los pasos del Tupacamarismo, embellecidas por el polvo de largas jornadas de luchas, no terminan de germinar y aprender, hay que continuar la lucha “en montes, calle y ciudades” y el FRENTE UNICO ,como legado teórico de Mariátegui, como propuesta del Comandante Néstor Cerpa, es entre los Tupacamaristas una decisión optimista, de fe, que los últimos acontecimientos, obligan a practicar e iniciar la acción conjunta y la discusión colectiva, amplia, democrática, en el seno del pueblo; que nos lleve a construir, a crear, un Perú y una Patria Grande, nuevos, con la claridad histórica, de que alcanzar la paz con justicia social, pasa necesariamente por luchar contra el enemigo común, contra la clase dominante egoísta y vende patria y, contra su Estado Colonial.

La organización del FRENTE UNICO, no necesita de etiquetas, sino de espíritu – como diría el Amauta – y el Comandante Néstor Cerpa, fue y es el hombre, el amigo, el compañero de la UNIDAD y la TRANSFORMACION.

La enseñanza revolucionaria del Comandante Néstor Cerpa, no fue la divagación teórica ni los debates estériles, sino la acción como principio; en esta tarea de construir el FRENTE UNICO, de fortalecer la alianza popular, fue un pedagogo de la revolución; Néstor Cerpa, el obrero – guerrillero, supo comprender, que las organizaciones de vanguardia, los revolucionarios, tienen el deber de dar el ejemplo; los mejores prevalecen, cuando saben ser los mejores, este viejo axioma, es válido para el camarada Néstor Cerpa, porque en su humildad y humanismo revolucionario, supo ser el mejor en la confrontación clasista, por ello, prevalece a sus asesinos.

Los mejores prevalecen, sobre la desnuda clase política, heredera de la aristocracia colonial y de la anti patria, que a lo largo de la historia no ha permitido el desarrollo nacional, no ha permitido la organización ni la unidad del pueblo; tan solo ha buscado, junto a capitales extranjeros, el saqueo y empobrecimiento nacional.

En el Perú de hoy, el sistema político y su clase, sufren una de las más grandes crisis de su historia política, económica, social, moral y de valores, que ha llevado a exponer las entrañas de su democracia y en lucha cruenta por la pervivencia inter clasista, ha vacado a PPK; ha detenido preventivamente a la cara visible del fujimontecinismo, KEIKO FUJIMORI; ha emitido orden de captura a ALEJANDRO TOLEDO; viene sometiendo a la justicia a OLLANTA HUMALA y ha abierto la caja de pandora de la corrupción aprista, provocando el suicidio de uno de los tantos, ladropresidentes del Perú: ALAN GARCIA PEREZ, pero esta lucha inter clasista en descomposición ha extendido su ofensiva contra el pueblo, desatando una agresiva política de Terrorismo de Estado, contra luchadores sociales y populares; buscan así, la continuidad de su hegemonía y su especie como clase dominante.

Con la Republica, el Perú nació fracturado; la destrucción de un Estado en formación como el Estado Inca, por la invasión española, no pudo ser superada ni resuelta por el modelo capitalista; la cuestión de la violencia política como instrumento de dominación del Estado, ha dado lugar a permanentes confrontaciones sociales: huelgas y paros, insurrecciones y guerras revolucionarias, muestran a lo largo de la historia, el FRACASO del Estado Peruano, de su sistema de dominación, muestran la CRISIS de la sociedad burguesa, de sus presentaciones partidarias, de sus líderes; el suicidio de Alan García, es el preludio del suicidio de la clase política peruana; SUICIDIO NECESARIO para que el pueblo viva y se reconstruya el Perú como nación. Lo decimos: el Perú se jodió con el nacimiento de la República.

Como Partido de la Revolución, las FAR – EPT, es consciente que este nuevo Orden Mundial, que vuelve a una antiquísima lucha por el control de los mercados, busca la expansión geopolítica por la posesión de recursos naturales como el petróleo, gas, agua, utilizando el chantaje y la amenaza nuclear; la misma que llevará necesariamente a una nueva ola revolucionaria, renovada por la ampliación de los campos imperialistas y, sobre todo, esta nueva ola revolucionaria se alzará como respuesta a los remodelados en algunos casos y viejos en otros, formas de dictadura y agresión del capital.

Las FAR – EPT, surgidas de la confrontación de clases, como respuesta a la violencia del sistema capitalista, en este 22 de abril, reafirma su compromiso de paz, con libertad y justicia social; reivindica también, su derecho a la INSURGENCIA mientras persistan en el pueblo, condiciones de hambre, miseria y explotación; aceptamos la responsabilidad que recae sobre nuestros hombros: la de sentar las bases de una sociedad nueva; asumimos el deber que nos impone la historia, el de PACTAR CON EL PUEBLO la lucha por una ASAMBLEA CONSTITUYENTE ORIGINARIA, que obligue al nacimiento de un Perú de mayorías nacionales, democrático, antiimperialista, Patriagrandino y Socialista, sin pactar con el Estado Colonial y su clase política en extinción.

Como revolucionarios, sostenemos que no podemos seguir haciendo, interminable esta lucha, la UEVA CONSTITUCION POLITICA, nacida de las organizaciones sociales, del movimiento popular y, de los pueblos indígenas, es una exigencia, para una sociedad con paz y justicia social y, para el nacimiento de una sociedad de iguales: el SOCIALISMO MARIATEGUIANO, he aquí las bases concretas, para una política de paz, sin vencedores ni vencidos, sin odios ni discriminación política, como ocurre hoy, cuando se aprueba la LEY BECERRIL, que condena el derecho al trabajo y a una lenta muerta civil, a los revolucionarios condenados por “terrorismo”.

LA PATRIA GRANDE Y LA MULTIPOLARIDAD

La unipolaridad, el pensamiento único y la utopía del imperio perpetuo ha sido golpeado, con el surgimiento de la multipolaridad, ingresando así Nuestra América, a una nuevas etapa de disputa política inter imperiales.

La nueva política exterior, impulsada por la República Bolivariana de Venezuela y los países del ALBA, rompió una vieja relación de dependencia económica y política de la región respecto a los EE.UU., nuevas alianzas contra hegemónicas, reforzaron el pensamiento político latinoamericano y crearon nuevos bloques de integración: UNASUR, ALBA – TCP, entre los más importantes, buscan a pesar de la ofensiva imperial, cambiar la añeja división social del trabajo, que ha colocado tradicionalmente al hemisferio sur del continente, en la periferia de la economía global.

En los últimos tiempos, este proceso de integración regional y de propuesta contra hegemónica, se ha debilitado como consecuencia de su estancamiento táctico y de su ausencia de visión de poder revolucionario que ha ocasionado la caída de gobiernos progresistas como el de Correa en Ecuador, Lula en Brasil, Kichner en Argentina que dieron paso al neoliberalismo, el neo fascismo y la dependencia; amén de una nueva arquitectura regional dependiente de la estrategia norteamericana en ofensiva, el PROSUR, a través del cual busca el control de la región: desmantelando los avances sociales, políticos y económicos, para reposicionar a los poderes oligárquicos y modificar la correlación de fuerzas en la pugna inter imperiales.

La disputa geopolítica en Latinoamérica, ha cuestionado el papel y la acción contra hegemónica de la Patria Grande, en el fortalecimiento de la multipolaridad en favor de un centro neo fascista que intenta obligar a los gobiernos progresistas a un giro de timón que conduzca a una apertura comercial pro capitalista y neoliberal, como pre condición para una mal llamada reinserción internacional: FMI, BID, OEA, EJE EE.UU. – EUROPA, etc.

El desplazamiento del centro revolucionario a Venezuela, ha obligado a que el imperio, enfile sus baterías y cañones contra la Revolución Bolivariana que resiste luego de Cuba, uno de los más grandes asedios político – militar, económico y mediático, del imperio; no podemos subestimar el ataque al Estado Plurinacional de Bolivia, que ha sufrido dos olas desestabilizadoras y, que soporta permanentes intentos de retorno al pasado, impulsada por una oligarquía reaccionaria y una vende patria brigada parlamentaria.

Es de comprender, que el desenlace de esta disputa geopolítica tiene su centro en Venezuela, por lo que la defensa de la Revolución Bolivariana en todos los frentes, es una necesidad para la existencia de los pueblos y la Patria Grande.

Afirmar el derecho a la soberanía y autodeterminación de los pueblos, es rechazar la Doctrina Monroe y apostar por nuestra Segunda y Definitiva Independencia.

UNASUR: LA NECESIDAD DEL VIRAJE ESTRATEGICO

La Unión de Naciones Suramericanas (UNASUR), no quedó aislada de la disputa geopolítica propiciada por la multipolaridad, este organismo regional fruto de la praxis contra hegemónica que impulsa la identidad de los pueblos, que propicia la cooperación en América del Sur y el Caribe, viene siendo atacada por los porta estandartes del pasadismo y el retorno a la dependencia.

La nueva derecha latinoamericana, articulada primero en el arco del pacifico; Mafia de Lima, después, y aglutinadas hoy, en el caballo de Troya bautizada por sus mentores imperiales como FORO PARA EL PROGRESO Y DESARROLLO DE AMÉRICA LATINA (PROSUR), cabalgan al son de libretos del Departamento de Estado, en pos de la estocada que de fin a la UNASUR y con ella, crear las condiciones para liquidar la Revolución Bolivariana.

La suspensión de actividades, el anuncio de retirarse de este bloque contra hegemónico de Estados vasallos; intentan cerrar las puertas de la independencia de los pueblos y, sepultar posiciones progresistas; el nuevo foro imperial esgrime dos requisitos de mercado, para hacer más atractiva su guerra de agresión psicológica: a)”Vigencia del Estado de Derecho”, que no es otra que la vigencia del Estado de Derecho burgués, para acentuar la expoliación, el saqueo y la mano de obra barata; es decir, vigencia del estado de derecho de la libre competencia, de la moderna explotación y de la dictadura empresarial y, b) “Respeto a las libertades y los Derechos Humanos”, es decir, el respeto al derecho burgués de apropiación y de enriquecimiento a costa de la explotación y el asalto al erario nacional.

Las FAR – EPT, fieles a sus postulados de integración patriagrandina, sostiene y plantea que la continuidad de la UNASUR, requiere de un viraje estratégico que pasa necesariamente por convertir este organismo regional, en un instrumento de acción y lucha revolucionaria del pueblo, del movimiento social, popular, indígena y revolucionario; constituyéndose en un gran FORO REGIONAL, donde se planteen y generen alternativas para la profundización y defensa de los procesos progresistas; el papel de los movimientos sociales, organizaciones populares, pueblos indígenas y, organizaciones revolucionarias hoy, deben permitir el fortalecimiento de nuestros procesos, y convertirse en defensores activos de la Revolución Cubana, la Revolución Bolivariana y la Revolución Nicaragüense.

La ofensiva imperialista nos obliga a comprender que la integración y transformación regional, no puede constituirse en voluntad política de los gobiernos; sino que la integración y la transformación regional debe ser y expresar: la voluntad y participación política regional de los pueblos.

La UNASUR, como propuesta integracionista y articuladora de los pueblos, no solo está vigente, sino que es necesaria para la contraofensiva revolucionaria, en el sentido de impulsar sus luchas y fortalecer la unidad de los pueblos que busca en el SOCIALISMO, su liberación.

ODEBRECHT: EL WATERLOO DE LA CLASE POLITICA PERUANA

El Caso Odebrecht, mostró que los operadores de intereses extranjeros para la Administración Trump, eran piezas descartables cuya funcionabilidad era temporal; la estrategia norteamericana de control y subordinación política del Hemisferio Sur, para enfrentar y definir la disputa geopolítica multipolar, comprendió que la renovación de títeres es fundamental para la profundización de su guerra, por el mercado latinoamericano y derribar los bastiones del progresismo; esta renovación, deberá necesariamente ser de corte neofascista, cualquiera sea su versión.

El Caso Odebrecht, marca un hito en la geopolítica imperial norteamericana y la ofensiva contra la Patria Grande, al que considera como un área de influencia tradicional para sus intereses; por ello, cuando señalamos que Odebrecht devino por necesidades estratégicas de los EE.UU., en el Waterloo de la clase política peruana, es porque en esta disputa, no eran ya funcionales a su estrategia de intervención, control y fascistización del capitalismo latinoamericano; esto explica el cambio de posiciones en el terreno político, explica el por qué Martín Vizcarra asumió la presidencia del Perú, apoyado por el Fujimorismo – Keikista, que fuera sacrificada, después.

Odebrecht no solo fue el anzuelo sino, la trampa para el control y chantaje político, puesto que constituye en instrumento de la neo colonialidad, organizada y dirigida por el imperio; no es por ventura, ningún afán democrático de los halcones imperiales, ni los calores de pasarela de Donald Trump; es el apuro imperialista por definir la disputa multipolar por el control hegemónico de la Patria Grande. “nuestro interés, es el petróleo venezolano” señaló Bolton desde la Casa Blanca, luego de fracasada la “ayuda humanitaria” y de iniciada su canalla guerra de baja intensidad, contra la revolución bolivariana con el concurso del pasadismo venezolano.

Los EE.UU., como potencia terrorista, a lo largo de su historia, no solo ha utilizado la fuerza criminal de sus marines o la bestialidad de su ideología, sino que también ha utilizado, a las corporaciones globales y regionales. Esto explica el papel de Odebrecht en la región, que lejos de ser un hecho de corrupción propio del capitalismo, una mera casualidad, ésta se enmarca dentro de su estrategia de absorción imperial, que obliga a los EE.UU., a diversificar sus formas y métodos de injerencia, lo que se evidencia en la promoción de: Plataformas Ciudadanas en Bolivia y Nicaragua; la búsqueda del poder dual en Venezuela con Juan Guaidó y el “reconocimiento” de los cincuenta estados cipayos; la comedia fascista de Bolsonaro en Brasil o, la política pizpireta de Lenin Moreno en Ecuador, y los carteles “democráticos” de la delincuencial clase política peruana.

Las FAR – EPT, saben que reordenar, lo que los EE.UU., denominan su patio trasero pasa necesariamente por el despliegue de: a) Uso de sectores anti nacionales, b) Desestabilización política, c) Terrorismo y, d) Golpes de Estado; reconocen también, que este reordenamiento regional para su ofensiva geopolítica, definir el rumbo de la política peruana, significa posicionar y fortalecer un partido historicamente funcional a sus intereses: el aprismo anti socialista y anti Mariateguiano de Haya de la Torre, que denominó a los EE.UU., como el “imperialismo bueno”, en su alegato pro entrega del Perú al imperialismo norteamericano; ese aprismo que no dudó en habilitar la venta de “Bonos para la Defensa de la Soberanía Nacional” para combatir el Proyecto Revolucionario del MIR dirigida por el Comandante Luis de la Puente Uceda, señalando que: “…el objetivo que persigue, no es la justicia, es la conquista del Perú…” verdadera actitud de un partido pro imperialista que utiliza el suicidio de Alan García Pérez, para convertirse en cabeza de playa del coloniaje y la intervención gringa.

EL TUPACAMARISMO, HOY

Las FAR – EPT, señalan que el Tupacamarismo como doctrina y proyecto de poder, ha encontrado en el Amauta Mariategui y, en el ejemplo del Comandante Néstor Cerpa, el pensamiento genuino para la liberación del ÑPerú y la Patria Grande, cuyo planteamiento político, enmarcada en nuestra historia y experiencia, se nutre de un Marxismo – Leninismo, consecuente.

Constituidos en defensores de la nacionalidad y la continentalidad, el Tupacamarismo, se reorganiza y construye, afirmando su vocación unitaria, con todas las fuerzas del campo social – popular y revolucionario, en su sentido y orientación de lucha y poder.

Las FAR – EPT, orienta su línea de poder, a la construcción de una fuerza política consciente y organizada, en medio de la mayor crisis del sistema de dominación capitalista en el Perú, del desorden y desmoronamiento del izquierdismo y del resurgimiento de un frente de arrepentidos que vienen como furgón de cola de la política criolla, mostrando ufanos su claudicación ante la democracia burguesa.

Las FAR – EPT, firme y consecuente con el pueblo, la revolución y el socialismo:

a) REAFIRMA, su lucha por un Perú Nuevo, Socialista y de todas las sangres,

b) PLANTEA forjar el FRENTE UNICO que haga posible alcanzar la paz con justicia social, constituyéndose como el instrumento que organice, centralice y conduzca a la victoria popular.

c) RECHAZA la activación del Título III de la Ley Helms – Burton, por parte de la administración Trumo, en contra del Estado y el pueblo de Cuba.

d) RECHAZA la Declaración injerencista y quinta columnista del cipayaje latinoamericano, organizadas en el Cartel de Lima, que señala a Cuba, como impacto negativo en la región por su apoyo solidario a Venezuela.

e) RECHAZA la política injerencista y guerrerista del imperialismo norteamericano contra el pueblo y la República Bolivariana de Venezuela y el legado revolucionario del Comandante Chávez, que una vez más, triunfa sobre la intentona golpista de Guaidó y sus secuaces.

f) RECHAZA la política injerencista norteamericana contra la revolución sandinista en Nicaragua.

g) RECHAZA la política injerencista del imperialismo yanqui contra el Proceso de Cambio en Bolivia.

h) SE SOLIDARIZA
– Con la insurgencia fariana que reedita la Nueva Marquetalia en condiciones de ofensiva social, política y militar en Colombia.
– Con la resistencia Bolivariana, Chavista y Tupacamarista del pueblo venezolano que enfrenta la estrategia imperial de retorno al pasado en calles, montes y ciudades.
– Se solidariza y compromete con su dirección revolucionaria al mando del compañero Presidente Nicolás Maduro Moros.
– Se solidariza con todas las victimas caídas en la Patria Grande y el Mundo, en defensa de la libertad, soberanía y autodeterminación de los pueblos.

Porque sin luchas, no hay victorias!
Túpac Amaru, vive, vuelve y vencerá!
Comandante de la Dignidad Tupacamarista, Néstor Cerpa…Presente!
Con las masas y las armas, patria o muerte… venceremos!

Montañas de la Amazonía Peruana, abril de 2019.

Camilo Reyes

Fuerzas Armadas Revolucionarias
Ejército Popular Tupacamarista
(FAR – EPT)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *