¿Como Se Construye El Socialismo? El Socialismo Se Construye Luchando. Tercera Parte
Compartir esta información
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Tercera parte: El socialismo que queremos

Socialismo

Líneas arriba decíamos o describíamos en forma esquemática, las etapas previas a la revolución socialista y también decíamos que esta revolución, era un solo acto epopéyico y que se diferenciaba de otras revoluciones porque anunciaba claramente su objetivo más estratégico: construir el socialismo.

Pero, ¿qué es el socialismo? ¿es una forma de producción? ¿una forma de organizar la sociedad? ¿es una nueva economía? ¿el socialismo es un sistema político? El socialismo fue definido como una etapa de transición medianamente larga (sin una duración precisa de tiempo), hacia una nueva sociedad ya sin clases sociales enfrentadas entre si, que no es otra que el comunismo.

Es importante señalar que no se llega al socialismo sin revolución socialista, que es quien posibilita justamente el inicio de esa etapa histórica de construcción de condiciones objetivas para avanzar al comunismo.

¿Como se construye el socialismo? ¿Podemos definir con precisión esa construcción? Nosotros creemos que, en gran medida, no podemos definirlo con precisión y señalaremos porque motivo.

En la etapa de situación revolucionaria previa a la irrupción de la revolución socialista, podemos hacer un diagnostico mas o menos completo del estadio en el que se encuentra la sociedad capitalista hasta ese momento. Pero si llegamos a esa etapa, es porque tenemos una sociedad en crisis casi generalizada, con una crisis económica prolongada y una crisis social donde a la cúpula capitalista ya le cuesta gobernar como hasta entonces.

Avanzado el enfrentamiento de clases, puede estallar la crisis nacional revolucionaria y de allí, se puede saltar con facilidad a una guerra revolucionaria de larga o corta duración, o de un asalto rápido al poder que es lo menos posible. Pero en cualquiera de estos escenarios, recibiríamos un país colapsado, a lo mejor destruido y sin poder definir de antemano el estado de la economía, las formas de propiedad que para ese entonces existirían y sin poder siquiera, imaginar el tipo de correlación de fuerzas nacionales e internacionales que posibiliten o debiliten la posibilidad de profundizar los cambios posteriores a la revolución. Decimos esto ultimo porque sin duda en medio de la revolución se producen y posibilitan alianzas tácticas que pueden durar un día, una semana, un mes. Y si bien esas alianzas tienen ese carácter táctico, su significado puede resultar ser estratégico para el triunfo del nuevo poder revolucionario.

Creemos que el socialismo es una forma de organización económica de nuevo tipo que socializa no solo las formas de producción, sino también el resultado de esas formas de producción y beneficia por tanto a la mayoría de la población. Esto quiere decir que el socialismo no puede ser en ningún caso, un sistema que reparte lo poco entre muchos, sino lo mucho y mejor entre muchos y mejores. Solo así estamos en presencia de un sistema que asegura un desarrollo humano y de la naturaleza (como nuestro entorno necesario indispensable) que posibilite inaugurar el verdadero disfrute de la vida plena; fin último de la teoría y práctica revolucionaria.

Si partimos de esta base anterior, debemos necesariamente definir de otra forma toda una conceptualización sobre el llamado “mercado”, que no es otra cosa que la concurrencia de los seres humanos a la satisfacción de sus necesidades de acuerdo a sus derechos y capacidades. El socialismo como etapa de transición debe asegurar las condiciones objetivas materiales para ese transito a la nueva sociedad sin clases, pero como no podía ser de otra forma, tiene tareas previas.

Al realizar la revolución socialista, con seguridad la forma de propiedad principal será la privada y solo una pequeña parte, estará en manos del estado y una porción mucho menor si acaso existe, será propiedad social de los trabajadores o explotados de la ciudad y el campo.

Entonces el socialismo debe dar respuesta a las necesidades de generar un cuerpo teórico que inaugure un nuevo Estado de Derecho Socialista según el cual se pueda regular la organización económica de la sociedad que por las características propias de la construcción del socialismo no puede ser inmóvil y debe ser capaz de reconocer cada etapa de esa construcción donde una forma de propiedad cede paso a otra forma de propiedad principal.

Luego de esta tarea que es el conjunto constitucional y de leyes del nuevo Derecho revolucionario, la tarea es justamente organizar el país de acuerdo a la nueva política económica que debe asegurar la supremacía de la forma de propiedad social sobre los medios de producción principales y también definir el ámbito donde tendrá el primer desarrollo esta forma de propiedad. Es necesario definir con claridad que durante un tiempo, existirá competencia entre la producción privada y la social y es allí que la social, debe mostrar mas empuje, mas eficiencia, mas eficacia, mayor solidez y aceptación en la satisfacción de las necesidades de la población.

Un tercer elemento inicial y permanente es la generación de una ética revolucionaria que no está basada en estímulos materiales ni en nombramientos. Se debe por todos los medios posibles incentivar la solidaridad de clase, el desprendimiento, el trabajo por elevar la producción social, el internacionalismo proletario, el trabajo voluntario y la emulación socialista. También el respeto por la diversidad, el rechazo a verdades únicas, la investigación como regla de toda discusión y la formación teórica-política permanente. Otro elemento es la promoción a nuevas responsabilidades basados en la capacidad teórica y práctica, y en los resultados obtenidos en las áreas anteriores de desempeño.

El cuarto elemento indispensable para la construcción del socialismo, es la investigación científica tecnológica en al menos las catorce áreas mas importantes, (ya hablaremos de esto) que van desde la alimentación, hasta la generación de nuevas energías y aprovechamiento de la naturaleza de manera responsable.

Fin de la tercera parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *