Un Arma De Destrucción Masiva: El Dólar
William Engdhal

 

Hoy en día el arma de destrucción masiva más mortífera del arsenal de Washington no es una de esas máquinas asesinas tradicionales del Pentágono. Es un arma silenciosa: la capacidad de Washington de controlar la oferta mundial de dinero, dólares, a través de la Reserva Federal, una agencia privada, en coordinación con el Tesoro de Estados Unidos y algunos grupos financieros de Wall Street.

Desde la disociación del dólar y el oro que llevó a cabo Nixon en 1971, el control del dólar es hoy un arma financiera al que pocos países rivales pueden resistir, al menos todavía.

En septiembre de 2008, Henry Paulson, Secretario del Tesoro de Estados Unidos y banquero de Wall Street, permitió la quiebra de un banco de inversión mediano de Wall Street: Lehman Bros. Con la ayuda de una enorme creación de recursos monetarios por parte de la Reserva Federal, conocida como QE (Quantitative Easing, ampliación monetaria), media docena de bancos de Wall Street, entre ellos Goldman Sachs, el banco donde Paulson había trabajado, se salvaron del hundimiento causado por la financiación titulizada que ellos mismos habían creado.

La Reserva Federal concedió líneas de crédito de cientos de miles de millones de dólares estadounidenses a los bancos centrales de la Unión Europea para evitar una escasez de dólares que habría causado el colapso de toda la arquitectura financiera mundial. En aquel momento, seis bancos de la zona del euro tenían pasivos en dólares que superaban el 100 por cien del PIB de su país.

Desde entonces, el suministro de dólares baratos al sistema financiero mundial ha alcanzado niveles sin precedentes. El Institute for International Finance (IIF) de Washington estima que la deuda de las familias, el gobierno, las empresas y el sector financiero en los 30 mercados emergentes más grandes se elevó al 211 por ciento del PIB a principios de este año. A finales de 2008 era del 143 por ciento.

Otros datos del IIF indican el alcance de esta trampa de la deuda, que sólo se encuentra en las primeras etapas de detonación en las economías menos adelantadas, desde América Latina hasta Turquía y Asia. Excluyendo a China, la deuda total de los mercados emergentes, en todas las monedas, incluidas las nacionales, casi se duplicó, pasando de 15 billones de dólares en 2007 a 27 billones de dólares a finales de 2017. Al mismo tiempo, la deuda de China aumentó de 6 billones de dólares a 36 billones de dólares, según el IIF. Para el grupo de países emergentes, la deuda en dólares aumentó de 2,8 billones de dólares en 2007 a 6,4 billones de dólares. Las empresas turcas tienen ahora cerca de 300.000 millones de dólares en deuda en moneda extranjera, más de la mitad del PIB turco, la mayor parte en dólares.

Los mercados emergentes prefirieron el dólar por muchas razones. Mientras estas economías emergentes estuvieran creciendo, ganando dólares de exportación a un ritmo creciente, la deuda era manejable. Ahora, la Reserva Federal está elevando los tipos de interés del dólar estadounidense y ha comenzado a agotar la liquidez disponible en dólares en la economía mundial. Están poniendo el dólar por las nubes para precipitar otra gran crisis económica en el mundo emergente, especialmente en las principales economías euroasiáticas como Irán, Turquía, Rusia y China.

A pesar de todos los esfuerzos de Rusia, China, Irán y otros países por liberarse de su dependencia del dólar estadounidense para el comercio y las finanzas internacionales, el dólar sigue siendo la moneda de reserva de los bancos centrales del mundo y representa alrededor del 63 por ciento de todas las reservas mundiales. Además, casi el 88 por ciento de las transacciones diarias en moneda extranjera se realizan en dólares estadounidenses. La mayor parte del comercio de petróleo, oro y productos básicos se realiza en dólares. Desde la crisis griega de 2011, el euro ya no es un rival serio para la hegemonía como moneda de reserva. Su participación en las reservas mundiales es ahora de alrededor del 20 por ciento.

Desde la crisis financiera de 2008, el dólar y la importancia de la Reserva Federal han alcanzado niveles sin precedentes. El mundo está empezando a darse cuenta de este hecho al sentir, por primera vez desde 2008, una verdadera escasez de dólares, lo que significa un costo mucho mayor a la hora de pedir dólares prestados para refinanciar la antigua deuda denominada en dólares. El pico de la deuda total de los mercados emergentes en dólares vence en 2019, con más de 1,3 billones de dólares por pagar ese año.

Aquí está la trampa. La Reserva Federal no sólo está aumentando las tasas de interés de los fondos de Estados Unidos sino que también reduce la cantidad de deuda del Tesoro de Estados Unidos que compró después de la crisis de 2008, conocida como QT (Quantitative Tightening, restricción monetaria).

Desde 2008 la Reserva Federal comenzó la llamada QE. Compró una cantidad asombrosa de bonos de los bancos, hasta un pico de 4.500 billones de dólares cuando tenía sólo 900 billones de dólares al comienzo de la crisis. Ahora anuncia que planea reducir este número por lo menos en un tercio en los próximos meses.

El resultado de la ampliación cuantitativa fue que los principales bancos se vieron inundados por la liquidez de la Reserva Federal y los tipos de interés cayeron a cero. Esa liquidez bancaria se invirtió a su vez en cualquier parte del mundo con mayores rendimientos, ya que los bonos estadounidenses pagaron casi cero intereses. Se invirtió en bonos basura, en el sector del petróleo de esquisto bituminoso, por ejemplo, y en un nuevo mini boom inmobiliario estadounidense. Esta liquidez en dólares también se dirigió a mercados emergentes de alto riesgo como Turquía, Brasil, Argentina, Indonesia e India. Estos dólares inundaron China, donde la economía estaba en auge. Y los dólares pagados a Rusia antes de las sanciones estadounidenses de este año comenzaron a preocupar a los inversores.
extranjeros.

Ahora la Reserva Federal ha comenzado una QT opuesta la EQ. A finales del año pasado comenzó a reducir lentamente su cartera de bonos, lo que redujo la liquidez en dólares del sistema bancario. A finales de 2014 la Reserva Federal ya había dejado de comprar más bonos en el mercado. A su vez, la reducción de la cartera de bonos de la Reserva Federal impulsó al alza los tipos de interés. Hasta este verano, todo esto se hacía muy lentamente. Luego, el Presidente de Estados Unidos lanzó su ofensiva comercial mundial pero dirigida, creando una enorme incertidumbre en China, América Latina, Turquía y más allá, e imponiendo nuevas sanciones económicas contra Rusia e Irán.

Ahora la Reserva Federal dejará madurar 40.000 millones de dólares en bonos sin reemplazarlos, alcanzando los 50.000 millones de dólares al mes más adelante en el año. Eso saca esos dólares del sistema bancario. Además, para agravar lo que rápidamente se convertirá en una verdadera escasez de dólares, la ley de Trump para reducir los impuestos añadirá cientos de miles de millones de déficits presupuestarios que el Tesoro estadounidense tendrá que financiar mediante la emisión de nuevos bonos. A medida que las necesidades de deuda del Tesoro de Estados Unidos aumenten, tendrá que prometer un mayor interés para vender sus bonos. El aumento de las tasas de interés en Estados Unidos ya está actuando como un imán que absorbe dólares de todo el mundo.

Además de este endurecimiento mundial, bajo la presión de la dominación de la Reserva Federal y del dólar, el Banco de Japón y el Banco Central Europeo han anunciado que ya no comprarán bonos como parte de sus respectivas medidas de relajación monetaria. Desde marzo, el mundo se encuentra de facto en esta nueva era de restricciones monetarias.

Es probable que la situación se vuelva dramática a menos que la Reserva Federal se desplome y reanude sus operaciones de relajación monetaria para evitar una crisis sistémica mundial. En este momento, parece improbable. Hoy en día, los bancos centrales del mundo, aún más que antes de 2008, bailan al son de la Reserva Federal.

Aunque el impacto de la contracción del dólar ha sido gradual hasta ahora, está a punto de ser dramático. El balance combinado de los bancos centrales del G-3 aumentó sólo 76.000 millones de dólares en el primer semestre de 2018, frente a un aumento de 703.000 millones de dólares en los seis meses anteriores, es decir, casi 500.000 millones de dólares que desaparecen del pool de endeudamiento mundial. Bloomberg estima que las compras de activos netos de los tres principales bancos centrales caerán a cero a finales de año, por debajo de los casi 100.000 millones de dólares mensuales de finales de 2017. Anualmente, esto se traducirá en una disminución equivalente a 1,2 billones de dólares en liquidez mundial para 2019.

Desde principios de año, la lira turca ha caído a la mitad frente al dólar estadounidense. Esto significa que las grandes empresas constructoras turcas, y otras que han podido pedir prestado dólares “baratos”, ahora deben encontrar el doble de la cantidad para el servicio de estas deudas en dólares. La mayor parte de esta deuda no es del Estado turco, sino de empresas privadas. Las empresas turcas deben alrededor de 300.000 millones de dólares en divisas, la mayoría en dólares, casi la mitad del PIB del país. Esta liquidez en dólares ha permitido a la economía turca seguir creciendo desde la crisis financiera estadounidense de 2008. Pero no sólo la economía turca. Los países asiáticos, desde Pakistán hasta Corea del Sur, excluyendo a China, pidieron prestado más de dos billones de dólares.

Mientras el dólar se depreciara frente a estas monedas y la Reserva Federal mantuviera los tipos de interés bajos, entre 2008 y 2015, no había ningún problema. Ahora todo esto está cambiando dramáticamente. El dólar ha subido fuertemente frente al resto de las divisas, un 7 por ciento este año. Además, Washington desencadena deliberadamente guerras comerciales, provocaciones políticas, la violación unilateral del tratado con Irán, nuevas sanciones contra Rusia, Irán, Corea del Norte, Venezuela y provocaciones sin precedentes contra China. Las guerras comerciales de Trump, irónicamente, llevaron a una “huida hacia la seguridad” desde países emergentes como Turquía o China hacia los mercados estadounidenses, especialmente el mercado de valores.

La Reserva Federal utiliza el dólar estadounidense como arma y las condiciones financieras son similares en muchos aspectos a las de la crisis asiática de 1997. Todo lo que se necesitaba era un ataque concertado de los fondos de cobertura estadounidenses contra la economía asiática más débil, el baht tailandés, para desencadenar el colapso de la mayor parte del sur de Asia hasta Corea del Sur e incluso Hong Kong. Hoy, el detonante es Trump y su belicoso tuit contra Erdogan.

Las guerras comerciales, las sanciones políticas y las nuevas leyes fiscales estadounidenses, en el contexto de la obvia estrategia de la Reserva Federal de apretar el dólar, proporcionan el telón de fondo para librar una guerra utilizando el dólar contra los principales opositores políticos del mundo, sin tener que declarar nunca oficialmente la guerra. Todo lo que se necesita es una serie de provocaciones comerciales contra la enorme economía china, provocaciones políticas contra el Gobierno turco, nuevas sanciones infundadas contra Rusia y todos los bancos, desde París hasta Milán, desde Frankfurt hasta Nueva York, así como cualquiera que haya prestado dólares a los arriesgados mercados emergentes comenzará a apresurarse a recuperarlos lo antes posible. La lira se hunde tras las ventas en pánico, o la crisis de la moneda iraní, la caída del rublo ruso. Todo esto, al igual que la caída del renminbi chino, refleja el comienzo de una escasez mundial de dólares.

Si a partir del 4 de noviembre Washington logra reducir las exportaciones iraníes de petróleo, los precios mundiales del petróleo podrían superar los 100 dólares, lo que agravaría considerablemente la escasez de dólares en los países en desarrollo. Es una guerra por otros medios. La estrategia del dólar de la Reserva Federal actúa como un “arma silenciosa” para una guerra mucho menos silenciosa. De continuar, podría constituir un grave revés para la creciente independencia de los países euroasiáticos en torno a la nueva ruta de la seda china y la alternativa Rusia-China-Irán al sistema del dólar. El papel del dólar como la principal moneda de reserva del mundo y la capacidad de la Reserva Federal para controlarla es un arma de destrucción masiva y un pilar estratégico del control de la superpotencia estadounidense. ¿Están las naciones euroasiáticas o incluso el Banco Central Europeo preparados para abordar este problema con eficacia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *