NACE LA JUVENTUD GUEVARISTA REVOLUCIONARIA

En medio de una aguda lucha de clases, que se manifiesta en todos los ámbitos de la vida nacional, Un hecho paso inadvertido para la inmensa mayoría de la población: El nacimiento de la Juventud Guevarista Revolucionaria.

Pero antes de reseñar este hecho histórico, examinaremos brevemente el actual conflicto de clases en Venezuela.
En nuestro documento público “Venezuela necesita una revolución de verdad” planteamos ya hace muchos meses: “La Revolución Bolivariana.
Bajo este nombre se inició el actual periodo de gobierno de Venezuela, que auspiciaba verdaderos cambios en relación con la cuarta república. El concepto revolución hasta entonces implicaba una ruptura estructural, económica y social con el sistema anterior, o sea el capitalismo, pero a partir de entonces, este mismo concepto es vaciado de contenido y empieza a expresar una cosa muy distinta.
La revolución bolivariana se planteaba hacerla en forma pacífica, pero además con el concurso y participación de quienes mantenían el sistema en funcionamiento, o sea la burguesía.
La elección de la votación como medio de superación de contradicciones y diferencias, es la apuesta de quienes dirigen el proceso, y para esto es menester aceptar y participar de las reglas del juego burgués. Esta aceptación implicó no solo el reconocimiento del Estado y de sus instituciones y leyes, sino presentarse como alternativa de administración de ese mismo Estado, instituciones y leyes.
De tal forma que se renuncia desde el inicio a realizar una revolución de verdad en el país que cambie el tipo de Estado, sus instituciones, su sistema económico, la propiedad sobre los medios de producción y por lo tanto, todo el sistema social y económico.
Lo que se propone en cambio es una modificación del ordenamiento jurídico, por medio de una asamblea constituyente que en lo medular, buscaba reordenar la nueva correlación de fuerzas entre las clases dirigentes y no acabar con el sistema burgués de explotación. La nueva constitución en su articulado central, consagra el sistema de propiedad que se aplica desde la fundación misma de la república, y por lo tanto determina la sobre vivencia del capitalismo bajo un nuevo ordenamiento de clases dominantes.
La revolución pasó de un plumazo a representar solo el ordenamiento y repartición del poder de una nueva alianza de clases que desde ese momento, está dirigida a preservar el sistema y el Estado capitalista de explotación. Ya no es un problema el capitalismo, sino su administración y solo es necesario tener buenos y capacitados gerentes. Ese es precisamente el discurso inaugural de la nueva etapa.”
Si tomamos estos párrafos como referencia del análisis de la situación actual, nos quedará suficientemente claro el actual conflicto político en Venezuela y las fuerzas en pugna por resolver esta situación a su favor.
Por una parte la burguesía, agrupadas sus distintas fracciones de clase en una alianza política de derecha, dirigidas por el sector más abiertamente fascista de la burguesía representada en Primero Justicia.
En esa alianza se agrupa la burguesía tradicional, financiera, parasitaria de la renta petrolera, importadora, agroalimentaria, comerciante y especulativa, los grandes propietarios de la tierra; tanto urbana como rural, los grandes financistas del narcotráfico, y los grandes prestadores de servicios en el ámbito de la salud, educación, seguros, telecomunicaciones, seguridad y turismo. Allí también hacen vida sectores de la construcción, automotriz, petróleo y transporte.
Enfrentados a esa alianza en franca disputa por la administración del Estado capitalista, se ubica el reformismo capitalista que hoy es gobierno expresados en una alianza de clase de la burguesía emergente durante los años del llamado proceso bolivariano, mediana y pequeña burguesía expresados fundamentalmente en el psuv y en partidos menores, en una alianza con sectores populares que marchan subordinados a esta dirección claramente burguesa en el actual proceso. A estos sectores dirigentes del actual proceso, se les ha denominado ya desde hace mucho, Boli burguesía.
Esta boli burguesía se expresa en la banca, en el sector de las importaciones, petróleo, servicios, construcción, transporte, comercio, comunicaciones, alimentos, turismo, seguridad, automotriz, educación y salud.
Queda claro entonces que la lucha por quien administra el sistema capitalista en Venezuela, es una lucha interburguesa donde ambas agrupaciones de fracciones cuentan con cierto respaldo de masas.
Las dos agrupaciones además se apoyan en distintos aliados imperialistas enfrentados entre sí en un contexto de franca disputa por controlar el mundo. De una parte el imperialismo norteamericano apoyando sin reservas a la agrupación derechista de las fracciones burguesas y por otro lado China apoyando económicamente al reformismo constituido en nueva burguesía.
Pero esta situación de subordinación de los sectores populares al reformismo no podía durar eternamente. Cada vez son más los sectores que se desencantan del discurso socialista sin socialismo del reformismo y buscan alternativas para agruparse y luchar por profundizar los cambios del proceso bolivariano.
Esta tendencia, aún no se expresa con claridad como alternativa revolucionaria, que enfrente a los dos sectores burgueses que hoy se disputan la administración del sistema y del Estado rentista burgués, pero ya se empieza a expresar mediante sectoriales movilizaciones sobre todo de trabajadoras y trabajadores ligados a la industria y a los servicios.
Solo en el mes de Octubre, hubo más de 60 conflictos de diverso tipo en el sector laboral, donde destacan Sidor y Civetchi. A esto hay que sumarle la valiente presentación de sectores campesinos sobre las medidas que se tendrían que adoptar en el campo y movilizaciones permanentes de pobladores por diversas reivindicaciones sectoriales.
En la escasa prensa digital alternativa, son ya mayoría las voces que reclaman un cambio de rumbo del gobierno y presionan de diversa forma para que efectivamente se afecte los intereses de la burguesía.
Es en medio de este contexto y en vísperas de una nueva elección ahora de alcaldes y concejales, que tanto el gobierno como la oposición la han definido como un virtual plebiscito, es que nace la Juventud Guevarista Revolucionaria.
El 28 de Octubre entrará en las páginas de la historia de Venezuela y del movimiento revolucionario, como el día del nacimiento de nuestra Juventud Guevarista Revolucionaria y nada menos que comandada por una mujer.
Es así que la compañera Guevarista Cecilia Álvarez, paso a encabezar el primer comité de organización de La JGR y que se constituye en el seno de la juventud estudiantil universitaria y ya se empieza a expandir.
El 28 de Octubre, un reducido grupo de compañeras y compañeros, formalizó la necesidad de contar con un órgano exclusivamente juvenil que sea capaz de construir una nueva cultura revolucionaria, cruzada por el guevarismo y por la necesidad de realizar efectivamente la revolución socialista en Venezuela.
La JGR no nace para ser una juventud política más de las tantas que hacen vida vegetativamente en el seno de los sectores populares. La JGR nace como necesidad de organizar a los jóvenes para realizar la revolución socialista y desarrollar en un futuro próximo los combates definitivos que derrotaran a la burguesía y al reformismo. Por lo tanto desde el inicio, la JGR nace con una visión de poder y con una clara estrategia de construcción y desarrollo de acuerdo a nuestra línea política revolucionaria.
La JGR nace con la misión de disputar palmo a palmo la mente y el corazón de la juventud, de la influencia tanto de la derecha fascista como así también del reformismo hoy devenido en nueva burguesía que trata por todos los medios de frenar el desarrollo del proceso bolivariano.
El Che y el guevarismo para la JGR, no son solo elementos iconográficos que se utilizan en forma oportunista para ganar pequeñas prebendas y participar de las componendas que se manifiestan en el poder político.
El Che y el guevarismo en la JGR, se transforman en una forma de ver y sentir la política para nuestros jóvenes, conscientes de su papel histórico de constructores de un nuevo amanecer revolucionario y portadores de la estrategia y táctica que nos conducirá a la victoria revolucionaria.
Por ello nuestros jóvenes, de inmediato se dieron a la tarea de analizar en forma creadora nuestra línea política y la realidad objetiva, tanto nacional como internacional, para servirse de este análisis y generar su propio plan de desarrollo de acuerdo a los lineamientos estratégicos entregados por nuestro Movimiento.
Desde aquí saludamos a nuestros valientes jóvenes guevaristas, a su nueva secretaria política y a las y los futuros combatientes que se incorporen.
Los llamamos a estar más firmes que nunca en sus convicciones, en sus planes de formación, en sus tareas cotidianas ya discutidas y en el enorme aporte que harán a nuestro Movimiento y al conjunto de la clase obrera y el pueblo explotado de la ciudad y el campo.
Ustedes compañeras y compañeros, son desde ahora, los portadores de los sueños más hermosos de la humanidad y del más grandioso plan que se puede plantear el ser humano: cambiar el mundo, enterrar definitivamente el capitalismo e inaugurar la verdadera historia humana con la construcción del socialismo.
Desde hoy ustedes son, la estrella luminosa del Che que nos señala el camino y son verdaderos faros donde se deben ver reflejados cientos de miles de jóvenes que hoy se encuentran dispersos y sin una perspectiva claramente revolucionaria donde incorporarse.
Adelante con todas las fuerzas de la historia jóvenes Guevaristas. Nada ni nadie nos podrá detener en nuestro afán de constructores sociales.
¡A luchar, unir, construir y vencer! Esa es la consigna de la Juventud Guevarista Revolucionaria

Movimiento Guevarista Revolucionario

Caracas, 28 de Octubre de 2013

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *