La Revolución De Octubre De 1917 – Cómo Conquistaron El Poder Los Bolcheviques (3ª Parte De 4)

“El gobierno tambalea. ¡Es necesario acabar con él a cualquier precio!

“Demorar la acción es la muerte”.

(“Carta a los miembros del CC”, Obras completas de Lenin,

Parte 3: Postergar la acción es la muerte

El gobierno trató febrilmente de mover sus tropas leales a la ciudad. En la tarde del 23 de octubre, Kerensky se reunió secretamente con sus más altos comandantes. Acordaron dar un golpe preventivo. Decidieron entablar trámites judiciales contra el Comité Militar Revolucionario,* ordenaron el apresamiento de Lenin, al igual que de otros bolcheviques que fueron liberados en el levantamiento de julio, y ordenaron la clausura de los periódicos de los bolcheviques.

En las primeras horas de la mañana siguiente, Kerensky y el Gobierno Provisional pasaron a la ofensiva. El cuartel general del soviet en el Smolny había comenzado a recibir informes de alarmantes movimientos de tropas en las inmediaciones de la ciudad, y de los apremiantes esfuerzos de Kerensky por movilizar las tropas leales. Al amanecer, una fuerza de cadetes y oficiales del colegio militar ocuparon la principal imprenta bolchevique, confiscando los periódicos de ese día.

Patrullas de cadetes comenzaron sistemáticamente a levantar los puentes del río Neva para aislar el distrito obrero del centro de la ciudad. Las patrullas de cadetes también recorrieron la ciudad dando una demostración de fuerza y trataron de dispersar los grupos que comenzaban a reunirse en las esquinas.

En respuesta, el CMR ordenó a los comités y a los comisarios de regimientos que comenzaran a preparar sus regimientos para la batalla y que esperaran órdenes. El CMR ordenó al personal del cuartel general de la Guardia Roja que despachara de 1500 a 2000 obreros hacia el Smolny. A otros se les ordenó que ocuparan posiciones claves en sus distritos, organizaran la protección de las fábricas y se prepararan para la toma de las oficinas gubernamentales. La Guardia Litovski, una unidad militar dirigida ahora por los bolcheviques, recuperó la imprenta a las 11:00 a.m.

Las masas se levantaron. En la tarde del 24, obreros y soldados armados se apresuraron al Smolny para aguardar órdenes. La Guardia Roja y otros obreros armados recordaban que en julio el gobierno pudo aislar el distrito proletario mediante el cierre de los puentes. En esta ocasión, se apresuraron a llegar a los puentes y le ofrecieron resistencia a los cadetes que trataban de apoderarse de ellos.

Nuevamente Vyborg tomó la iniciativa. La Guardia Roja de Vyborg, según un testigo, “por iniciativa propia… tomó posesión de los puentes Liteiny, Sampsonievski y Grenaderski”. Un comisario del pueblo enviado por el CMR al puente de Liteiny encontró que este ya tenía en un lado una unidad zapadora leal a los bolcheviques y en el otro lado la Guardia Roja. Los puentes que conectan a Vyborg y la ciudad fueron rápidamente abiertos por la Guardia Roja de las fábricas Renault y Parviainen. La Guardia Roja de la fábrica Benz salió a la toma de un puente en un carro blindado que ellos mismos habían reparado.

Pero aunque las masas comenzaron el enfrentamiento decisivo, todavía no habían recibido la dirección necesaria para la toma del poder. Durante todo el día del 24 Lenin envió mensajes desde su refugio urgiendo al partido a pasar a la ofensiva. “¡Camaradas!”, comenzaba su última nota escrita a las 6:00 p.m.:

“Escribo estas líneas el 24 por la tarde. La situación es en extremo crítica. En realidad, ahora es completamente claro que postergar la insurrección sería fatal.

“Con todas mis fuerzas pido a los camaradas que comprendan que todo pende ahora de un hilo; que nos enfrentamos con problemas que no pueden resolverse con conferencias o congresos (ni siquiera con congresos de soviets), sino exclusivamente con la gente, con las masas, con la lucha del pueblo armado.

“La embestida burguesa de los kornilovistas y la destitución de Verjovski, son prueba de que no podemos esperar. A cualquier precio tenemos que arrestar al gobierno esta misma tarde, esta misma noche, después de haber desarmado a los cadetes del colegio militar (después de vencerlos, si se resisten), etc.

“¡¡No podemos esperar!! ¡¡Podemos perderlo todo!!….

“¿Quién debe tomar el poder?

“Eso no tiene importancia en este momento: que lo haga el Comité Militar Revolucionario u ‘otra institución’…

“La toma del poder es obra de la insurrección; su finalidad política será clara después de la toma del poder.

“Aguardar la incierta elección del 25 de octubre [el Congreso de los soviets**] sería desastroso, o pura formalidad; el pueblo tiene el derecho y el deber de decidir estos problemas no mediante votaciones, sino por la fuerza….

“El gobierno tambalea. ¡Es necesario acabar con él a cualquier precio!

“Demorar la acción es la muerte”.

(“Carta a los miembros del CC”, Obras completas de Lenin,
tomo 27, pp. 345-346)

Unas pocas horas después Lenin decidió salir por sí solo acompañado de su guardaespaldas y llegó al Smolny a la medianoche.

¿Por qué luchó Lenin tan ferozmente, tan duramente? ¿Qué estaba en juego? Ya sea por intención o por la fuerza de la costumbre y la espontaneidad, en la dirección bolchevique existía una tendencia enorme a tomar puntos vitales, montar la defensa de los barrios de proletarios y esperar los convenios del Congreso de los soviets. Aunque temporalmente pudiera obstaculizar la capacidad del gobierno de reprimir y exterminar la revolución, esa estrategia inevitablemente hubiera llevado a un sitio o un empate. El gobierno habría permanecido en el Palacio de Invierno, prometiendo negociaciones y mediaciones, tratando de ganar tiempo hasta que pudiera reorganizar sus fuerzas y lanzarlas a la batalla.

A través de los acontecimientos del 24 el pueblo tomó la iniciativa. Pero una simple demora pudo haber cambiado el ímpetu del momento en favor del gobierno. Más importante aún, las acciones de las fuerzas revolucionarias todavía no habían sacado a la calle a la cantidad de gente que tenía que alzarse en armas para la toma del poder.

Ambos lados -el gobierno con su ejército permanente y el pueblo, que forjaba su ejército en el calor de la batalla- estaban en una competencia por conseguir reservas. Para el pueblo, las reservas eran las vastas masas a quienes sólo podía movilizar la perspectiva concreta del poder y la lucha armada por él. Para el gobierno, las reservas eran las tropas que aún seguían siendo leales y de las que podía disponer.

Es importante subrayar que el ejército permanente tenía la ventaja de la organización, la disciplina y la autoridad habitual: era, después de todo, un ejército. Derrotar tal ejército requería una incansable ofensiva que atacara las fuerzas del enemigo mientras estaban dispersas y aisladas. Eso en sí traería a la lucha a más amplios sectores de las masas. Es por eso que Lenin correctamente insistió en que una demora sería la muerte. Es por eso que luchó tan duramente para que el partido tomara la ofensiva. Y por eso era tan crucial que triunfara en esa lucha.

NOTAS

* El Comité Militar Revolucionario, o CMR, fue creado por el soviet de Petrogrado para coordinar a las fuerzas proletarias de combate y las tropas que apoyaban la revolución. (Véase la parte 2 de esta serie.)

** El Congreso era un grupo representativo de soviets de todos los distritos y ciudades. Entre los dirigentes bolcheviques, algunos argumentaban que se debía esperar a que el Congreso se reuniera y aprobara una resolución para la toma del poder. Esto parecía menos arriesgado y más apto para conseguir el apoyo popular de las masas. Pero Lenin insistió en que los bolcheviques tenían que pasar a la ofensiva, movilizar a las masas y presentarle al Congreso un “hecho concluido”. De otra forma el Congreso no terminaría nunca de discutir, desperdiciando una oportunidad para la revolución que sólo se da una vez en la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *