Sigue Paro En Sector Financiero Brasileño; Banqueros Rehúsan Dialogo

Empleados del sector financiero brasileño inician hoy una nueva semana de paro indefinido con 10 mil 633 agencias bancarias y centros administrativos cerrados en reclamo de aumentos salariales y mejores condiciones de trabajo.

El presidente de la Confederación Nacional de Trabajadores del ramo (Contraf), Carlos Cordeiro, señaló que la huelga nacional comenzó el pasado día 19 y se extendió por los 26 estados y el Distrito Federal de Brasilia.

Ratificó que demandan un alza del 11,93 por ciento en los sueldos, un incremento del salario mínimo, el fin de los despidos y abusos morales, mejores condiciones de trabajo, y una mayor participación en las ganancias, entre otras medidas.

Se trata -dijo- de una paralización indefinida y solo será cancelada cuando reciban una respuesta satisfactoria de la Federación Brasileña de Bancos, que ofrece sólo un alza del 6,1 por ciento de los salarios, lo cual equivale a las pérdidas de este año por el aumento de la inflación.

La Contraf condenó el silencio de los banqueros que objetan la propuesta de incremento de los sueldos y otras reivindicaciones de los trabajadores y mienten al señalar que el débil crecimiento de la economía afecta igualmente sus finanzas.

Los empleados en huelga enviaron la semana pasada una carta a la Federación de Bancos en la cual rechazan el ofrecimiento de subir un 6,1 por ciento las pagas y abogan por negociar una propuesta que responda a las demandas económicas y sociales de las entidades financieras.

La líder del Sindicato de Trabajadores de los Bancos de Sao Paulo, Juvandia Moreira, calificó de indecente la oferta del 6,1 por ciento y se preguntó si un sector con un lucro de más de 26 mil millones de dólares no puede garantizar un mejor sueldo a su personal.

El año pasado hubo nueve días de huelga y se consiguió un alza del 7,5 por ciento de los salarios, pero en 2011 la paralización duró 21 días, en reclamo también de un alza de los sueldos, rememoró.

Según un balance realizado por el gremio, 32 mil empleados financieros se mantienen con los brazos cruzados en Sao Paulo, 683 agencias, entre estos 15 centros administrativos permanecen cerrados.

En el estado de Amazonas, más de 12 mil entidades bancarias no ofrecen servicios, mientras en Bahía el número de locales cerrados asciende a mil.

En Río de Janeiro, 500 agencias están con sus puertas cerradas, en Caerá (349) y en Paraíba, en el nordeste, casi el 100 por ciento de las entidades financieras se sumaron al paro, mientras en Brasilia, la mayoría de las agencias públicas y privadas solo ofrecen servicios a través de los cajeros automáticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *