Declaración A 40 Años Del Golpe De Estado Burgués

Se cumplen ya 40 años del fin de uno de los periodos más ricos en la historia de la lucha de clases en Nuestra América. Dicho periodo se caracterizó por un importante ascenso en el enfrentamiento entre las clases antagónicas como también por una importante crisis de dominación política del imperialismo y la burguesía. La revolución socialista tuvo al alcance de las manos de nuestra clase.

Es importante aprender de los errores, del porque falló el proceso, porque perdimos todo lo avanzado y porque no supimos o no tuvimos con que responder a la contrarrevolución burguesa. Pero es importante no para reconstruir un futuro en el que andemos todos los “chilenos” de la mano, desconociendo nuestras diferencias irreconciliables de clase, sino para avanzar en la maduración de una fuerza política que sea capaz de arrancarle el poder y el ordenamiento social a una pequeña minoría, como lo es hoy la burguesía monopólica financiera en nuestro país. Hay que aprender, por otra parte, que el 11 de septiembre de 1973 no cayó ni el socialismo, ni la revolución en Chile, ni la lucha de los trabajadores, sino que sucumbió la ilusión reformista y pluriclasista de la Unidad Popular.
A su vez es necesario entender, que ese proceso político no es una cosa del “baúl de los recuerdos”, algo que está solo en nuestra memoria y que haya que recordar para no olvidar y no cometer los mismos errores que nos lleven a polarizar “nuestro país” con nefastas consecuencias económicas y sociales. Ese proceso político, hay que entenderlo como un salto cualitativo en la dialéctica de nuestra rica lucha de clases, que fallo, lo perdimos, pero que aún está en juego, aún queda mucho por que luchar y construir, aún queda una misión histórica que cumplir, y es la de construir el poder obrero y revolucionario, la sociedad nueva junto a los hombres nuevos en vista al comunismo, a la sociedad sin clases.
Hoy, la juventud entiende que no basta ni recordar, ni llorar, ni mirar al pasado solo desde el presente, sino que hay que hacerlo sí, de forma crítica, con los instrumentos que nos entrega el marxismo-leninismo, y con vista a la esperanza, con la vista al futuro, con la vista a la reconstrucción de esa fuerza política que nos arrebataron a punta de tortura, asesinatos y exilios. Hoy las fuerzas de la historia siguen estando a nuestro favor y lo estarán el día de mañana, porque es un deber que tenemos que cumplir como clase, la construcción del socialismo, una nueva sociedad lejos de todo germen burgués y capitalista, lejos de toda desviación posmoderna y reformista.
Porqué 40 años no significan nada si no lo hacemos luchando y organizándonos.
Porqué 40 años son la muestra viva de que la lucha sigue y que la continuaremos hasta las últimas consecuencias
Por qué 40 años hemos aguantado de gobiernos capitalistas de “izquierda”, de derecha y de juntas militares-
Hoy seguimos erguidos, hoy seguimos combativos, hoy seguimos con más fuerza que nunca construyendo el poder de la clase y el socialismo.
¡Por un 11 más combativo que nunca!
¡Por un 11 con llanto, alegría y lucha!
¡Por un 11 socialista y clasista!
¡Seguimos de píe, con la frente en alto y con todas las fuerzas de la historia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *