Movimiento Guevarista Revolucionario: Retrato De Una Pequeña Gran Historia

Un pequeño trozo de la historia de la fundación del Movimiento Guevarista Revolucionario.

Era casi de noche ese 25 de septiembre de hace seis años. Cuando el último de los invitados a la reunión entro en la sala, algunas risas nerviosas, algún chiste sobre la situación política y uno que otro cigarrillo, eran el preámbulo al inicio de la actividad para lo cual ese grupo de siete hombres y mujeres se habían reunido.

En los días previos a la reunión, intensas conversaciones, intercambio de correos y elaboraciones de documentos, habían copado el tiempo del pequeño grupo de jóvenes. Se había tomado una decisión muy arriesgada y aún en muchos de ellos, no estaban claras las consecuencias de dicha decisión.

Cuando el reloj marcó las siete en punto de la tarde, se dio inicio a la reunión tomando todos asientos alrededor de una pequeña mesa y cambiando rápidamente de expresión facial. El silencio se rompió cuando uno de los presentes tomo la palabra y con voz seria y preocupada dijo el motivo de la reunión:

“Cuando son las siete de la tarde de este 25 de Septiembre de 2007 en la ciudad de Caracas, damos inicio a esta reunión solemne con la presidencia simbólica de nuestro comandante en jefe, Ernesto Guevara de la Serna

Se hizo un silencio en la sala durante unos breves momentos mientras los ojos de todos se buscaban como queriendo reconocerse y retener ese instante. La misma persona prosiguió en forma solemne leyendo un documento en voz alta:

“El motivo de esta reunión es por nosotros conocido; después de mucho tiempo de discusiones y análisis de la situación política nacional e internacional, hemos llegado a la conclusión que ante la ausencia de una organización realmente revolucionaria, seremos nosotros, este pequeño grupo de compañeras y compañeros, quienes nos demos al cumplimiento de la tarea ya definida como conclusión de nuestras discusiones: hoy será fundado el MOVIMIENTO GUEVARISTA REVOLUCIONARIO en esta reunión”.

Con esas sencillas palabras, se daba inicio a la tarea definida en las discusiones previas del grupo que llevaba meses de trabajo de análisis previos. En el transcurso de la reunión, se dio lectura al informe que contenía las justificaciones políticas de la decisión tomada y se expuso cuáles serían las definiciones fundamentales del nuevo movimiento que nacía.

Ese fue el inicio de esta historia cargada de pequeños y grandes heroísmos anónimos; de traiciones de quienes considerábamos nuestros amigos, de abnegación, trabajo y sacrificio incontables; de decenas de días sin dormir, de cientos de ocasiones donde el hambre por la falta de recursos, golpeaba fuerte. Era el inicio de esta historia Guevarista.

Dos horas más tarde, los presentes se pusieron de pie en perfecta formación, mientras el himno de los trabajadores a nivel mundial, se empezó a escuchar en la sala. Nunca la Internacional fue cantada con tanta emoción por los allí reunidos y nunca hasta ese día, la habían internalizado de la misma forma. Al concluir el sencillo, pero emotivo acto, el Movimiento Guevarista Revolucionario, MGR, estaba fundado. Afuera llovía copiosamente y los pocos transeúntes que a esa hora se atrevían a desafiar a la lluvia, apuraban el tranco mientras buscaban la forma de llegar a sus casas.

Los asistentes a la reunión una vez en la calle, se dispersaron rápidamente perdiéndose en la noche caraqueña que se inundaba de agua y ruidos extraños. Era el 25 de Septiembre de 2007. Había nacido el Movimiento Guevarista Revolucionario y en un papel que se quedó sobre la mesa donde se desarrolló la reunión, se podía leer en grandes letras:

¡¡¡Adelante con todas las fuerzas de la historia!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *