ITALIA: “CONSTRUYAMOS EL COMITÉ NACIONAL DE UNIDAD MARXISTA-LENINISTA”

(A los marxista-leninistas, a la clase obrera, a las masas trabajadoras, a las mujeres y los jóvenes de las capas populares y a todas las fuerzas auténticamente revolucionarias)

La profunda y prolongada crisis del capitalismo, la descomposición del sistema burgués que se encuentra en su ocaso y cuanto antes será abatido mejor será para el género humano – ya que lleva a cabo un proceso de transformación reaccionaria político e institucional, la dictadura cada vez más abierta y violenta de la oligarquía financiera, la ofensiva patronal en las fábricas, la corrupción galopante, la traición del reformismo, de la socialdemocracia y de los cúpulas sindicales- que toman descaradamente posición en defensa de los intereses y supervivencia del capitalismo financiero e industrial nacional e internacional, y contra los intereses y las aspiraciones obreras y populares- e impulsan la unidad de los comunistas.

Esto es indispensable para acrecentar los lazos con el movimiento obrero y popular, acumular fuerza y la experiencia necesaria para dirigir a las masas explotadas y oprimidas hacia la salida revolucionaria contra el capitalismo, que es un sistema moribundo que ha de ser abatido y sustituido por el socialismo como primera etapa del comunismo.

Se agudiza la lucha de clases y la clase obrera necesita más que nunca una guía adecuada, ideológica, política y organizativa que dirija su lucha. Esta guía ha de surgir de la construcción de un gran partido comunista marxista-leninista que esté en el terreno del combate revolucionario y de clase, presente y reconocido por los obreros y las masas trabajadoras.

La construcción de un gran Partido Comunista, de naturaleza bolchevique, ha de ser prioritaria respecto a otras cuestiones políticas y será determinante para avanzar por la vía de la revolución de Octubre y del socialismo. Los marxista-leninistas tienen la obligación de impulsar y hacer avanzar el proceso de bolchevización del proletariado italiano. No sólo en Italia, sino en todos los países de la tierra sin la presencia de un fuerte partido bolchevique, construido con las enseñanzas de Lenin y Stalin, será imposible una revolución proletaria victoriosa como fue la grande y gloriosa de Octubre, y por tanto no habrá perspectivas concretas hacia el socialismo.

Las alianzas revolucionarias y de clase deben estar orientadas hacia la conquista del socialismo en nuestro país. Seamos conscientes de que la instalación de un gobierno revolucionario para la construcción del socialismo sólo puede surgir de la victoriosa revolución socialista y de la conquista del poder político, económico y social por el proletariado. Ninguna alianza estratégica puede construirse sin esos métodos de trabajo y perspectivas y ninguna alianza táctica puede difuminar o limitar la estrategia.

En nuestro país, las condiciones objetivas son favorables para el desarrollo de la iniciativa e intervención comunista, pero los factores subjetivos permanecen débiles por numerosas razones. Entre ellas la pesada herencia del revisionismo (en Italia estaba el mayor partido revisionista occidental, esto es el PCI, y todavía quedan restos de ello: la debilidad teórica y la persistencia en prácticas erróneas, el localismo, el sectarismo, el ultraizquierdismo, la aristocracia sindical, y otros.

Es preciso, pues, trabajar para reducir la brecha entre las condiciones objetivas y el factor subjetivo, insistiendo sobre bases correctas y avanzar hacia la unidad de los comunistas en un Partido único del proletariado.

Semejante Partido comunista, marxista-leninista, ha de forjarse en un proceso condicionado por el desarrollo de la lucha de clase en el plano nacional e internacional, a medida que se ponen al orden del día problemas fundamentales. El Partido participa en el debate y el trabajo común entre comunistas y los mejores elementos del proletariado, mediante una batalla en el terreno teórico, político y organizativo, en la cual se determinan posiciones y se afirman los conceptos y prácticas correspondientes a las tareas estratégicas y tácticas que el proletariado tiene que afrontar en situaciones concretas.

Para avanzar en este sentido, el Partido Comunista Italiano Marxista-Leninista y la Plataforma Comunista hemos decidido constituir el Comité Nacional de Unidad Marxista-Leninista (CONUML), sobre la base de algunos principios fundamentales del comunismo:

La naturaleza de clase, revolucionaria y bolchevique del Partido, organizado sobre la base de un riguroso centralismo democrático, la elección de todos los organismos dirigentes del Partido de arriba abajo; el periódico rendimiento de cuentas de la actividad de los organismos dirigentes; la férrea disciplina única del Partido, y la sumisión de la minoría ante la mayoría; la obligación incondicional de aplicar las decisiones de los organismos superiores por los inferiores y todos los miembros del Partido; incompatibilidad de la existencia de fracciones.
Aceptación de la dictadura del proletariado como contenido esencial de la revolución proletaria.
Afirmación de la naturaleza revolucionaria de la conquista del poder político por el proletariado, y en la fase de construcción de la sociedad socialista., abolición de la propiedad privada de los medios de producción y de cambio, su socialización y la liquidación de toda explotación del hombre por el hombre; planificación económica y control obrero a fin de satisfacer las crecientes exigencias materiales y culturales de toda la sociedad.
Condena sin paliativos del derrocamiento de la dictadura del proletariado y la restauración del capitalismo, obra de los revisionistas, los trotskistas y todos los enemigos del socialismo.
Lucha para derrotar ideológica y políticamente al revisionismo, el oportunismo, el economicismo, el socialdemocratismo, el pacifismo y el extremismo.
Internacionalismo proletario.
El CONUML está compuesto por representantes de los partidos y otras organizaciones de clase y revolucionarias que sean admitidas a formar parte de él. En una primera fase el CONUML tendrá como tareas:

a)Crear un marco estable de consultas, intercambio de experiencias y de información entre las organizaciones marxista-leninistas..

b)Llevar a cabo la unidad de acción de los marxista-leninistas con las clase obrera y las masas trabajadoras, con los jóvenes y las masas populares, dando vida e iniciativa así como intervención unitaria en la lucha política, sindical y social, en los eventos del movimiento comunista y obrero, en el plano nacional y local, sobre la base de análisis y propuestas compartidas.

En la actual situación destacamos como tarea urgente el desarrollo de acciones de apoyo a las luchas obreras y populares dirigidas contra la criminal política impuesta por el capital financiero que en vez de resolver la crisis económica, busca asegurar los beneficios y privilegios de una minoría de explotadores y parásitos.

Desarrollaremos, pues, una variada actividad política de unidad y lucha, de indispensables acciones comunes de los obreros y demás trabajadores explotados contra la clase capitalista, su gobierno burgués y clerical, colaboraremos con la ,organización y el desarrollo de la conciencia de clase para llevar a cabo las reivindicaciones económicas y políticas a favor de los obreros en estrecha relación con el fin de esta lucha: el paso revolucionario del poder a manos del proletariado, y los medios de producción a la propiedad social.

Sobre la actividad editorial y la profundización de los problemas teóricos relativos al movimiento obrero y comunista, al marxismo-leninismo y a la actual situación en Italia e internacionalmente, el CONUML reconoce la importancia, y estrecha relación con la práctica revolucionaria y las tareas de lucha en el campo ideológico y político, y tomará específicas iniciativas en este terreno.

Las tareas del CONUML corresponden a las condiciones objetivas existentes hoy y responden a una necesidad: la unificación y reorganización de los comunistas, lo que se concreta particularmente en la lucha de clases, en la movilización de la clase obrera y las masas trabajadores y estratos populares, ligando nuestra estrategia a la lucha cotidiana.

Con su actividad el CONULM plantea, por lo tanto, conscientemente la necesidad de la unidad y de la organización en la lucha del proletariado para la conquista del poder político y la construcción del socialismo. Lo cual quiere decir que nuestra unidad va a construirse sobre la base concreta de clase revolucionaria y nuestra actividad para abolir la explotación del hombre por el hombre, lo cual deberá fusionar el movimiento obrero y popular que surge de las contradicciones creadas por el capitalismo.

El CONUML abordará la ineludible exigencia de la unión de los comunistas en un único y fuerte Partido comunista creado sobre las férreas bases del marxismo-leninismo y del internacionalismo proletario. Para ello trabajará para aclarar y precisar las primicias ideológicas, organizativas y programáticas del futuro partido unitario, independiente y revolucionario del proletariado llevando a la ruptura ideológica, política y organizativa con los partidos y grupos revisionistas y oportunistas, y favoreciendo la incorporación de las fuerzas comunista y de los elementos avanzados de la clase obrera.

El CONUML que hoy constituimos estará formado por los representantes de los partidos y otras organizaciones de clase y revolucionarios que quieran integrarse sumándose a la presente declaración, y trabajar regularmente en él y colaborar con la propaganda para su desarrollo.

El CONUML abre el debate para agregar a otras fuerzas marxista-leninistas y contribuir a la organización y desarrollo de un auténtico partido marxista-leninista, a condición de que la realidad organizativa de los que se adhieran no tengan en su programa posiciones contrarias o divergentes con la base ideológica expuesta y no practiquen una política contraria los principios del marxismo-leninismo.

La adhesión individual de camaradas comunistas que no forman parte de ninguna organización podrá participar en el CONUML por medio de las fuerzas que lo conforman.

En cuanto a los métodos de trabajo, se basarán colegiadamente, a través de la discusión respetuosa sobre las diferentes posturas, tratando de lograr la unanimidad, y sólo en última instancia aplicando el principio de la mayoría sobre la minoría. Quien no llegue a un acuerdo sobre cualquier decisión tiene el derecho de no aplicarla ya que el CONUML no es una organización política única.

Dicho de otra forma: Los partidos y organizaciones adheridos al CONUML, hasta la consecución de la unidad ideológica y política orgánica, mantendrán su independencia y autonomía vinculándose únicamente a las iniciativas y acciones unitarias y aplicando una plena y recíproca solidaridad.

El trabajo del CONUML en las condiciones actuales, impulsará el proceso de unidad de los marxista-leninistas y marcará de forma incisiva nuestra presencia en la lucha que se lleva a cabo en nuestro país, y desarrollando al mismo tiempo relaciones más consistentes y maduras con el movimiento comunista y obrero internacional, particularmente con su expresión más alta y coherente: la Conferencia Internacional de Partidos y Organizaciones Marxista-leninistas.

Llamamos a todos los partidos, organizaciones y grupos marxista-leninista, a todas las fuerzas auténticamente revolucionarias a una clara, concreta y definitiva ruptura con el revisionismo, el oportunismo y acabar con el sectarismo y el localismo, así como a manifestar la voluntad de unirse en el CONUML para reforzar el proceso de unidad de los comunistas y sentar las bases de un único y fuerte Partido Comunista marxista-leninista, instrumento del proletariado para conquistar la sociedad comunista.

Septiembre de 2013

Partido Comunista Italiano Marxista-Leninista

Piattaforma Comunista.

Tomado de PCE (m-l

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *