Notas Sobre La Historia Del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru (MRTA) Parte V Y Final

Quinta y última parte del documento Notas sobre la Historia del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru MRTA

VII
EXTENDIENDO LA GUERRA
REVOLUCIONARIA:
LA APERTURA DE NUEVOS FRENTES
GUERRILLEROS
(1988)

En la región central habíamos colocado nuestros mejores esfuerzos. Los compañeros trabajaban de manera intensa tratando de responder en todos los planos a las exigencias políticas en una situación que cada vez se tornaba más difícil por el incremento de la militarización y la presencia de SL con acciones agresivas.

Durante el 88 y parte del 89 se priorizó en el campo las exploraciones y las relaciones con el movimiento social. Al irse asentando nuestra influencia SL nos ataca difundiendo sus monsergas en contra del MRTA y asesinando compañeros. En estas circunstancias se producen varios choques victoriosos contra SL y que sirvieron de fogueamiento.

En Huancayo y en algunas provincias se avanzó de manera significativa en el trabajo de masas y miliciano. Logramos penetrar en asentamientos humanos importantes y organizar a la población. Asimismo estimulamos la formación del Comité Unitario de Lucha (CUL) de Huancayo y algunos FEDIPs en provincias. Retomamos también la iniciativa en el terreno estudiantil.

En el desplazamiento de compañeros del Frente Nor Oriental que tenían experiencia guerrillera se forman el primer núcleo del EPT en el Oriente. También se conforma una importante estructura miliciana con compañeros procedentes de otras zonas y que le dan un nuevo impulso al trabajo de masas.

Los frentes guerrilleros se convierten en la experiencia más vital y más rica en cuanto a construcción partidaria, relación con las masas, convivencia, desarrollo militar, mística, disciplina, etc., que se convierten en especie de escuelas. Desde todas las regionales se envían compañeros a que “hagan la experiencia” y luego retornan a sus lugares para levantar sus propios destacamentos guerrilleros.

En noviembre se impulsa una campaña nacional en el campo. Se atacan los puestos policiales de San José de Sisa en San Martín; el puesto policial de Puerto Inca en Ucayali y el puesto policial de Tayabamba en la sierra de La Libertad por el destacamento que operaba en Tocache, dirigidos por el compañero Juan Carlos.

Debemos anotar que el trabajo en Tocache se realizaba en condiciones dificilísimas por la presencia de las fuerzas militares, policiales, de SL y su aliado de narcotráfico que vieron en el MRTA a su enemigo irreconciliable. Se trataba de retomar y asentar un trabajo en la zona que fue “sacrificado” para centrar las fuerzas en el norte de San Martín.

GOLPES AL PODER ECONÓMICO

En Lima se avanzó en la reestructuración y se dio inicio a la partidarización de muchos compañeros del trabajo abierto, lo que permitió consolidar una estructura de cédulas de masas y se puso más empeño y dedicación a la construcción de la autodefensa.

En el segundo semestre estas instancias de masas empiezan a desarrollar acciones de autodefensa y tienen una importante participación en las dos huelgas nacionales mineras.

En las regiones se aplica de manera desigual los acuerdos del II CC pero en lo fundamental se crean las condiciones para inicio de proyectos estratégicos.

En las tareas centralizadas hay que destacar el manejo que se le dio al secuestro del General FAP Héctor Jerí que permitió una gran repercusión y que podemos considerar como una victoria política del MRTA. Los compañeros Miguel Pasache y Sócrates Porta perdieron la vida en este operativo.

A fines de diciembre un comando golpea fuertemente el poder económico del país al capturar a una de las cabezas importantes de los “12 apóstoles”, Enrique Ferreyros y recluirlo en una cárcel del pueblo.

Noviembre y diciembre sentirá nuevamente la fuerza en alza del accionar miliciano en las ciudades, particularmente en Lima. Por el 4 de noviembre se multiplican las acciones de propaganda armada como embanderamientos, pintas, volanteos, mítines relámpagos, etc.

En diciembre se incrementan las acciones milicianas y de propaganda en el marco de la campaña “Navidad para todos”.

En 1988 el MRTA se encuentra en otra fase de su construcción. El eje de su actividad es la consolidación y expansión de la guerra revolucionaria en el campo. Esta priorización no indica por cierto ni el abandono ni el debilitamiento de sus otras áreas. Cada una de ellas seguiría nutriéndose de su propio espacio. Pero el trabajo principal apuntará a la creación de nuevos frentes guerrilleros rurales y a la formación del Ejército Popular Tupacamarista.

SAN MARTÍN: OTRO “RINCÓN DE LOS MUERTOS”.

Resuenan aún los ecos que provienen del Frente Guerrillero Nor Oriental. El periodismo mantiene el interés de la opinión pública en la medida que parte de la guerra sico-social del enemigo se apoya en la prensa que expresa nítidamente los intereses de las clases dominantes. Se inventan noticias con la finalidad de dañar la imagen de la columna y sus dirigentes especulando sobre su fragilidad y la supuesta huída del comandante Rolando con algunos mandos hacia Colombia.

Pero lo que esta prensa silencia es el cambio radical en la zona al ser declarada en emergencia. La presencia de 6,000 efectivos militares, 12 helicópteros entre artillados y de carga; los 1,500 represores policiales, los 300 agentes del Servicio de Inteligencia que de manera concertada apuntaron a toda clase de tropelías contra la población civil.

Urdieron toda clase de controles para amedrentar y extorsionar a la población: obligación de sacar salvoconductos apra solamente trasladarse de un lugar a otro del departamento; sucesivos registros en puntos de la carretera (Puerto Bolivia al norte y Puerto Colombia al sur) con apropiaciones ilícitas de sus pertenencias; amordazamiento de la prensa local y nacional; amenazas a los periodistas para no propalar ni comentar las acciones del MRTA; cierre intempestivo de varias radios; calumnias para involucrar a periodistas con el MRTA y reprimirlos; violaciones de esposas, hermanas, que hayan apoyado a la columna; desalojos bajo amenazas de poblados enteros para convertirlos en zonas de guerra sucia, donde asesinaban y desaparecían pobladores; toque de queda en todo San Martín de las 23 a las 0:5 hrs, horario siniestro que aprovechan para allanar domicilios, secuestrar estudiantes, profesores, campesinos, etc.; detenciones y desapariciones de dirigentes populares con la intención de mermar la capacidad organizativa de sus gremios, sobre todo del FEDIP San Martín; atentados dinamiteros contra las viviendas de dirigentes populares y de defensores de los DD. HH. En suma, abusos inauditos de oficiales, clases y subalternos que chantajean a la población cobrándoles grandes sumas de dinero para no acusarlos de subversivos, etc., etc.

Es decir también aquí la típica receta aplicada en otros lugres del país como estrategia contrainsurgente dirigiendo el terror contra el pueblo, pero que sin embargo nunca o muy escasas veces ocupa el interés de estos medios de comunicación.

Esta ofensiva de los famosos “10 días para aniquilar la columna del MRTA” fracasaron. No obstante algunos errores cometidos por los cumpas, las bajas y dificultades, la columna logró desconcentrarse, ampliar el teatro de operaciones y consolidarse en la zona.

ENTREGUISMO APRISTA, MOVILIZACIÓN POPULAR Y RESPUESTA TUPACAMARISTA

En general la situación política se agravaba cada vez más para las masas debido a la errática política aprista. Reaparecen los “paquetazos económicos” con este gobierno que se llenó la boca de “popular y nacionalista”. La ANP y la CGTP convocan a un paro nacional para el 28 de enero que fue básicamente acatado en provincias. Por otro lado en Cuzco las masas se movilizan por el gas de Camisea y los precios de la producción de coca; igualmente la resistencia del pueblo de San Martín a la militarización y contra la regionalización. Las luchas se mantienen dispersas como son también los casos de los trabajadores de las empresas militarizadas (Indumil, Etramsa, Sima), de los molineros y trabajadores de Transporte y Comunicaciones.

No obstante las luchas que brotan en casi todo el país en repulsa al gobierno aprista la pasividad y la inercia son las características de las dirigencias de los principales gremios. Incluso la convocatoria al paro nacional fue después de mes y medio del paquetazo. La mezquindad de algunas organizaciones de la IU se patentizan cuando pretenden relegar a la ANP a un segundo plano, enarbolando un hegemonismo chato, ventajista, al forzar supuestas contradicciones entre esta agrupación con otros gremios.

Empieza a vislumbrarse en sectores de la IU intenciones de paralizar a la ANP. De trabar sus posibilidades de ejercer dirección de las luchas directas de masas. El electorerismo, el pacifismo y el legalismo son las preocupaciones fundamentales de la mayoría del CDN de IU.

El descubrimiento de las reservar del gas de Camisea, Cuzco, polariza la situación, pues Alan García y la derecha están dispuestas a que la Shell asuma la explotación del yacimiento pero las masas cuzqueñas se oponen y movilizan contra lo que llaman el entreguismo de sus recursos naturales.

En estas circunstancias varios comandos del MRTA entran en acción atacando las oficinas de la transnacional Shell produciéndose un incendio en sus instalaciones; también los laboratorios BERCO, ARMCO.

En cumplimiento de la campaña “Contra la política económica de hambre y contra la guerra sucia y la militarización” se efectúan diversidad de operativos milicianos.

En Trujillo simbólicamente se captura una camioneta de la avícola “Mi Pollo” propiedad del entonces ministro de Agricultura, Remigio Morales Bermúdez, y se reparten 1,000 pollos.

La intensidad de las acciones militares urbanas desmentían en los hechos las afirmaciones que habíamos desmantelado el trabajo urbano concentrando nuestras fuerzas en la columna guerrillera. Por otro lado, se decía también en esos días que el ejército había desarticulado a la guerrilla nor oriental.

EL FRENTE ORIENTAL

Producida la desconcentración de fuerzas en el Frente Nor Oriental, un grupo de mandos y combatientes se traslada a Ucayali para abrir otro frente guerrillero. Ofrecía condiciones sociales y geográficas para la implantación y también para la realización del trabajo político.

El asentamiento estuvo preñado de dificultades pues aparte de que existía desnivel en cuanto la experiencia política y militar de los combatientes, había en el lugar una importante presencia del enemigo.

En Puerto Inca, capital de provincia, existía una dotación de 60 policías en los puestos. En Honoria (25 km. al N. de Puerto Inca) una base del Ejército con 150 soldados y oficiales. En el km. 86 estaban acantonados 80 policías del UMOPAR. En Aguaytía se encontraban 105 efectivos de las tres fuerzas policiales. En Nueva Requena contaban con una comisaría y 40 hombres aproximadamente; en el km. 36 una dotación de la Policía Nacional. Del km. 11, donde se yergue un cuartel constantemente salían patrullas que recorrían la carretera Federico Basadre. Aparte de las dos cañoneras de la Infantería de la Marina que recorrían el río Ucayali. Estaban además la fortaleza de Utiquinia, la de Tiruntán y la de Callería.

Estas dificultades son aún mayores cuando se constata que el trabajo previo en el movimiento de masas fue asistencialista, sin perspectivas, pues sus dirigentes se movían dentro de un esquema básicamente gremial. El abocarse a cambiar el contenido del trabajo en un sentido estratégico fue una labor ardua que no estuvo exenta de errores.

En cambio las células operativas de la ciudad tenían bastante movilidad y su actividad era bastante intensa. Fue muy importante el accionar de esos combatientes en esta primera etapa de la propaganda armada porque aparte de que significó afirmar la presencia del MRTA en Pucallpa, sirvieron también para la distracción del enemigo a fin de que no se percataran de los destacamentos en el campo.

CRECIMIENTO ACELERADO A PARTIR DE LAS ACCIONES

A partir del primer destacamento se desarrolla un trabajo en varias localidades y se crece de manera explosiva. Este destacamento militar toma la localidad de Puerto Inca iniciándose así la presencia político militar del MRTA que se extiende desde ese momento, en 1988, por toda la región.

Posteriormente se realizan emboscadas militares en Nueva Requena, la fortaleza de Utiquinía y se toma nuevamente Puerto Inca. Esta campaña exitosa acelera el crecimiento de los destacamentos.

Hay compañeros que jugaron un rol destacado en el desarrollo de la columna y que fueron jefes de destacamentos y que cayeron en manos del enemigo, como el Comandante de los destacamentos, Vladimir Quispe (Percy), los capitanes, Percy Valverde (Juan Carlos), Max Rojas (Aguilar), José Gamarra, responsable de las milicias urbanas, Pablo Obregón Salcedo (Julio), Leopoldo Valverde López.

Esta incorporación acelerada de combatientes, sumada a la juventud de los mandos, la inexperiencia política, la ausencia de control y una deficiente política de preparación de cuadros llevará a algunas deformaciones que incidirán después en errores que harán perder parte del trabajo. Se ganó en cantidad pero se perdió en calidad.

Las acciones en el ámbito rural se hacen más frecuentes. En marzo el destacamento “Roger López” del Frente Oriental cumple exitosamente una campaña por diversos pueblos del río Huallaga no obstante la férrea ocupación territorial del enemigo. La guerrilla se hizo presente en los pueblos de Ramalzo de Aztuzana, después en Llorongos y finalmente en Shapaja y Lobayacu.

Otro destacamento ocupó la localidad de Nuevo San Martín, ubicada en el distrito de Santa Rosa de Cumbaza.

OFENSIVA TUPACAMARISTA EN EL CAMPO Y LA CIUDAD

En el Cuzco se asalta un depósito de Cooperación Popular en la localidad de Uyummire recuperándose 12 cajas de dinamita, mecha lenta, fulminantes. Se realizan embanderamientos en la ciudad.

En Junín se incursiona en un campamento minero en Cachi, perteneciente a Jatunhuasi y se recuperan cajas de dinamita y detonadores.

Chimbote también será escenario de enfrentamiento militar cuando un comando intenta tomar Canal 5 y se produce un tiroteo con la GR y la compañera Zoila López Rivadeneyra caerá combatiendo heroicamente y un sargento será abatido por los guerrilleros.

En Lima se hace estallar un coche-bomba contra la División Aerotransportada, cuerpo militar que reprime a la población civil en San Martín. El auto utilizado perteneció a un capitán del Ejército.

También en Lima el ministerio del Interior fue atacado con mortero y apoyado con fuego de fusilería. Los impactos no sólo causaron múltiples daños a las instalaciones sino que destruyeron tres autos oficiales.

En mayo la llegada del Papa concita la atención de la opinión pública. A pesar de la vigilancia, la milicia tupacamarista embandera las calles que el Sumo Pontífice recorrería. Una noche un destacamento del MRTA incursiona en el Seminario Santo Toribio y entregó un mensaje dirigido a los cristianos. También los familiares de los presos políticos del MRTA tomaron una iglesia en Magdalena, solicitando al párroco que entregara una cara de los presos tupacamaristas al Papa.

Los meses de junio y julio muestran un gobierno incapaz de administrar la crisis. La recesión se encuentra en su punto más bajo -2,5% es la proyección hacia fin de año, es el descenso más pronunciado de los últimos 15 años. El movimiento popular se encuentra en ascenso como lo indica la huelga minera y el paro nacional de 48 horas que fue una respuesta contundente.

Hacía meses que las masas habían intensificado sus movilizaciones, combatividad y creando las condiciones para la realización exitosa de un paro nacional. Sin embargo las vacilaciones y temores del reformismo que ya habían sumido a la ANP en la parálisis, eran los que no se decidían.

La presión popular manifestada masivamente en las calles en los días previos convirtió en casi imposible eludir la medida de fuerza que los trabajadores exigían.

RECORDANDO LAS GUERRILLAS DE 1965

El 9 de junio al conmemorarse un nuevo aniversario del inicio de las guerrilleras de 1965 el MRTA realiza la campaña político militar “Comandante Luis de la Puente Uceda, ¡Presente!”.

Se ataca en Lima la casa del embajador yanqui con un mortero de 60mm. También a un patrullero como represalia por la muerte del estudiante sanmarquino Javier Arrasco; se le hace una baja y otro policía quedó gravemente herido. Un comando atacó con fuego de sub-ametralladora y explosivos un auto policial del Escuadrón de Emergencias haciendo bajas entre sus ocupantes. Milicianos atacaron en las inmediaciones de la Facultad de Medicina de San Fernando, a un patrullero de “Las Águilas Negras”.

Grupos milicianos atentaron con explosivos contra las empresas que colaboraron con el régimen de Acción Popular en la compra de nonos para financiar la lucha antiguerrillera del 65.

Una treintena de milicianos copó la Plaza San Martín atacando con bombas incendiarias y explosivos el casino Militar, al mismo tiempo que se distribuían volantes y efectuaban pintas en las paredes de los edificios.

En solidaridad con los trabajadores en conflicto se atacaron INDUMIL, CAPECO, la Dirección Departamental de Educación de Lima, distribuidora INCA S. A. MANPESA y otros.

En el norte chico un destacamento guerrillero tomó el fundo “don Gustavo” cerca al pueblo de Humaya y convocaron a un mitin.

En Junín una columna toma el pueblo de Chupaca. Sitia expuesto policial y realiza un mitin en la Plaza de Armas. Se toman varios locales públicos y se iza la bandera del MRTA.

En Huancayo y otros distritos se realizan diversidad de acciones milicianas. Una unidad combativa hostiga con fuego de fusilería al cuartel de la Compañía de Infantería en Concepción. Y un grupo de combatientes incursiona en el poblado de Masma, realizando una concentración de masas e izando la bandera del MRTA.

En el Nor Oriente un comando atentó contra el alcalde de Rumizapa por su colaboración con el enemigo. En forma sincronizada se atacó el Casino de Personal Subalterno de la Guardia Civil de Moyabamba, el local de la PIP de Tarapoto, la ofician de reclutamiento 91-A, el Banco Agrario y el Banco de Crédito de Tarapoto.

A la altura del poblado de Mantención, de la provincia de Tocache, un destacamento guerrillero del MRTA tomó un tramo de la marginal y emboscó a un pelotón del ejército causándole varias bajas.

En Arequipa se atacó la Villa Militar del cuartel “Mariano Melgar” con bombas y disparos de fusilería. Se atacó también con explosivos el local de la Sanidad del as FF. PP. y el local de Radio Patrulla de las 33 Comandancia de la G. C.

En Lambayeque el pueblo de Saña es tomado por un grupo de combatientes, se colocaron explosivos en los lugares públicos y se atacó la comisaría. Se volaron dos torres en Chocape y se atacó con explosivos el local municipal de Pimentel.

LAS MASAS POPULARES COMBATEN AL GOBIERNO APRISTA

En julio el discurso del presidente tuvo un tono mesurado, conciliador, no escondió ninguna sorpresa. La derecha lo recibió de buen grado y lo ensalzó. AGP trataba de reanudar lazos y atraerlos después del borrascoso capítulo de la fracasada estatificación del sistema financiero. Pero a los empresarios ya no le interesaba, habían conseguido incrementar sus ganancias y más rentable era en ese momento apostar por el resurgimiento de la derecha en torno al Movimiento Libertad.

En este mes hay dos hechos de importancia: la convocatoria a otro paro nacional, esta vez de 48 horas, y la huelga nacional minera.

El gabinete Villanueva decreta el alza del precio de la gasolina y un comando del MRTA incendia varios grifos. En uno de ellos se produce un enfrentamiento desigual, pues dos compañeros tienen que repeler el acoso del personal de un ómnibus portatropa que circunstancialmente pasaba por el lugar. En la balacera el combatiente, Santiago Aguirre, antiguo militante, proveniente de las vertientes iniciales del MRTA, exminero de Huanzalá, es capturado herido y lo asesinan cuando estaba indefenso y desangrándose.

El 8 de julio un comando tupacamarista ataca a miembros de la GC y GR, causándoles bajas. Estos policías que se encontraban de custodia en el Hospital “Cayetano Heredia”, pertenecían a la 54 Comandancia, personal policial que se ensañó con el compañero Santiago Aguirre.

En apoyo al paro nacional que fueron los días 19 y 20, así como contra la militarización del país se hizo estallar un coche-bomba con 50 kilos de dinamita en la sede del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas.

Fue el tercer paro nacional en repudio del gobierno de Alan García y tuvo un acatamiento exitoso. El dirigente barrial Carlos Barnet Azpur, militante del MRTA en el trabajo de masas abierto, fue abatido por la policía cuando dirigía en las jornadas del paro nacional acciones de autodefensa.

La huelga minera concluía con un éxito parcial. Pero quedó claramente demostrada la alianza del gobierno y los empresarios en sus esfuerzos por aplastar la medida de lucha. Desataron la más infame campaña en radios, TV, revistas, diarios. Acusaron a todos los mineros de terroristas. El gobierno negaba cualquier tipo de conservación mientras militarizaba los campamentos y reprimía con saña a los mineros. A pesar de la brutalidad gubernamental el movimiento minero en dos meses de combate luchando en las calles con centenares de heridos, miles de detenidos, varios muertos, con sus mujeres y sus hijos, no pudieron ser derrotados.

Sendero Luminoso trató de infiltrarse e imponer su influencia mediante el terror, asesinando a dirigentes consecuentes coincidiendo así con el enemigo. Pero fueron rechazados. La huelga minera fue la respuesta más contundente a nivel de masas contra el gobierno que cada vez profundiza la crisis.
El MRTA en apoyo a la huelga minera copó y destruyó la Sociedad Nacional de Minería y Petróleo, guarida de empresarios y patrones donde se ponían de acuerdo en su ofensiva contra el movimiento minero. Estas instalaciones fueron demolidas con cargas explosivas.

El gobierno aprista elimina los subsidios a los alimentos (trigo, maíz, leche, soya, etc.). Los artículos de primera necesidad se encarecen alejándose de las posibilidades del pueblo. Los salarios siguen perdiendo capacidad adquisitiva. Las protestas populares se incrementa, la guerrilla realiza acciones sin cesar. El gobierno decreta el Estado de Emergencia y el control militar en casi la mitad del país.

AJUSTICIAMIENTO Y DESAPARICIONES.

El 1° de junio se ajustició a Carmen Rosa Cuzquén por cargos de delación y traición. Fue cómplice en el asesinato de tres militantes tupacamaristas y luego se convirtió en colaboradora den enemigo suministrándole información al Servicio de Inteligencia del Ejército y participando activamente en la DIRCOTE identificando compañeros.

En agosto se declara públicamente la retención en las cárceles del pueblo del General FAP (r) Héctor Jerí García. La captura se produjo en julio. Dos combatientes, Sócrates Porta Solano y Miguel Pasache Vidal, fundador del MRTA, encargados de establecer contacto telefónico con la familia fueron secuestrados por las fuerzas represivas. Sus cuerpos, bárbaramente torturados, aparecieron en Cañete.

HOMENAJEANDO CON LAS ARMAS EN LA MANO

En el mes de octubre en un nuevo aniversario de la muerte del Comandante Luis de la Puente Uceda y del Comandante Ernesto Guevara, se ejecutan acciones de diverso tipo en Cajamarca, Trujillo, Chimbote.

En Arequipa muere el joven combatiente Martín Zapana Zapana (Lucho) en un enfrentamiento con la policía cuando se atacaba un grifo con cargas explosivas.

En Tarapoto se ataca con explosivos el local de CORDESAM en rechazo a la regionalización. Se destruye con explosivos la garita de control de la GC en Morales y la Banda. Bloqueos en Puerto Shopa, tramo Abra-Buenos Aires y acciones de propaganda en Shapaja, Lunas y Cuñumbuque en apoyo al paro provincial. Voladura de la garita de peaje: salida a Yurimaguas, salida a Moyabamba.

En Pucallpa las milicias populares tupacamaristas en coordinación con las rondas urbanas de diversos pueblos jóvenes procedieron a limpiar la zona de delincuentes, violadores, asaltantes que en colaboración con la policía o ante la indiferencia venían asolando Pucallpa.

Se dejó en libertad al Gral. FAP Héctor Jerí. Como parte del impuesto de guerra para su liberación la familia cumplió con distribuir víveres en diversos barrios marginales de Lima.

Por el 4 de noviembre, aniversario del alzamiento de Túpac Amaru y Micaela Bastidas decenas de milicianos en Lima cortaron la Carretera Central y la Av. Pachacútec, realizando mítines, embanderamientos, presencia armada y ataques con explosivos a bancos. En una de las acciones se enfrentaron a balazos con elementos represivos h haciéndole varias bajas al enemigo.

En la urbanización “Azcarrunz” se emboscó a un patrullero causándole bajas.

También en noviembre se atacó el bunker policial que concentra a DIRCOTE, DIVISE, Seguridad del Estado, etc. con RPG y fuego de fusilería. En la retirada una camioneta de la PIP llena de efectivos emprendió la persecución, pero fueron enfrentados por los combatientes que dejaron la unidad móvil fuera de combate. Esta acción se realizó en represalia contra la guerra sucia y en castigo a la DIRCOTE.

El 15 de noviembre a las 8:30 a.m. la unidad militar “Loyer Terreros” del destacamento “C. Salomón” tomó el pueblo de Tayabamba, capital de la provincia de Pataz en el norteño departamento de Lambayeque. En el enfrentamiento murió un cabo, varios policías quedaron heridos y el resto huyó en desbandad abandonando sus armas. Tuvimos una baja, el compañero Percy Valverde.

DESPIDIENDO 1988

En los primeros días de diciembre el destacamento guerrillero “Alcides Reátegui”, tomó el pueblo de San José de Sisa. Previamente produjeron un apagón y atacaron el puesto policial que rápidamente fue capturado por los guerrilleros. Un policía que quedó gravemente herido fue trasladado al Hospital de Apoyo de Tarapoto. Se obtuvo un importante material de guerra.

El 8 de diciembre el destacamento guerrillero “Róger López” del Frente Oriental tomó la localidad de Puerto Inca. En la incursión se atacó el puesto policial y los efectivos huyeron. Se destruyó el local de la Microregión y el Consejo Provincial. Se convocó a un mitin en la Plaza de Armas y se arengó a la población. Dos policías murieron y se recuperó armamento.

En Arequipa un comando del MRTA atacó con cargas explosivas el local de sanidad de las Fuerzas Policiales. Otras unidades atentaron con cargas explosivas las instalaciones de las compañías mineras en solidaridad con la huelga.

En Junín (Frente Central) un destacamento guerrillero tomó el pueblo de San Agustín de cajas y otros destacamentos ocuparon Sapallanga, Pichanaki, poblados del valle del Mantaro y del valle de Parihuanca, atacando diversos puestos policiales.

Un nuevo paquete aprista descargado contra el pueblo originó que la CGTP luego de vacilaciones decretara un nuevo paro nacional para el 1° de diciembre pero con apenas dos días de anticipación. Como era de esperare la medida de lucha fue acatada parcialmente. No se trabajó el paro y se hizo tabla rasa de los derechos democráticos. Se sacó el paro sin consultar siquiera a los gremios en conflicto. La convocatoria fue unilateral y apresurada.

El año que terminaba demostraba el salto que el MRTA había logrado. En cuatro años éramos una fuerza en las ciudades y en el campo. El general Moral Rengifo tuvo que tragarse sus palabras, pues no sólo no puedo liquidar al Frente Nor Oriental en “10 días” como altaneramente prometió sino que la guerrilla amplió su escenario y se abrieron otros frentes: el oriental y el central. La supuesta fragilidad del MRTA dio paso a una incesante presencia militar tanto en el campo como en las ciudades.

CAPTURA DEL COMANDANTE ROLANDO (1989)

Fue un golpe durísimo. El azar colocó en manos del enemigo al Comandante Rolando. En los días iniciales de febrero de 1989 es capturado no como consecuencia de investigaciones o trabajo de inteligencia, sino porque el diablo metió la cola y coincidió que en ese hotel donde el Comandante Rolando se hospedó llegarían sorpresivamente los ministros del Interior y Defensa.

Repentinamente el ejército inició una revisión estricta en la avenida y puerta del hotel. La colaboradora que lo acompañaba haciendo la fachada es interceptada y a partir de su delación es que el enemigo allana el cuarto donde se encontraba el compañero.

Esta caída fue en su momento una derrota política. Quien tenía la máxima responsabilidad en el MRTA había sido atrapado y el enemigo sabía lo que tenía entre manos. Trababa de sacarle el mayor provecho posible. Diarios, canales, revistas, empresarios, estaban de fiesta. Caretas, afirmaba ironizando categórica que en “el hotel de turistas de Huancayo se terminaba la aventura emerretista”. Para el enemigo era el comienzo de nuestro fracaso o el principio del fin como también señaló esta revista.

Lo cierto es que una característica del MRTA ha sido siempre que los dirigentes asuman tareas que muchas veces los llevan a estar en primera línea. Y esa frecuencia de estar siempre vigilando o asumiendo la totalidad de los trabajos para garantizar su eficacia es lo que convoca al azar.

Con esta captura la conducción se debilita sensiblemente pues con Rolando preso eran varios los dirigentes que se encontraban detenidos.

Los generales de la DIRCOTE radiantes de felicidad llamaron a una tumultuosa conferencia de prensa para presentar dichosos, orgullosos, su trofeo. Pensaban despacharse a su gusto y aparecer como eficientes y vencedores ante la prensa nacional, internacional y la opinión pública. Jamás sospecharon que zozobrarían en su propia barcaza. Lo tenían todo controlado. Pero la actitud firme y enérgica del comandante que de acusado se irguió en acusador, dejó en ridículo a su excelencia el residente que días antes había opinado sobre su captura y les desbarató el show a los generales.

El MRTA respondió de inmediato cuando se produjo la captura del Comandante del MRTA atacando simultáneamente Palacio de Gobierno y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas. Asimismo se inició la campaña militar a nivel nacional y también de propaganda exigiendo la defensa de la vida de Rolando.

Hay que resaltar que desde antes que se iniciara el juicio al Comandante Rolando se produjo no sólo una amplia manifestación de solidaridad hacia su persona en el movimiento popular, sino que en el campo jurídico, opiniones autorizadas como el Colegio de Abogados de Junín que agrupa a más de 400 abogados de la región central que demostraron que al Comandante Rolando había que procesarlo por rebelión y no por terrorismo.

En este sentido sobrevino una campaña nacional e internacional, en España, Francia, Alemania, Suecia, Italia, etc., absolutamente impensable si se hubiese tratado de alguien de SL, y que en realidad no es más que el reconocimiento al MRTA como organización revolucionaria a través de su Secretario General. Sucesivos comunicados fueron publicados en los principales medios de comunicación donde gremios, instituciones, profesionales, agrupaciones políticas, suscribían este punto de vista como el de junio de 1990 y que apareció en “La República”, “Página Libre”, y otros, el 8 de julio de 1990, que reproducimos en la página anterior donde es posible apreciar siglas tan importantes como la ANP, CGTP, CCP, CITE, SUTEP, FNTMMSP, Federación de Trabajadores de Construcción Civil, Federación Gráfica, la FEP, entre muchísimas otras.

COMBINANDO ACCIONES Y EXTENDIENDO LA GUERRA

El 2 de diciembre los comandos urbanos “Sócrates Porta” y “Miguel Pasache” capturaron a Carlos Ferreyros Aspíllaga, uno de los llamados “12 apóstoles”, es decir, perteneciente a uno de los doce grupos con mayor poder económico en el país. La detención del Comandante Rolando les hizo creer a los negociadores de la familia que estábamos sumamente débiles y asumieron posturas intransigentes.

Armando Villanueva como presidente del Consejo de Ministros se dirigió a la opinión pública manifestando que era voluntad del gobierno terminar con la subversión. Las últimas decisiones que comunica es toda clase de facilidades logísticas a la policía y a los militares. Que bastaba una nota de cualquier jefe militar para entregarle alimentos, equipos, vehículos, de cualquier dependencia estatal, locales de cualquier escuela, etc.

A pocas horas del discurso del Ministro se destruyó con RPG-2 la tanqueta de la GC que resguardaba el local del PAP. El ataque se realizó como represalia contra la acción represiva de la policía que arremetía contra los trabajadores de gremios en conflicto; y también por el asesinato de dos milicianos asesinados por la espaldo por la policía, cuando pintaban consignas en Huancayo.

El 13 de marzo un destacamento armado del MRTA tomó el pueblo de Pichanaki ubicado a orillas del río Perené en el departamento de Junín. Se atacó la jefatura de línea ocasionando la baja de un alférez, un sargento y otros efectivos. Posteriormente otro destacamento embosca una patrulla de Sinchis haciéndole 4 bajas. En Cajas se embosca a refuerzos policiales haciéndoles bajas, entre ellos un mayor.

En la provincia de Concepción SL pretendió emboscar a un destacamento del MRTA, pero gracias a informaciones de la población que nos alertaron a tiempo se les contraemboscó ocasionándole bajas.

CARTA AL CARDENAL: NO SE OYE PADRE

En Semana Santa el máximo primado de la Iglesia, cardenal Juan Landázuri Riketts en su mensaje, analizó la violencia que azota al país y señaló como su principal causa la aparición de los grupos alzados y los llamó a deponer las armas. Y en las entrevistas periodísticas fue más preciso. El cardenal, a nombre de la Iglesia, se ofreció como intermediario para buscar soluciones.

La Dirección Nacional del MRTA se hizo eco de las preocupaciones de LA Iglesia y remitió una carta a monseñor Landázuri donde exponían nuestros puntos de vista con respecto a la violencia y le alcanzábamos una propuesta donde se fundamentaba sobre la humanización de la guerra y el diálogo. Esta carta al respecto señala en una de sus partes:

“Humanizar el conflicto significa señor Cardenal, exigir al gobierno y los mandos militares que cesen los crímenes contra civiles desarmados, que los prisioneros deben se tratados de acuerdo a la convención de Ginebra; deben cesar las torturas y los crímenes extrajudiciales; deben desmostarse las bandas paramilitares. La Iglesia debe exigir que se cambie radicalmente la política económica antipopular y genocida del gobierno aprista, debe exigir que se atienda el pliego presentado por la Asamblea Nacional Popular en representación de todo el pueblo; debe exigir la moralización de todos los aspectos de la vida del país y sanción drástica para los inmorales y criminales del pueblo. Sólo en esta condición la Iglesia contribuirá realmente a encontrar una salida para esta confrontación que los explotadores quieren empujar hacia un bajo de sangre producido por la guerra generalizada contra el pueblo.

La Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru esta dispuesta a dialogar con la Iglesia en este marco expuesto.

Jesucristo llamó bienaventurados a los pobres, a los perseguidos, a los encarcelados. Jesucristo predicó la igualdad entre los hombres, exigió a sus seguidores abandonar sus riquezas, hoy nuestro pueblo lucha por esas mismas banderas y espera encontrar en la jerarquía de la Iglesia Católica la solidaridad con ese pueblo y no con sus opresores. La Iglesia Católica tiene en nuestra historia destacados luchadores por la causa de los justos. Hoy toca a usted, su eminencia, definir el papel que jugará la alta jerarquía Eclesiástica Peruana”.

La carta jamás fue respondida. El Cardenal negaba ante los medios de comunicación haberla recibido. Pero algunos órganos periodísticos ya habían incluso recogido su contenido y en una oportunidad ante el acoso de los periodistas señaló que en esas condiciones no se podía dialogar. Quedaba claro que conocían el texto y que la imposibilidad de establecer relaciones no provenía del MRTA sino de la jerarquía eclesiástica.

REGIÓN CENTRAL, OTRO FRENTE GUERRILLERO

El trabajo no se inicia con el traslado de parte de loa fuerza militar. Data de mediados de los 70 cuando las dos vertientes originales del MRTA con todas las limitaciones de esos años realizan en la ciudad y en el campo su labor de propaganda y organización. En la década del 80 se le destina mayores recursos en hombres y materiales y se avanza de manera más rápida cuando los compañeros destacados en la zona actúan a nombre del MRTA, que muestran en la práctica y en los hechos las enormes diferencias con SL. Cuando el destacamento militar se asienta en la región en la segunda mitad de 1988 muestra una apreciable base social en el campo que acepta al MRTA por convicción y no por actitudes coercitivas. Igualmente en la ciudad se avanza en organización y tanto pobladores como estudiantes quieren incorporarse a la columna guerrillera.

Se forman varios grupos de combatientes tanto en la sierra como en la selva. Los mandos de la experiencia del Frente Nor Oriental y algunos incluso de la campaña del “Batallón América”. Estos combatientes fueron seleccionados entre los mejores cuadros del Partido teniendo en cuenta que el Frente Central estaba llamado a convertirse en el de mayor contenido estratégico en el camino de la guerra revolucionaria.

El trabajo fue al inicio fundamentalmente político, de propaganda con presencia armada. Se logró extender la corriente de simpatía entre la población campesina, especialmente en la sierra. Paralelamente se desarrollaban tareas de preparación combativa y exploración del terreno. Lo que provocará que tanto en la sierra como en la selva se incorporen masivamente compañeros a la fuerza militar.

En el caso de la sierra de octubre del 88 a enero del 89, es decir, a los inicios de la instalación de los destacamentos, los enfrentamientos no serán con las fuerzas represivas sino contra SL. Desde mucho antes, como parte de su política obtusa y sectaria, habían desatado una campaña de calumnias con sus consabidos sonsonetes. Pero además SL cometía toda clase de abusos contra la población campesina, asesinando a dirigentes que se negaban a colaborar con sus prácticas destructivas y homicidas. Se logra desplazarlos y aislarlos de la población produciéndose golpes militares sustantivos; estas acciones fueron fogueando a los combatientes y le procuraron a los destacamentos una mayor cohesión y combatividad. En la selva se desarrolla de manera sostenida la estructura miliciana pero sin tener experiencia combativa en esta fase.

En marzo se atacan objetivos enemigos para habituar a los destacamentos en enfrentamientos contra la policía y el ejército, así como para reforzar la moral combativa de los compañeros.

“CON EL AMAUTA A LUCHAR HASTA VENCER”

En el mes de abril coincidiendo con un nuevo aniversario de la muerte de José Carlos Mariátegui, la Dirección diseña una campaña político-militar a efectuarse a nivel nacional, la denomina CON EL AMAUTA A LUCHAR HASTA VENCER. Consistiría en movilizar una parte importante de nuestras fuerzas a lo largo y ancho del país. Se trataba de poner en tensión a unidades milicianas, comandos y columnas guerrilleras. La acción más importante estaría a cargo del Frente Central y consistiría en la toma de una importante ciudad como Tarma.

La campaña se inició el 15 de abril en Cajamarca cuando unidades milicianas atacan el local de Hidrandina que convocaba el rechazo de la población por lo excesivo de sus cobros.

El 17 de abril las unidades milicianas de Chimbote atacan el local de SENAPA en protesta también por las tarifas abusivas. Y el 23 en el mismo Chimbote grupos milicianos actuando sincronizadamente hicieron estallar cargas explosivas en instituciones burocráticas estatales caracterizadas por su incidencia en el alza de los de los precios de los alimentos para el pueblo.

El 24 de abril en Trujillo actuando milicianos y comandos de manera simultánea atentaron con explosivos diversos objetivos del gobierno y atacaron con fuego de fusiles automáticos la estación PIP de la Urb. San Andrés.

En Chepén, el mismo día, milicianos atacaron con explosivos un banco de la localidad.

Como parte de la campaña, el 25 de abril unidades guerrilleras del Frente Oriental ocuparon la ciudad de Contamana, capital de la provincia de Ucayali, departamento de Loreto. El puesto policial fue rendido capturándose a los represores y recuperándose armamento. Los edificios de ENCI y ECASA fueron tomados y los cereales, insumos y semillas distribuidos entre la población. Se realizó después una asamblea popular en la que los pobladores manifestaron su simpatía por el MRTA y la revolución. Después de cinco horas las unidades guerrilleras se replegaron ordenadamente, sin bajas. Se recuperó armamento y gran cantidad de municiones. El 27 de abril el Frente Nor Oriental toma la localidad de San José de Sisa. Después de una hora de combate fue ocupado el puesto de la Policía Nacional reduciéndose a sus efectivos. Se realizó una asamblea popular y después de cuatro horas de confraternizar con la población las unidades guerrilleras se retiraron.

Se recuperó armamento y gran cantidad de municiones y botas.

El 27 de abril en Huacho, provincia de Huaura, unidades milicianas coparon simultáneamente los poblados de Vilcahuara y Manco Cápac realizando pintas, volanteos y asambleas populares. Al mismo tiempo otras unidades milicianas recuperaron camiones con víveres que fueron repartidos entre la población de ambas localidades.

En Lima, el 1 de mayo, unidades guerrilleras urbanas del MRTA ocuparon el puesto policial de la Tablada de Turín, ocasionándole bajas al enemigo y recuperándose armamento; simultáneamente grupos milicianos bloquearon la avenida Pachacútec para facilitar la retirada del comando. En esta acción perdió la vida un combatiente, Sergio Ayquipa, compañero obrero de gran experiencia gremial y militar. En recuerdo a su trayectoria ejemplar, la unidad militar que construyó el túnel y rescató a los compañeros de la cárcel de Canto Grande se denominó Pelotón de Fuerzas Especiales Urbanas SERGIO AYQUIPA RAMOS, como parte de las Fuerzas Especiales Osler Panduro.

MOLINOS: SEÑORES DE LA VANGUARDIA

La acción mayor de esta campaña, el golpe principal, recayó en la guerrilla asentada en el Frente Central. Les fue destinado un operativo de envergadura, la ocupación de la ciudad de Tarma. Por la complejidad del ataque debían juntarse parte de los destacamentos que actuaban por separado en la selva y sierra central hasta conformar una columna. La misma que al mando de Miguel Córdova Córdova y José Porta Solano, comandantes de la selva y de la sierra respectivamente, debían marchar hacia Tarma.

Las unidades guerrilleras que operaban en la selva se desplazan entonces hacia la sierra. Lo hacen por rutas no exploradas lo que exigió extender la marcha provocando en los combatientes un desgaste excesivo. Por eso al llegar al punto de reunión no sólo no estaban aclimatados a la altura sino en deficientes condiciones físicas.

Por otro lado uno de los destacamentos que esperaba la llegada del otro contingente se convierte en la zona en una presencia difícil de pasar inadvertida.

Asimismo los compañeros de la ciudad son testigos de un enorme despliegue del enemigo en tropas frascas, armamento, pertrechos, que llegan de Lima y no pueden alertarlos porque no había comunicación con la columna.

Existen varios factores adversos que aconsejaban suspender el operativo. Los compañeros de la columna no eran ajenos a este conocimiento. Es más, cuando se reúnen los mandos y evalúan las condiciones, son conscientes de esos hechos pero en una demostración de su alta moral combativa, de ese extraordinario convencimiento que en nuestro horizonte no hay imposibles para un tupacamarista, se decide seguir. Vencer las dificultades. No hay nada capaz de arredrar a un guerrero del MRTA cuando se trata de cumplir con una tarea, cuando se trata de coronar una misión del MERTA. Solamente la autoridad de un miembro de la Dirección Nacional pudo haber detenido o suspendido la acción.

La columna fue sorprendida en la madrugada del 28 de abril de 1989 por tres compañías reforzadas de la División de Fuerzas Especiales en las pampas de Molinos, cuando viajaban en dos camiones hacia Tarma.

Se entabla un desigual combate donde 70 aguerridos tupacamaristas enfrentan a estos militares de élite, 400 efectivos excelentemente equipados y especialmente preparados y entrenados en lucha contrasubversiva.

En el combate se le hizo al enemigo más de 60 bajas entre muertos y heridos. El comunicado oficial del ejército cínicamente reconoció una decena; obviamente no les convenía aceptar tantos muertos y heridos producidos por una fuerza irregular desproporcionadamente pequeña comparada con la envergadura y magnitud en hombres y equipamiento como las que desplegaron, más aún cuando los guerrilleros no huyeron, no se desbandaron ni dispersaron, sino que tomaron posiciones y no obstante la enorme superioridad material del ejército, decidieron enfrentarse.

La mayor potencia de fuego y la abrumadora cantidad de hombres así como la llegada de helicópteros artillados, terminaron imponiéndose. Sesenta cuerpos de heroicos combatientes tupacamaristas entre los que se encontraban dos bolivianos internacionalistas quedaron sin vida en las pampas de Molinos. Cuerpos de heridos y prisioneros que fueron después rematados con tiros a la cabeza y desgarrados con bayonetas. Ni siquiera detuvieron su feroz encarnizamiento ante cerca de una decena de guerrilleras heridas, desarmadas, a las que liquidaron sin piedad, sin importarles su condición de prisioneras y menos aún de mujeres.

Pero diez compañeros luego de varias horas de intenso fragor combativo lograron romper el cerco y ayudados por la población se replegaron hacia su campamento.

Pero las hienas uniformadas después de su demencial orgía se lanzaron por más sangre y arrasaron los distritos aledaños, asesinando ancianos, jóvenes, mujeres y niños en Julcán, Yauli, Curimana, Quero y Masma. Civiles indefensos a los que después consignaron en sus comunicados como guerrilleros muertos en acción.

Apenas transcendió a la opinión pública la batalla de Molinos, el Presidente de la República, Sr. Alan García, viajó inmediatamente a Huancayo y alborozado felicitó a los militares. Pero ¿qué es lo que realmente les reconocía a estas fieras cobardes, miserables? Porque en esta batalla el arrojo, el valor, la heroicidad, no estuvo de lado del ejército, sino de los tupacamaristas.

Lo que AGP avaló con su investidura y pletorragia verbal no fue por cierto la temeridad que no tuvieron estas hienas sino los increíbles desmanes cometidos contra guerrilleros heridos y prisioneros, así como también avaló las desorbitadas tropelías de estas hordas aterrorizando y asesinando a la población civil. Es decir el mismísimo presidente propiciando y estimulando en los militares este comportamiento ruin y despiadado.

Cuando se conocieron los hechos y se desnudó en su más descarnada crudeza los pormenores de esta vileza perpetrada por el ejército y auspiciada entusiastamente por el gobierno aprista, el pueblo se indignó. Pero las masas carecen de canales de expresión. Sin embargo, la mayoría de periódicos, revistas y demás medios de comunicación se hicieron eco de los infundios arrogantes, de la altisonancia palabrería hueca que el demagogo presidente perifoneaba.

Ni siquiera IU se pronunció ante esta barbarie. No porque le exijamos que piense o actúe como nosotros, sino porque las fuerzas militares de este Estado cometieron una repudiable desmesura que humilla principios fundamentales que no solamente son rechazados por la Convención de Ginebra y por nuestra Constitución, sino porque estos actos execrables de repasar guerrilleros y asesinar y aterrorizar a la población civil como parte de la metodología contrainsurgente, son un escándalo para cualquier conciencia.

Solamente voces aisladas como la de un articulista conservador como es Patricio Ricketts Rey de Castro emplazó al gobierno desde su columna en el diario “Expreso” (5 de mayo 1989), con punzantes interrogantes:

“¿Cómo murió esa gente? ¿Cómo perdió la vida cada una de esas personas? ¿Dónde cayeron? ¿De qué manera? ¿Qué hizo su muerte absolutamente inevitable? ¿Cuáles fueron los impactos de bala que causaron esas bajas? ¿A qué distancia? ¿De qué armas? ¿Con qué autorización se levantaron los cadáveres? ¿Quiénes los ordenó tal como los mostraron al país? (…) ¿Qué ocurrió esa terrible mañana en los dulces campos de la campiña jaujina, que el sol empezaba a acariciar? No lo sabemos, nadie se ha tomado el trabajo de explicarlo…”

Desde el otro extremo político, Carlos Urrutia escribió en “La República” el 3 de mayo de 1989:

“Qué fácil resulta apoyar a las FF. AA. cuando yacen en el piso los cadáveres de más de 60 jóvenes. Habría que preguntarse qué oportunidades le ofreció este Estado, y más aún este gobierno. Evidentemente, en los Molinos se aplicó la pena de muerte que nuestra Constitución no contempla, de otro modo es inexplicable que no haya ningún herido, ningún detenido, como sí hubo del lado de las Fuerzas Armadas”.

Esta conducta homicida de los militares no son simples excesos. Es parte inherente de su estrategia contrasubversiva: matar, destruir, arrasar, aterrorizar, ese es el pensamiento guía de las fuerzas represivas. Estas decisiones fueron tomadas en el nivel más alto, entre el Ejecutivo presidido por Alan García y la jerarquía militar en sus instancias del Ministerio de Defensa como del Comando Conjunto cuando quien las jefaturaba era el General E. P. Enrique López Albújar.

La batalla de Molinos demostró no sólo la intrepidez de estos combatientes hombres y mujeres sino la extraordinaria talla moral del tupacamarista. Tenían una tarea asignada y no obstante las dificultades fueron adelante evidenciando una mentalidad de arrojo, de combatividad, de ofensiva; de sobreponerse a las carencias, los contratiempos, es decir, eran simplemente, compañeros de vanguardia.

CONMEMORANDO CON IRA

Al cumplirse el primer mes de la batalla de Molinos, “Día del heroico combatiente tupacamarista”, se realizaron diversas acciones.

En Huancayo a pesar del estado de emergencia se celebró una misa seguida de una romería al cementerio de Jaula, con la participación de familiares de los caídos y organizaciones populares y políticas. En el cementerio se izó una bandera del MRTA y otra fue lanzada al viento atada a dos palomas.

El 28 de mayo se ofició una misa y marcha popular por la plaza Constitución hasta el cementerio de Huancayo, portando banderolas y una corona con las siglas del MRTA.

El 29 a las 21:30 hrs. un comando tupacamarista atacó con un cochebomba el cuartel militara de Jauja.

En Lima, el 5 de mayo a las 21:30 un comando urbano colocó un cochebomba en el cuartel San Martín en Miraflores, donde previamente se había pintado “Y no podrán matarlos”, desafiando la rígida vigilancia militar. Simultáneamente unidades milicianas bloquearon el tránsito en la Av. del Ejército repartiendo volantes, haciendo pintas y facilitando la retirada del comando.

Se realizan también actos de masas con presencia armada. En Arequipa se ataca con explosivos locales del partido oficialista. Se toman tres radios simultáneamente y se propalan mensajes a los héroes de Molinos.

A pesar que en el centro quedamos seriamente disminuidos el revés en Molinos no nos desarticuló completamente. En el mes de junio se ataca un puesto policial en el distrito de Palca, Tarma, quedando gravemente herido un sargento y el resto de la dotación policial huye.

La columna guerrillera “Alcides Reátegui” del Frente Nor Oriental ocupó la localidad de Pacaysapa luego de rendir el puesto policial recuperándose gran cantidad de armamento y pertrechos de guerra. Posteriormente fue hecho prisionero el presidente de CORDESAM, Demetrio Tafur, militante aprista.

Un destacamento del Frente Nor Oriental atacó con fuego de fusilería y mortero el cuartel del Ejército en la localidad de Ramón Castilla, departamento de Loreto.

EN SOLIDARIDAD CON LOS TRABAJADORES

El 25 de julio comandos con apoyo miliciano ocuparon parte de la Av. Sucre en Pueblo Libre y de manera sincronizada atacaron cuatro bancos, la compañía peruana de teléfonos, el cuartel militar Bolívar y la comisaría, a la vez que diversos grupos embanderaban la avenida. Este operativo se realizó en solidaridad con los gremios en conflicto. Los combatientes que participaron directamente en l ataque se retiraron sin contratiempo.

La respuesta del enemigo fue brutal, desmedida. Tres milicianos que se encontraban por los alrededores fueron capturados antes de las acciones por gorilas del Ministro del Interior, Agustín Mantilla, que vive en la zona. Fueron fríamente asesinados por orden del Ministro. Asimismo dos muchachas del vecindario asomaron su curiosidad al escucharse el tiroteo y también las asesinaron. Estas chicas jamás tuvieron relación alguna con el MRTA.

Como represalia por estas muertes se atacó un patrullero de las Águilas Negras causándoles bajas y dejando el vehículo seriamente averiado.
Los mineros inician en agosto otra huelga indefinida y milicianos del MRTA atacan las oficinas de las compañías mineras “Austria Duvaz”, “Atacocha” y “buenaventura”.

Con respecto a esta huelga se realiza un intenso trabajo de solidaridad y propaganda. Se impulsa la autodefensa minera. La huelga obtiene una victoria parcial.

El 14 de setiembre murió inesperadamente Osler Panduro Rengifo, víctima de una enfermedad fulminante. Compañero de ejemplar trayectoria. Era un mando querido y respetado. Su absoluta entrega al proyecto tupacamarista. Así como su dedicación y desprendimiento en el intenso trabajo revolucionario fue minando su salud. Pero más pudo su visión justiciera contra una sociedad que diariamente aniquilaba millones de peruanos y prefirió la labor diario, tesonera. Era miembro del Comité Ejecutivo y Comandante del Frente Nor Oriental.

LA CAPTURA DE HÉCTOR DELGADO PARKER.

Un comando del MRTA realizó en octubre una acción que conmocionó al país. La captura de Héctor Delgado Parker. Las clases dominantes, los empresarios, se sintieron aterrados, desvalidos, comprobaban que sus férreos y aparentemente invulnerables sistemas de seguridad podían ser desbaratados por la audacia y la decisión del MRTA.

Héctor Delgado Parker es un magnate que pertenece a un clan que amasó una cuantiosa fortuna explotando el área de la radiotelefonía y la televisión. Pero no sólo es poseedor de una de las cuentas bancarias más jugosas sino que su poder lo extendió también al plano político.

Amigo personas, íntimo de Alan García se convirtió en su compadre y asesor. Fue una de las cabezas que diseñó la estrategia antisubversiva en los medios de comunicación, la llamada guerra sico-social coordinaba con los manados de las FF. AA.

Perteneciente al entorno del presidente fue parte de muchas de las decisiones antipopulares que comprometieron la economía y la seguridad del movimiento social. Participó activamente en las negociaciones de los aviones “mirage” con el gobierno francés, en una supuesta reducción en lo que no fue más que un carrusel que dejó ganancias para quienes estuvieron en las tratativas.

En las investigaciones realizadas en el tiempo que estuvo prisionero en las cárceles del pueblo se comprobó el incremento de su capital aprovechándose del Estado.

La mañana de su apresamiento viajaba en un auto especialmente blindado, a prueba de balas y creía que también a prueba de secuestros. Lo acompañaban su personal de seguridad, el chofer y otro que viajaba a su costado, ambos armados.

Fue interceptado en el barrio de Santa Beatriz, a pocas cuadras de Panamericana Televisión, canal de su propiedad. El comando actuando de manera firme, segura, rápida, detuvo el auto, un combatiente arremetió contra uno de los cristales blindados con una comba y por la grieta abierta se aniquiló al chofer que había empezado a disparar y se hirió al guardaespaldas. El mismo Héctor Delgado abrió la puerta del bunker rodante y se entregó.

El país no salía de su estupor. Los de arriba condenaban, se desgarraban las vestimentas, lamentaban, chirriaban. La policía, como siempre, haciendo el ridículo, “identificando plenamente a los plagiarios” en complicidad con revistas que pretenden seriedad pero que son parte de la campaña sico-social que mienten, inventan con malevolencia y distorsionan. Pero los de abajo, los explotadores, los in voz, los humillados, los ofendidos de siempre, se sintieron reivindicados.

Alan García sintió que esta captura lo removía profundamente. No tanto por la estima que pudiera tenerle a HDP sino porque era un golpe claramente dirigido contra él. Así lo entendió. Qué no hubiera dado por ubicar a los captores. Pero esta fue también otra de las acciones donde el MRTA le hizo paladear al presidente la hiel del fracaso, de la impotencia, de la derrota.

Pero esta fue una captura principalmente política. El tener en nuestras cárceles a uno de los hombres más poderosos del país nos permitía mejores posibilidades para llegar con propuestas directas a todo el Perú. Desde un comienzo reconocimos la autoría del operativo. Y para subrayar aún más los propósitos iniciamos al respecto una campaña de pintas y pegatina de afiches.

Los Delgado Parker dueños de una amplísima red de radios en casi todo el territorio y poseedores de uno de los canales de TV más importantes con mayores adelantos tecnológicos que cubren también casi todo el país contaban, en consecuencia, con los medios de comunicación que debía facilitarnos llegar con nuestras propuestas.

Se consiguieron varios espacios tanto en radio como en TV con temas propuestos por el MRTA que no eran oficialmente tomados en cuenta y que tenían que ver con el movimiento popular. En algunos casos participaron compañeros de nuestra organización pero en general abrimos la tribuna para que dirigentes gremiales y políticos de izquierda expusieran sus preocupaciones.

Los mayores logros fueron la difusión de una larga entrevista al Comandante Rolando cuando estuvo bajo encierro en el penal de Canto Grande que la propalaron en horario estelar. Asimismo la difusión de un videocassett donde aparece Néstor Cerpa a nombre de la Dirección Nacional dirigiendo un mensaje sobre la coyuntura electoral.

OTRO NOVIEMBRE TUPACAMARISTA

El MRTA planteó el voto viciado para las elecciones municipales de noviembre del 89. En realidad IU no aparecía como alternativa municipal ante la derecha. Algunos alcaldes y concejales de IU se habían esforzado en cumplir roles realmente lamentables. No solamente no se diferenciaron de anteriores administraciones sino que cayeron en la “argolla”, la corrupción y el nepotismo. Desprestigiando no sólo a su frente sino a la izquierda legal en general.

La presencia de la izquierda en las alcaldías no permitió acumular fuerzas, y desde un plano estrictamente electoral no significaron ningún cambió a otras gestiones edilicias.

La misma campaña electoral de IU fue totalmente anodina, sin imaginación, sin filo político, pretendiendo llegar en base a consignas pasivas. En esas condiciones y considerando que en las elecciones municipales no se resuelven problemas fundamentales, optamos por el planteamiento del voto viciado. La propuesta, además, fue tardía.

El resultado electoral fue sorprendente. El triunfo lo obtuvo un independiente. Un empresario vinculado a la radio y la TV cuyos horizontes culturales no van más allá de las teletones y la jera futbolera. Con un lenguaje que tiene más de compadrito de barrio que de político tradicional se llevó de encuentro a candidatos avezados y con experiencias. Fue un anuncio para los comicios generales.

La ciudadanía demostró que estaba harta de los políticos profesionales incluida la izquierda y en cierta medida expresaban también su cansancio por una democracia que en 10 años sólo había servido para empeorar sus condiciones económicas y sociales.

A pesar que Lima está prácticamente sitiada por el ejército y bajo intenso control policial, el MRTA recordó los 209 años de la gesta de Tinta con embanderamiento en diferentes puntos de la capital y de otras ciudades del país.

Un comando incursiona en el local de la Sociedad Nacional de Industrial y destruye parte de sus instalaciones.

En el centro el reagrupamiento se hace de manera más sostenida y se notan signos de recuperación; los compañeros toman pueblos, embanderan ciudades y se realiza una intensa campaña de pintas.

En solidaridad con el pueblo salvadoreño y su vanguardia el FMLN un comando atacó la embajada de El Salvador.

El 22 de noviembre un destacamento guerrillero tomó la localidad selvática de Pacaysapa; en el enfrentamiento se le hacen varias bajas a la policía.

En diciembre se realiza una campaña de repartos por navidad en diferentes lugares del país. En Lima se saquea Monterrey y en un operativo en el mercado la Aurora es capturado un compañero estudiante de San Marcos, Alejandro Pariona y la DOES lo asesina.

EL ESPECTRO DE MÁXIMO VELANDO

En el Frente Oriental el trabajo se extendía aceleradamente entre la población nativa. Los combatientes eran aceptados, escuchados en las etnias ashaninkas y muchos jóvenes por propia iniciativa se enrolaban y participaban en las actividades de la columna. Otras etnias eran más recelosas, cautelosas, pero no existía animadversión ni rechazo.

Hasta que a la columna llegó la información que un cuarto de siglo atrás se había cometido un delito contrarrevolucionario. Máximo Velando, uno de los altos dirigentes del MIR en las guerrillas del 65, había sido delatado y entregado por Alejandro Calderón al ejército que lo asesinó.

Quien estaba al mando de la columna actuó de manera esquemática, irresponsable, aplicando rígidamente un criterio que en las circunstancias concretas, el fusilamiento, no tenía nada de sanción ejemplarizadora.

Menos aún cuando se toma la decisión sumariamente contra quien con los años transcurridos se había convertido en jefe de los ashaninkas del Pichis Palcazo. Esta muerte, como era lógico, es incomprensible para la idiosincrasia nativa, en cuyo universo Alejandro Calderón era una especie de gran padre.

Este gravísimo error derivó en que algunos ashaninkas se asimilaran a la estrategia contrasubversiva del ejército. El MRTA optó por replegarse para evitar enfrentamientos que hubiera causado muchísimas bajas entre los nativos y enfatizó en un trabajo más político en la zona. El mando que cometió tan grueso yerro sin medir sus consecuencias fue expulsado del MRTA.

LOS ERRORES DE IZCOZASIN

Con la finalidad de homogenizar política y militarmente a contingentes de jóvenes de reciente incorporación a las columnas se promueve una escuela rural. Con esta finalidad se juntan algunos destacamentos en Izcozasín.

Mientas se desarrollan las actividades llega la comunicación que patrullas del ejército se desplazaban por esos lugares. El mando, negligentemente, ignora o subestima el aviso y la escuela prosigue sin tomarse las necesarias previsiones para enfrentar eventualidades.

La escuela fue sorprendida por una de estas patrullas que atacó el campamento y causó algunas bajas.
En la evaluación se comprobó después los seriares errores cometidos por el responsable que ante las evidencias del enemigo merodeando por la zona no solamente no reforzó la vigilancia, sino que la descuidó, y ni siquiera elaboró un plan de defensa y/o retirada.

Estas omisiones significaron la muerte de varios compañeros y la pérdida de armamento. Pero significó también la orquestación de una vasta campaña publicitaria en algunos medios de comunicación esforzándose por mostrar a un MRTA debilitado, arrinconado, en proceso de dispersión. Mentían descaradamente, “La República”, por ejemplo, tituló que el MRTA había perdido más de 60 combatientes en Izcozasín y que el ejército logró recuperar un cuantioso arsenal sofisticado.

LA COYUNTURA ELECTORAL

Desde sus primeros meses 1990 aparece signado por una intensa avalancha electoral nunca antes una contienda eleccionaria había suscitado un espectáculo de tanto derroche y prodigalidad por parte de la derecha. La TV se vio literalmente abrumada, asfixiada, por un inverosímil torrente de spots políticos, básicamente del FREDEMO y particularmente de los candidatos del Movimiento Libertad.

Fueron, por otro lado, las elecciones más virulentas y agresivas que jamás antes el pueblo haya espectado. Esa derecha fredemista, hipócrita cultora de las buenas maneras cuando tiene los factores a su favor, no vaciló para aprovecharse de la “democracia” y remover el peligros pantano de viejas pasiones y azuzar oscuros atavismos como el racismo y el fanatismo religioso con tal de asegurarse el gobierno.

Incluso la mayoría conservadora de la jerarquía eclesiástica –demostrando así su mentiroso apoliticismo- se la jugó por el candidato fredemista. Era tan evidente sus simpatías que el máximo representante de la Iglesia, arzobispo Vargas Alzamora, manipuló los tradicionales sentimientos religiosos del pueblo promoviendo una procesión para enfrentar al supuesto candidato de los evangélicos.

La Dirección Nacional del MRTA evalúa el comportamiento del electorado en relación a los comicios municipales y percibe ese rechazo a la demagogia, asimismo las propuestas en curso, el FREDEMO que representaba a los sectores empresariales y monopólicos, aparte que habían prometido un shock económico letal; el APRA que era hasta ese momento la peor desgracia, la más infame plaga que asolaba nuestro desdichado país; y la IU que no solamente estaba dividida sino que era evidente su crisis no sólo orgánica sino programática. Y en cuanto al comportamiento de sus parlamentarios, habían algunos, los menos, que habían tenido un desempeño de acuerdo a las expectativas populares.

Considerando estos factores la Dirección del MRTA diseña una posición que recogiera desde el voto de protesta, viciando o sufragando en blanco, hasta el reconocimiento de estos pocos parlamentarios de IU que se habían distinguido por su honestidad y consecuencia, lo que debía permitir el subsiguiente apoyo electoral.

A la par que empiezan a trabajarse formas de participación electoral, se realizan acciones: en Huacho se atenta contra los domicilios de un oficial y un clase de la Policía Técnica (ex – PIP) y se ataca también el local de la Policía Técnica, por las torturas y desaparición de dos dirigentes gremiales de la zona.

También en esta localidad se ocupa la hacienda IBIS y se recuperan seis escopetas. Se toma también la cooperativa Caldera y se realiza una Asamblea Popular.

En Tarapoto se embosca una patrulla del ejército en el puente Bolivia, causándoles bajas, un capitán y varios clases.

En diferentes puntos del país la actividad armada prosigue con repartos, embanderamientos, ocupaciones de pueblos, locales, etc.

EJECUCIÓN DE LÓPEZ ALBÚJAR

Se mantiene la campaña del ejército a través de medios de comunicación distorsionando groseramente la situación del MRTA. Rolando está preso, el problema con los ashaninkas es deformado presentándolo como una guerra particular donde los nativos, según los embustes en forma de noticias, han desarticulado al destacamento guerrillero, el revés de Izcozasín tratan de aprovecharlo al máximo forzando caricaturescamente los hechos. Toda esta inmundicia persigue el deterioro de nuestra imagen en la conciencia popular y hacer creer a la opinión pública que el MRTA está en desbandada.

Es también en estas circunstancias que se decide la ejecución del ex Comandante General del Ejército y ex ministro de la Defensa, General Enrique López Albújar. El operativo estaba destinado a no dejar impune el bárbaro exterminio de los guerrilleros en Molinos. El MRTA no podía permitir esa bacanal sangrienta del repase de heridos y prisioneros así como de la indefensa población civil, que fue avalada y celebrada por el presidente; pero que fueron disposiciones acordadazas por los altos organismos castrenses cuando el General Enrique López Albújar las jefaturaza; y era también el Jefe Superior cuando ocurrió lo de Molinos.

La acción fue planificada teniendo en cuenta que siempre se movilizaba con un grupo de protección en su camioneta y otro vehículo que lo acompañaba con custodia armada. Coincidió que ese día los guardaespaldas no llegaron.

El comando se retiró sin contratiempos. Esta acción era también una evidencia que no estábamos desarticulados ni en retirada.

En enemigo cambió la táctica. Ya no estábamos agonizando sino más bien habíamos cambiado la línea, y pretendió nuestro desprestigio asociándonos con las crueldades de SL, sin tomarse por cierto el trabajo de señalar que la mayoría de las víctimas de SL son gente humilde, del pueblo.

A lo que contribuyeron algunos “estudiosos de la subversión” teorizando sobre la “senderización” del MRTA. Toda esta monserga sin fundamento quedó después relegada cuando nuestras propuestas y práctica demostró que la posición no había sufrido ningún cambio.

FUJIMORI: LA GRAN SORPRESA

En el mes de febrero la columna “Roger López” del Frente Oriental se enfrentó en Huanuco a una patrulla de la Infantería de Marina produciéndose 11 bajas entre muertos y heridos. Se recuperó armamento y pertrechos.

Una columna guerrillera toma el pueblo de la Picota en San Martín. Se redujo e inmovilizó a la Policía Nacional y atentó contra los locales públicos y las líneas de intercomunicación. Se colocaron cargas explosivas en el Banco Agrario y de la Nación. En la retirada se produce un enfrentamiento y el compañero “Juan” es capturado gravemente herido, y después de ser torturado es asesinado. Era el responsable del Frente Nor Oriental.

En Lima se atacó la embajada panameña en solidaridad con el pueblo panameño que sufría la invasión de los marines.

Se realiza una campaña miliciana contra los locales, afiches, paneles y propaganda en general del FREDEMO. Un grupo captura el local central del SODE, miembro del FREDEMO, reduciéndose a la seguridad que estaban armados y a todos los asistentes. Se hicieron daños de consideración en el edificio.

Las elecciones generales se convierten en una completa sorpresa. El candidato Fujimori Fujimori al que ningún analista político asignaba posibilidades, se convirtió en el principal animador al protagonizar un hecho realmente insólito, llegar en segundo lugar. Un desconocido en la política cuya ambición era un escaño de senador terminó convirtiéndose en un candidato de polendas para la segunda vuelta.

Sin programa, sin ostentosas inversiones en la campaña y agitando lugares comunes logró impactar en el subconsciente popular. Obtuvo así el voto independiente en los estratos medios y bajos de la población. Fujimori es producto de ese voto que rechaza las viejas formas de organización y acción política conocidas y a sus líderes sin excepción que en esta década de democracia burguesa condujeron este país hacia el despeñadero. Aquí no hace distingos de derecha o izquierda, para su impresión todos son iguales.

Es también el reconocimiento de nuevos sectores que habían irrumpido y que se expresaban de manera extra-legal, por fuera de la oficialidad. Ese Perú realmente profundo que en años, décadas de migración, había fusionado sus tradiciones, cultura, con las vivencias marginales urbanas produciendo un fenómeno que siendo básicamente social pugnó en las elecciones por su identidad.

En esta primera vuelta el electorado demostró su desconfianza por esa clase política a la que identificó como la causante de sus desventuras en estos diez años de democracia formal. Una clase política a la deriva, sin proyectos serios, demagógica, que ya no representa a la sociedad civil y que se han dedicado a saquear el Estado, a aprovecharse de su paso por el gobierno para satisfacción de sus intereses personales.

Estas elecciones fueron también un rotundo rechazo al programa de shock, a la doctrina liberal que el FREDEMO sectariamente enarbolaba.

En la segunda vuelta el Comité Ejecutivo del MRTA llamó al voto viciado o en blanco. El MRTA señaló, así consta en el VOZ REBELDE, que ninguno de los dos candidatos era alternativa para el pueblo. El APRA apoyó la candidatura de Fujimori e igualmente IU.

Para ellos Fujimori era una especie de “mal menor” con respecto al “monstruo del shock devorador” que representaba el FREDEMO. Sectores de IU se la jugaron afirmando incluso que estratégicamente era conveniente el apoyo a Fujimori porque debido a su inexperiencia y debilidad de su gobierno habría tiempo para reorganizar el movimiento popular.

El MRTA antes que Fujimori se sentara en Palacio de Gobierno dijo que también este candidato se vería obligado a recurrir a un ajuste durísimo, a una suerte de shock, por lo tanto había que viciar el voto.

Pero el MRTA no cuenta todavía con la suficiente fuerza ni la influencia como para que sus propuestas sean mayoritariamente acatadas. Sin embargo un 10% de los votantes prefirió rechazar estas elecciones sufragando en blanco y viciando el voto.

El contexto político y social de crisis permite aún la convivencia de elecciones y violencia porque la guerra revolucionaria no se encontraba aún lo suficientemente expandida. Pero esta misma crisis y la imposibilidad para resolver los problemas más esenciales en el marco de las llamadas democracias formales no solamente aceleran el desgaste de estas administraciones, sino que el deterioro es también del mismo sistema. Porque en períodos pre-revolucionarios donde se encuentra en curso una guerra revolucionaria que avanza inexorable, no es posible la estabilización de estos gobiernos supuestamente democráticos.

EL MRTA TAMBIÉN SE FORJA EN LAS CÁRCELES

En estos años de guerra revolucionaria han sido muchos los compañeros apresados y mientas este antagonismo histórico no culmine victoriosamente, los tupacamaristas seguirán poblando las cárceles del país, y no por un designio fatalista, sino porque es una eventualidad siempre presente, porque es parte de los “accidentes de trabajo” del revolucionario.

Teóricamente las cárceles deberían ser lugares de rehabilitación de los internos pero el sistema imperante tiene como objetivo la demolición progresiva de los valores humanos. Todo apunta al aplastamiento de la dignidad, a la animalización de las personas. Por eso las cárceles son junglas feroces que los internos como respuesta a ese sistema han creado de manera práctica otros códigos, otras leyes; también violentes, no escritas, pero que son asumidas, respetadas, y cuya violación implica la marginación o la muerte.

Tanto las autoridades como los encargados de la seguridad interna, llámese personal del INPE o de la Guardia Republicana, son abusivos, prepotentes, y fundamentalmente corruptos. Toda esta pandilla explota o tiene como fuente de apropiación de bienes o dinero en los internos o en sus familiares. Hay también, por cierto, escasísimas excepciones.

Ser encerrado en una prisión peruana es como sentirse abruptamente arrancado de la civilización y hundido en abominables cloacas, es sentirse empujado irremediablemente a ser uno más en aquella minúscula patria de la inmundicia donde todo es obsceno, agresivo, pestilente y donde se tiene la certeza de lo precaria que puede ser la vida.

Cuando el tupacamarista llega a prisión se encuentra con este submundo funcionando activamente. Lo primero que se siente es que la visión de las cosas se reduce, que hasta el lenguaje se degrada, bastan unas pocas fórmulas producto por lo demás de la jerga carcelaria para explicarse o responder a las rutinarias motivaciones de ese universo estrecho, enano.

El MRTA también en la cárcel tiene que proporcionar esa imagen del Hombre Nuevo, tiene que predicar con el ejemplo. Lo fundamental es mantener en alto la dignidad del revolucionario, la dignidad del tupacamarista. No ceder ante los atropellos de la GR y las autoridades, como tampoco ser víctimas de los reos comunes.

Es verdad que en la prisión el enemigo nos tiene a su merced. Estamos recluidos en una realidad cruenta especialmente construida por las clases dominantes para la liquidación física y moral. Las cárceles son también casamatas del enemigo. Pero eso no impide mantener muy en alto las banderas, el decoro y la ética tupacamarista.

El presidio es también una trinchera en esta guerra. Y en estas condiciones el MRTA mantiene no sólo su decisión de lucha sino que se enfrenta de manera organizada cuando las circunstancias así lo obligan.

La tarea principal es la formación ideológica y política, también la preparación física. La intensidad del trabajo en la calle casi no deja tiempo para la lectura, para el estudio sistematizado o para la creación sea esta política, literaria o cultural en general.

Pero estas actividades son parte del trabajo organizado. Aquí cumple un papel fundamental la disciplina. La programación de escuelas, charlas, discusiones, análisis sobre los materiales impresos que la organización haga llegar. Debe primar la actividad colectiva.

Parte de la disciplina y la mística es iniciar la jornada diaria formando marcialmente para homenajear nuestros símbolos, nuestros héroes y entonar el himno tupacamarista.

Los responsables tienen que ser vigilantes con el conjunto de compañeros para mantener la disciplina y la identidad partidaria. Ha ocurrido con algunos compañeros que por su lugar de procedencia o bajo nivel ideológico tienden a mimetizarse con los comunes, adoptan sus formas de hablar, gestos, actitudes. Esto de ninguna manera significa que debamos apartar a los militantes de estos internos, al contrario, es necesario tener buenas relaciones con los comunes y respetar sus costumbres siempre y cuando no interfieran para nada con nuestra organización.

Los familiares cumplen un rol fundamental. Son nuestro nexo con la realidad de afuera, es la vinculación con la calle, con la vida que bulle frenética a pocos metros de esos muros. Es obligación del compañero preso organizar a sus familiares para que la asistencia no sea individual sino básicamente colectiva.

En el penal “Castro – Castro” donde estuvo el mayor contingente tupacamarista el grado de organización llevó incluso hasta la publicación clandestina de un vocero de los presos que se publicaba quincenalmente, llamado TUS MURRITOS CAERAN, en número de 100 y que se distribuía en todos los pabellones. El planígrafo, los sténciles la tinta y demás utensilios fueron camuflados de tal manera que ninguna de las requisas que la GR emprendió contra el pabellón, pudo encontrarlos.

Es mejor un tupacamarista libre que preso. Por eso los compañeros al caer no se resignan a tener que pasar varios años en reclusión. Están ávidos por encontrar formas de evasión. Y saben también que el MRTA no olvida a sus presos. Que a pesar de la vigilancia y sus sistemas de seguridad es posible escapárseles de las manos.

9 DE JULIO: DÍA DE LA DECISIÓN POR LA LIBERTAD TUPACAMARISTA

Los avatares de la guerra lleva a que muchos compañeros mueran, desaparezcan o sean detenidos. Desde que insurgimos con las armas en la m ano y con el crecimiento de nuestra organización por casi todo el país, las cárceles del Perú fueron albergando combatientes tupacamaristas.

Pero era en el penal “Castro-Castro”, más conocido como Cantogrande, donde se encontraban recluidos la mayor cantidad de presos y también los de mayor responsabilidad, incluyendo al Comandante Rolando.

Esta prisión fue construida con todos los adelantes de la técnica moderan carcelaria para prevenir e imposibilitar cualquier intento de evasión. Edificada en unos arenales descampados y encajonada contra unos cerros pelados, pedregosos, era la cárcel más segura del país. Cuando fue inaugurada se la consideró de máxima seguridad y aplicó un estricto régimen cerrado.

En 1986 hubo un primer intento de fuga del MRTA que fue trabajado desde adentro. La treintena de combatientes que había en esos momentos se turnaban por grupos para ingresar al ducto del pabellón y chapaleando entre los excrementos avanzaron un subterráneo al que dotaron de luz y un pequeño ventilador. Cuando habían progresado y faltaban algunos metros para sobrepasar el muro perimetral, fueron descubiertos en julio de ese año.

Como hubo otros intentos similares por internos comunes, la Guardia Republicana revisaba periódicamente las instalaciones lo que imposibilitaba la repetición de la experiencia desde el penal.

Es política del MRTA no abandonar a sus miembros y menos aún a sus presos. Dentro de la línea de recuperación de cuadros y militantes se alquiló a mediado del 87 una casa situada en una urbanización popular de Cantrogrande.

El proyecto de salida era sólo conocido por parte de la Dirección y un reducido número de compañeros que fueron destacados para este trabajo.

Fueron tres años arduos durante los cuales los tupacamaristas siguieron cayendo sin saber que al otro lado un grupo de combatientes arañaba las entrañas de la tierra construyendo el largo túnel de la libertad.

El 9 de julio cuando el más infame de los gobiernos que se recuerde se aprestaba a retirarse, el aprista, la utopía se materializó en un alucinante túnel de 332 mts. que penetró el penal eludiendo todos los sistemas de seguid y permitiendo el retorno a sus trincheras de lucha de 47 guerreros.

Fue el más duro y contundente golpe político contra Alan García y los apristas en las postrimerías de su desdichada gestión.

Y por cierto luego de esta audaz salida donde no hubo ni muertos ni heridos, acción que por su limpieza y eficacia asombró no sólo al país, las clases dominantes, como siempre, babearon su irremediable mezquindad. Pigmeos mentales que sufren el endémico y aplastante complejo de inferioridad, quisieron amenguar el extraordinario impacto de la fuga en la conciencia popular retaceando roñosamente el esfuerzo paciente de los compañeros que construyeron el túnel hacia la libertad.

Mediante sus diarios y revistas argumentaron –o más bien mintieron- sin fundamento ni consistencia que hubo técnicos o ingenieros ecuatorianos o colombianos. Falta de imaginación o embotada por su rabia hepática. Absurdo que en un país minero, con cientos de especialistas en túneles, tengamos que recurrir a aquellos extranjeros donde justamente no existe esa experiencia.

Las clases dominantes saben que el MRTA planificó y construyó el túnel por donde en un acto de osadía sin límites en este país rescatamos a todos los combatientes presos en Canto Grande. Pero urdiendo otro infundio, la supuesta colaboración del APRA en la fuga. Este operativo significó no sólo un categórico golpe político al PARA sino una de sus peores humillaciones. Para el megalómano Alan García esta fuga no sólo le destiño y arrugó la majestad sino que en sus fueros más íntimos debió haber sentido la furia del ultraje, la brasa de la afrenta. El Ministro del Interior, el siniestro Agustín Mantilla quedó en el más absoluto ridículo pues a pesar de su aparatoso despliegue policial no logró capturar a ningún evadido, y vio frustradas y deshechas sus ambiciones de mantenerse en el cargo con el gobierno de Fujimori.

Finalmente no interesan lo que digan o que digan lo que quieran. Así enmascaran o subliman sus rabietas, su impotencia, su mediocridad. Que griten, alardeen y mientan en tanto aún poseen el poder y manipulan sus medios de comunicación. Porque el MRTA al margen de estas inmundicias avanza, crece, se extiende.

Somos como el túnel. Sólo que ahora atravesamos esta sociedad y sus instituciones caducas, carcomidas. Un anónimo ejército de topos que con la paciencia infinita que te da saber que tienes la razón organiza y se multiplica de manera clandestina. Pero este largísimo, tesonero túnel que construimos desde el 1° de marzo de 1982 le procurará la libertad no a un puñado de combatientes sino a todo su pueblo cuando asuma su destino, se convierta en protagonista de su propia historia y arrase con los Belaúnde, los García, los Fujimori y emergiendo triunfales por la boca de este túnel, atrapen el poder con sus manos ásperas, definitivas.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS… PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!

APENDICE
DEL
CAPITULO
VII

CARTA AL CARDENAL

LIMA, 26 DE MARZO DE 1989
Sr. Cardenal
Juan Landázuri Ricketts
Primado de la Iglesia Peruana

La Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, habiendo escuchado con suma atención vuestro mensaje a los cristianos con motivo de la Semana Santa, donde usted ha hecho una reflexión en torno al problema de la violencia en el país y ha hecho un llamado a las organizaciones alzadas en armas, consideramos importante hacerle conocer nuestra opinión y nuestras propuestas al respecto.

La violencia en el Perú no es originada por las organizaciones alzadas en armas, tiene bases estructurales y acumulación de centenares de año. Esta violencia, siempre ha tenido una solo víctima el pueblo pobre.

Existe una violencia consuetudinaria y de efectos horribles para las mayorías nacionales. Es violenta la forma como fueron despojados las tierras de los campesinos por hacendados y gamonales y ha sido por violencia que fue sostenido ese despojo, millones de campesinos peruanos han sido asesinados por reclamar ese derecho a la tierra; es violencia que ese campesino que trabaja de sol a sol la tierra, reciba de manos de los grades comerciantes un pago por sus productos que no cubre siquiera sus gastos que tanto en insumos como equipos se eleva diariamente; es violencia lo que encuentran lo pobres del campo que empujados por la miseria marchan a las ciudades con la esperanza de sobrevivir bajo cualquier forma de subocupación y son perseguidos por policías y municipales por querer ganarse el pan. El violencia que mientras millones de peruanos que trabajan produciendo la riqueza en los surcos de la tierra. Los socavones de las minas, las máquinas de las fábricas, en los escaparates y oficinas, van desesperadamente empobrecer sus hogares, mientras que un puñado de grandes monopolios se enriquecen sin límites con esa miseria.

Es violencia que centenares de miles de niños hayan trabajado y trabajen desde la más tierna edad como único medio para sobrevivir, mientras que unos cuantos dan de comer carne de primera a sus perros, y derrochan la riqueza producida por los padres de esos niños. Es violencia criminal los centenares de miles o millones de niños que han muerto y mueren por enfermedades bronquiales, diarreas, meningitis, fiebres infecciosas, tuberculosis, etc. porque no hay lugares donde curarlos y donde existen hospitales sus padres no tienen dinero con que curarlos y carecen de defensas naturales por la deficiente alimentación. Es violencia el racismo –no aceptado oficialmente pero si practicado diariamente- contra quienes tienen en sus venas sangre india, negra o china, y donde matar un indio es casi igual que matar un animal. Es violencia negar y reprimir a quien exige sólo un pedazo de arenal donde vivir, para entregárselo –con apoyo creditito del Estado- a las grandes urbanizadoras. Es violencia lo único que encuentra el pueblo en el actual estado y orden de cosas en el Perú.

Toda esta situación se ha agravado en extremo por la crisis del sistema que ya lleva casi 15 años. Esa violencia consuetudinaria ni la crisis ha sido originada por la subversión. Esta situación es originada porque el Perú, país inmensamente rico y privilegiado por la naturaleza, ha sido permanentemente saqueado desde hace más del 450 años de cuanta riqueza ha sido descubierta (oro, plata, minerales, guano, salitre, petróleo, caucho, harina de pescado, alimentos, lana, maderas, etc.) por los colonialistas primero y los imperialistas después y con beneficio para un puñado de ricos peruanos que han vendido la patria a cambio de migajas. Esta crisis es resultado de un sistema donde a costa del trabajo de todos se enriquecen unos cuantos, de un sistema que hace del hombre, el lobo del hombre.

Contra esta situación el pueblo protestó y sigue protestando permanentemente usando todos los medios “pacíficos” a su alcance (memoriales, solicitudes, pliegos, diálogos, negociaciones, etc.) y sólo ha encontrado la más absoluta indiferencia. Cuando agotado estos medios ha apelado al uso de legítimas formas de lucha (huelgas, paros, movilizaciones, tomas de tierras, de fábricas, de poblados, etc.) y entones la respuesta ha sido y es, la represión brutal y el crimen impune. La violencia institucionalizada en las fuerzas Armadas y Policiales sólo sirve a la causa de los explotadores, ellos garantizan un orden injusto, un orden de hambre, miseria y muerte.

Durante la historia Republicana centenares de miles de peruanos que reclamaban sus derechos han sido asesinados por la acusación de subversivos, por reclamar las tierras y resistir con la fuerza si era necesario a los abusos y la represión, las recientes víctimas de esa larga cadena son las decenas de ronderos y campesinos asesinados en Cajamarca y Pucallpa. No eran subversivos los miles de hombre y mujeres, niños y ancianos asesinados en las comunidades arrasadas por el ejército y marina en las zonas de emergencia por ser sospechosos por la única razón de ser pobres e indios. No eran subversivos los miles de obreros encarcelados, torturados, mutilados, baleados, ciegos por perdigones, asesinados y desaparecidos por sólo exigir sus derechos; tampoco lo son los pobladores masacrados por defender el derecho y trabajar un suelo para vivir en su patria. No son subversivos, pero sí víctimas, todo aquel que sea pobre y reclame.

Ante estas injusticias y crímenes no se puede pedir pasividad al pueblo, porque eso es amarras a la víctima para facilitar el golpe del agresor, porque eso es ser cómplice de todos estos abusos y crímenes, porque eso es negar el principio básico de los derechos humanos que es el derecho a la vida. No se puede en nombre de la violencia respaldar a quienes ejercen la violencia más salvaje contra la absoluta mayoría de los peruanos. La Alta Jerarquía Eclesiástica no debe tomar partido por los ricos contradiciendo las propias enseñanzas de Cristo que dijo un día: “Más fácil será que entre un camello por la cabeza de una aguja que un rico al reino de Dios”, que fue asesinado precisamente en una semana como que se recuerda bajo la acusación de “subversivo” por el Imperio Romano con la complicidad de los ricos y los sacerdotes judíos; la alta jerarquía de la iglesia no puede dar la espalda al propio pueblo cristiano que es explotado y la víctima, salvo que quiera alejarse de ese pueblo.

Cansados de tanto abuso, dolor y sangre de nuestro pueblo, sus mejores hijos hemos optado por el camino de organizar su derecho a rebelarse contra toda esta opresión y abuso, la lucha armada revolucionaria es la preparación de esa rebelión, porque estamos convencidos que el pueblo tiene una salida, que es, tomar el poder en sus manos, recuperar nuestras riquezas, hacer justicia verdadera para conquistar la igualdad entre los hombres, para asegurar el futuro de nuestros hijos. Esto es el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, una organización compuesta por hombres y mujeres del pueblo, dispuestos a entregar lo único que verdaderamente tenemos, nuestras vidas, para que haya un mañana feliz; somos revolucionarios, somos patriotas, y no terroristas como pretenden los opresores, los verdaderos terroristas que han llenado de pavor y desesperanza a todos los peruanos. Por eso es que en las filas tupacamaristas están también miles de cristianos auténticos, y muchos de los cuales han regado con su sangre la causa del amor por lo pobres, allí se alzan a la eternidad los compañeros Alberto León Joya, Jefferson Amorotti, Zoila López, dirigentes de comunidades de base cristianas y caídos en combate entre muchos otros cristianos; por eso saludamos también a todos aquellos sacerdotes e incluso algunos obispos que han abrazado la causa de los pobres.

Lo que hay en el Perú, no es la violencia originada por un puñado de “delincuentes terroristas”, en el Perú se ha iniciado una Guerra Revolucionaria del Pueblo contra sus opresores. De un lado están los opresores quienes han vendido la patria, han oprimido violentamente a nuestro pueblo y que para defenderse han desatado un Guerra Sucia y Salvaje, y del otro lado están los revolucionarios y el pueblo que cada vez más concientemente se incorpora a esta guerra encabezada por el MRTA. Esta guerra, los revolucionarios la empezamos con las manos vacías y hemos arrancado las armas a los asesinos del pueblo para ejercer nuestro legítimo derecho a responder con la violencia revolucionaria a la violencia reaccionaria.

A pesar de saber que no hay otro camino que la guerra revolucionaria para alcanzar la justicia social (ya que las elecciones en el Perú siempre fue un mecanismo para engañar al pueblo con multimillonaria propaganda y lobos vestidos de cordero en campaña electoral) el MRTA no ha escatimado esfuerzo para evitar un mayor derramamiento de sangre y humanizar la guerra misma. Por eso cuando este gobierno subió suspendimos nuestras acciones militares contra el gobierno para que cumpla sus promesas electorales sin ningún pretexto, tuvimos que prontamente reiniciar acciones, porque lo que hizo fue profundizar aún más el hambre y el crimen; por eso en reiteradas oportunidades llamamos a la iglesia para que juegue un papel intermediador para humanizar el conflicto; por eso a pedido del Obispo Metzinger liberamos al Gral. Héctor Jerí sin que se cumplieran todas nuestras exigencias; por eso nos comprometimos y estamos cumpliendo nuestra decisión de respeto por la Convención de Ginebra.

La Dirección Nacional del Movimiento Revolucionaria Túpac Amaru, considera que la Iglesia peruana y particularmente su más alta jerarquía debe hacer uso de la autoridad moral de la Iglesia en forma positiva. La paz sin justicia no existe, hasta que ese objetivo sea conquistado el MRTA no depondrá sus armas, nosotros estamos convencidos que el pueblo ganará esta guerra. La Iglesia en estas condiciones debe jugar un rol decisivo para humanizar la guerra, pues haciendo un dramático balance de las víctimas de este conflicto, la absoluta mayoría son civiles desarmados; y aún cuando discrepamos profundamente con los compañeros de PCP (SL) cuyos métodos muchas veces se asemejan a los del enemigo y cuya concepción está profundamente alejada de la verdadera causa del socialismo y cuyas acciones muchas veces sólo sirven para justificar la guerra sucia, y que en actos de irracionalidad llegan a asesinar a otros revolucionarios; sin embargo la autoría de la absoluta mayoría de crímenes en masas, torturas hasta la muerte, ejecuciones extrajudiciales y desapariciones corresponden a las FF. AA. y policiales.

Y cuando la denuncia pública ha arrinconado a estos criminales de guerra, han optado por el montaje de los grupos paramilitares conformado por los sectores ultrareaccionarios del APRA encabezados por el hoy Ministro de la Presidencia, por militares, policías y fascistas de todo pelaje que cuentan con el aval del gobierno buscando paralizar el pueblo a través del terror.

Humanizar el conflicto significa, Sr. Cardenal, exigir al gobierno y los mandos militares que cesen los crímenes contra civiles desarmados; que los prisioneros deben ser tratados de acuerdo a la convención de Ginebra, deben cesar las torturas y los crímenes extrajudiciales; deben desmontarse las bandas paramilitares. La Iglesia debe exigir que se cambie radicalmente la política económica antipopular y genocida del gobierno aprista, debe exigir que se atienda el pliego presentado por la Asamblea Nacional Popular en representación de todo el pueblo; debe pedir que cese la represión y el crimen contra el pueblo; debe exigir la moralización de todos los aspectos de la vida del país y sanción drástica para los inmorales y criminales del pueblos. Sólo en esta condición la Iglesia contribuirá realmente a encontrar una salida par esta confrontación que los explotadores quieren empujar hacia un baño de sangre producido por la guerra generalizada contra el pueblo.

La Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru está dispuesta a dialogar con la Iglesia en este marco expuesto.

Jesucristo llamó buenaventuras a los pobre, a los perseguidos, al os encarcelados, Jesucristo predicó la igualdad entre los hombres, exigió a sus seguidores abandonen sus riquezas los cristianos de ese entonces fueron perseguidos por esa causa; hoy nuestro pueblo lucha por esas mismas banderas y espera encontrar en la Jerarquía de la Iglesia Católica la solidaridad con ese pueblo y no con sus opresores. La Iglesia Católica tiene en nuestra historia destacados luchadores por la causa de los justos. Hoy toca a Usted, su Eminencia, definir el papel que jugará la alta Jerarquía Eclesiástica Peruana.

Atentamente,

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS,
PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!

Dirección Nacional del Movimiento
Revolucionario Túpac Amaru.

¡POR LA LIBERACIÓN DE LA PATRIA Y EL SOCIALISMO!

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru se dirige a los obreros, a los estudiantes, pobladores, a las mujeres, a los subocupados y desocupados, a los cristianos, a los oficiales, soldados y policías patriotas a todos los peruanos que aman a su pueblos y su patria.

¿QUIÉNES SON LOS CULPABLES DEL HAMBRE Y EL ATRASO?

El pueblo peruano vive en una pobreza desesperante, situación que se agrave día a día, y lo que anuncian las diversas fracciones políticas de la clase dominante es solamente un futuro más negro aún. Esta situación no tiene razón de ser, pues siendo un país privilegiado en riquezas naturales nos hundimos en el profundo atraso, y esa riqueza sólo ha servido para enriquecer a los países imperialistas, que con sus empresas arrancan esa riqueza pagando a los trabajadores peruanos salarios de hambre, compran esos mismos productos pagando cada vez menos precios y como las empresas que los explotan son de su propiedad las ganancias obtenidas las remiten como utilidades netas, de esa manera nosotros exportamos capitales y riquezas para llenar los bolsillos de los monopolios imperialistas.

A este saqueo histórico viene a sumarse la atadura de la deuda externa. Ellos nos prestan ese dinero que nos saquean a intereses usurarios, usan esa deuda para imponer sus planes a través de los acuerdos con el FMI, el Banco Mundial y otras agencias. Por alto porcentaje de los intereses resulta que hemos pagado ya más de lo que nos prestaron y la deuda sigue creciendo.

Todo esto se hace en complicidad con las clases dominantes que a cambio son beneficiados con una pequeña parte de la torta que se reparte a mordiscos, y cuando esa torta se reduce por la crisis oprimen más a nuestro pueblo, se muerden entre ellos y se hunden en la inmoralidad para mantener su enriquecimiento.

El Gobierno aprista no sólo ha mantenido esta situación sino que la ha remachado más aún con nuevos entreguismos, más favores a las clases dominantes y reprimiendo a sangre y fuego la lucha de nuestro pueblo. Estas causas son las que el Fredemo en nombre de la “modernización” pretende acentuar al máximo virtualmente regalando o rematando lo que queda del país a la voracidad de los monopolios imperialistas y nativos, afectando incluso a los pequeños y medianos propietarios que serán lanzados a la quiebra generalizada.

EL ENGAÑO ELECTORAL

Las elecciones son una gran farsa donde los más grandes ricachones compiten con enorme derroche de dinero quién tiene más habilidad para engañar al pueblo, no son los partidos siquiera los que sostienen las campañas sino las agencias de publicidad que hacen mejor campaña al que pague más, presentado a los incurables entreguistas como amantes de su patria, a las sanguijuelas capitalistas como hombres de trabajo y esfuerzo, a verdaderos delincuentes como campeones de la moralidad pública mientras que los luchadores patriotas y revolucionarios son tratados peor que los delincuentes.

En esta pugna el Fredemo con Vargas Llosa a la cabeza lleva la ventaja porque el pueblo se siente miserablemente engañado por el APRA. Estos señores han convertido la lucha contra el estado su bandera principal. ¿Y quién sino ellos construyeron este estado? ¿De qué clases ha sido la incapacidad para conducir el país, y que sólo pueden defender su poder a sangre y fuego a cargo de ese estado al que critican ¿ ¿Quiénes han desfalcado las empresas del estado y el erario público, convirtiendo el estado en botín? ¿A quiénes entrega los subsidios el estado si no es a los grandes empresarios? Este estado es imagen y semejanza de la burguesía y los únicos que pueden luchar consecuentemente contra ella son los revolucionarios. En realidad la propaganda “antiestatal” sólo está hecha para despedir a los trabajadores públicos por haberse organizado para luchar por sus derechos.

Nuestro pueblo ha luchado heroicamente contra todos estos partidos a lo largo de toda la república y sobre todo en los últimos 20 años, contra la dictadura militar de Morales, contra el acciopepecismo de Belaúnde que ahora es Fredemo y contra el gobierno de Alan García. Miles de peruanos han caído en este desigual enfrentamiento, con esa lucha se ha conseguido contener en algo la voracidad de los explotadores pero ha sido insuficiente para cambiar el curso de la tendencia. Y es que la lucha reivindicativa es insuficiente para cambiar esta situación solo puede hacerlo la lucha revolucionaria.

Izquierda Unida que surgió también de esta lucha popular y de los anhelos de unidad de nuestro pueblo, no ha respondido a esta necesidad, su actuación se circunscribió exclusivamente al parlamento; presionados por la derecha fue cediendo banderas, asumiendo una actitud cada vez más pasiva, con lo que se fortalecieron y ganaron hegemonía sus sectores más reformistas que pasaron a ser defensores de este sistema y posteriormente con Barrantes a la cabeza rompieron la propia IU.

Lejos de afirmar un perfil de avance hacia la revolución los dirigentes y candidatos principales de IR han mantenido ese discurso gaseoso, carente de filo revolucionario, han abandonado incluso la denuncia firme de la guerra sucia y las violaciones de los derechos humanos, no se vinculan a las luchas directas de nuestro pueblo ni se preocupan en potenciarlas. No ha sido capaz de transformar en la alternativa revolucionaria de nuestro pueblo.

Al hacer esta constatación general no pretendemos desconocer que existe en Izquierda Unida, tanto en bases como en sectores de su dirección avances hacia una posición mas consecuente con la lucha revolucionaria de nuestro pueblo que han permitido que existan incluso en la lista de candidatos de IU algunos compañeros cuya trayectoria de lucha ha demostrado consecuencia y que con seguridad contarán con el respaldo de amplios sectores del pueblo; a estos sectores llamamos a seguir avanzando en la lucha a ser consecuentes con la causa de nuestro pueblo.

El pueblo también usará estas elecciones para hacer sentir su protesta, unos expresarán su desengaño del sistema votando viciado o en blanco, otros lo harán votando por los candidatos cuya consecuencia conocen y para que usen la tribuna parlamentaria para fortalecer la lucha estratégica del pueblo. Con ese abanico de posiciones se identifica el MRTA.

Pero no es solo el reformismo que hace daño a la lucha revolucionaria, es también el ultraizquierdismo senderista que desprestigia la lucha armada, pues en nombre de ella ataca a otras fuerzas revolucionarias, destruye las organizaciones populares, asesina dirigentes populares, facilita al enemigo la formación de las rondas contrarrevolucionarias y desarrolla una labor confusionista referente a los verdaderos principios del socialismo. Por esa razón es que el enemigo y sus medios de comunicación buscan polarizar la sociedad entre la contrarrevolución y Sendero Luminoso pues así asegurarían la derrota del movimiento popular.

LA GUERRA REVOLUCIONARIA AVANZA Y LA CONTRAREVOLUCIÓN PREPARA MASACRE DEL PUEBLO.

A pesar de estas dificultades la lucha armada revolucionaria encabezada por el MRTA avanza en todo el país, se asienta firmemente y donde comienza ya a surgir el nuevo Poder Popular donde las masas toman en sus manos por primera vez en la historia el gobierno de sus propios destinos. Esta lucha avanza en todas partes en la conciencia de nuestro pueblo, resultado del cual en importantes sectores del pueblo organizado las posiciones revolucionarias han ganado o están ganando ya la hegemonía. Esta lucha no ha estado exenta de golpes recibidos, de errores cometidos, también la revolución aprende de sus derrotas y de corregir sus errores, así es como se fortalece y gana solidez cada vez mayor. La Guerra Revolucionaria del Pueblo, con la sangre de sus héroes, está abriendo las puertas de la justicia y la libertad en nuestra patria. Esta es una realidad que crece por más que los medios de comunicación se esfuercen en ocultarlo.

Desesperado el enemigo busca una gran masacre de todo el pueblo con la esperanza de frenar el avance revolucionario. Para ello se preparan adquiriendo inmensas cantidades de armas con dinero arrancado al os estómagos vacíos del pueblo, con una guerra psicosocial que pretende justificar el SOC y el “costo social” como necesario, con los anuncios de una intervención imperialista de tropas yanquis que descaradamente se dice que no será posible con este gobierno pero sí con el de Vargas Llosa. El Fredemo pretenderá iniciar su gobierno ahogando la lucha revolucionaria con un mar de sangre.

A LUCHAR POR LA HUMANIZACIÓN DE LA GUERRA.

Respetamos el anhelo de paz de nuestro pueblo, es también nuestro anhelo, pero no la paz de los que nos oprimen que es la de los sepulcros y la injusticia. La paz auténtica sólo será hija de la justicia y ello sólo será posible con el triunfo de la revolución, mientras tanto no habrá tampoco paz para los explotadores.

Pero consideramos que podemos luchar juntos para que esta lucha no signifique tanto sufrimiento para nuestro pueblo. Reiteramos nuestra propuesta para humanizar la Guerra y pedimos en particular a la Iglesia que haciendo uso de su peso moral, asuma su rol de intermediación para conseguir estos objetivos:
1. Cese de las masacres, asesinatos y abusos contra la población civil.
2. Cese de los asesinatos extrajudiciales, las desapariciones, las torturas y el repaso de los heridos.
3. Desmontaje de las bandas paramilitares.
4. Estricto cumplimiento del Tratado de Ginebra.
5. Establecimiento de una Comisión Internacional de Vigilancia del cumplimiento de estos acuerdos conformados por las NN. UU., la Cruz Roja Internacional y Amnistía Internacional. Constitución de una Comisión Nacional de supervigilancia conformado por las Organizaciones Populares, profesionales, universitarias y presidido por un delegado designado por la Iglesia peruana.

El MRTA se compromete a luchar por conseguir esos objetivos que es anhelo de las más amplias mayorías y exige al gobierno y a Sendero Luminoso a asumir estos compromisos mínimos.

PLATAFORMA DE UNIDAD Y LUCHA ANTIMPERIALISTA

Frente a la ofensiva ultrareaccionaria, llamamos a la unidad de todo el pueblo. Llamamos a todos los sectores del pueblo organizado y unidos en la Asamblea Nacional Popular, a los cristianos amantes de la justicia social, a los pequeños y medianos propietarios, a los sectores patrióticos de las FF. AA. y policiales, a las bases honestas del APRA que han estado contra la política implementada por su gobierno. A luchar por las siguientes banderas:

1. POR LA VIDA Y LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES. Indexación salarial. Estabilidad laboral. Plena vigencia de los derechos sindicales y democráticos de nuestro pueblo. Congelamiento de los precios y control basado en el pueblo centralizado en sus Frentes de Defensa. Derecho a la Autodefensa. Fortalecimiento e impulso de la lucha popular centralizada a través de la Asamblea Nacional Popular.
2. POR LA EXPULSIÓN DEL IMPERIALISMO Y DEFENSA DE LA ECONOMÍA NACIONAL. Por la nacionalización de las empresas imperialistas bajo control democrático del pueblo, al servicio del país y las mayorías nacionales. No al Pago de la deuda externa y ruptura de los tratados internacionales lesivos a la soberanía nacional.
3. CONTRA LOS CRÍMENES DE GUERRA Y LA MILITARIZACIÓN. Contra la declaratoria del Estado de Emergencia y Estado de Sitio. Defensa de los DD. HH. Denunciando las fosas comunes, los repases, las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales, las torturas, las masacres de pobladores y todo tipo de abusos. Disolución de las bandas paramilitares y sanción por los crímenes de guerra. Por la Humanización de la Guerra. En caso de intervención imperialista, resistencia activa y en todos los terrenos hasta su expulsión. Aislar políticamente a Sendero Luminoso mientras no cambie su política autoritaria y terrorista contra el movimiento popular.
4. POR UNA REGIONALIZACIÓN AUTÉNTICAMENTE DEMOCRÁTICA. Respeto a las decisiones democráticas del pueblo, particularmente los de la amazonía, donde debe incorporarse las justas banderas que levantan las organizaciones de los nativos. Constitución de gobierno regionales bajo control de las organizaciones populares y sostenido por la autodefensa popular allí donde haya ganado la Izquierda Unida. Lucha contra los gobiernos regionales bajo control de los grupos de poder local y regional.
5. POR LA TIERRA Y JUSTICIA PARA EL CAMPESINO. Defensa de las conquistas alcanzadas con las luchas campesinas. Reestructuración democrática de las Cooperativas, ERPs, SAIS, transformándolas en Empresas Comunales o Multicomunales. Titulación de las tierras y comunidades. Recuperación de las tierras usurpadas por los terratenientes semifeudales y la burguesía agraria. Pago de los adeudos y precios justos a los campesinos, subsidiando directamente al productos agrario. Unidad Nacional Campesina (CCP, CGCP, CNA). Fortalecimiento y Unidad Nacional de las Rondas Campesinas, lucha frontal contra las mal llamados “rondas cívicas” que son bandas paramilitares. Reconocimiento e impulso del Poder Popular que insurge en el campo.
6. TÍTULO, TECHO, AGUA, LUZ Y ALIMENTOS PARA LOS PP. JJ. Impulso a la lucha por el derecho a la vivienda. Crédito sin intereses para la construcción de viviendas en los PP. JJ. Exigir al Estado que coloque agua, luz, desagüe y servicio de salud. Impulso de las Rondas Vecinales para defender la seguridad del pueblo y luchar contra la represión y los abusos. Forjar niveles de solidaridad mutua y exigir al gobierno medios para la supervivencia.
7. DEFENDER EL DERECHO DE LA GRATUIDAD DE LA ENSEÑANZA. No al pago de ningún tipo de enseñanza. No a la elitización de la educación. Exigir al estado que entregue una Bolsa Básica Escolar con uniforme y útiles escolares, así como otorgue desayuno y almuerzo popular en todas las escuelas, los colegios y universidades del país. Defensa de la Universidad, por un presupuesto que cubra sus necesidades, por la defensa de su autonomía, la ampliación de la democracia interna y la unidad de todos sus estamentos encabezados por la FEP, FENDUP, FENTUP y Asamblea Nacional de Rectores.
8. Solidaridad combativa con Cuba y Nicaragua, con las luchas del pueblo salvadoreño y guatemalteco. Por la Unidad de los pueblos de América Latina y la Solidaridad con los pueblos del Tercer Mundo. Solidaridad con las luchas del pueblo sudafricano y palestino.

El MRTA luchará con todas las fuerzas con todos los sectores del pueblo por esas banderas.

POR LA LIBERTAD DE LA PATRIA Y EL SOCIALISMO.

Pero el fin de la miseria, la explotación y el atraso de nuestra patria. Conseguir por fin la justicia, la libertad, la paz sólo será posible con la Revolución. Es a victoria sólo podrá ser lograda con la fuerza de las masas en armas, es decir del Pueblo Armado. Organizado y consciente será Poder Popular, por ella lucha el MRTA buscando ocupar la primera trinchera de lucha. Por estos objetivos han muerto ya centenares de combatientes tupacamaristas y por ella estamos dispuestos a luchar hasta Vencer o Morir.

1. POR UN ESTADO Y GOBIERNO REVOLUCIONARIO DEL PUELBLO. Poder basado en las masas populares organizadas, control de los organismos de poder a través de las organizaciones populares para combatir cualquier intento de burocratización. Libertades Democráticas plenas para el pueblo y sus diversas expresiones políticas y populares. Elecciones libres con voto universal. Defensa del país por un Ejército Revolucionario y el armamento de las masas revolucionarias, combate a muerte de la resistencia armada del imperialismo y la contrarrevolución. Prohibición de toda clase de explotación injusta y abuso.
2. POR UNA ECONOMÍA NACIONAL AL SERVICIO DE LAS MAYORÍAS. Expulsión del imperialismo y todos sus vínculos. No pago de la deuda externa. Plan Nacional de desarrollo de corto, mediano y lago plazo que garantice el desarrollo equilibrado y nacional de nuestra economía bajo un sistema planificado que elimine la anarquía y la deformación de nuestra economía. El sector prioritario y estratégico estará en manos del estado y dirigido por la gestión obrera. Establecimiento del control popular de la economía para combatir las inmoralidades y deformaciones. Apoyo a la pequeña y mediana propiedad.
3. POR LA REVOLUCIÓN AGRARIA. Tierra para los campesinos pobres y desposeídos. Confiscación de los terratenientes. Transformación de las Cooperativas, ERPs, SAIS en Empresas Comunales o Multicomunales. Conversión de las unidades en el centro del poder y la economía en el campo. Apoyo técnico y crediticio. Red de Comercialización y Almacenamiento nacional bajo control del Estado, las organizaciones campesinas y urbanas. Reestructuración del sistema nacional alimentario. Industrialización del agro.
4. POR EL BIENESTAR DE NUESTRO PUEBLO. Respeto a todas las libertades democráticas del pueblo. Pleno empleo y sueldos justos que cubran las necesidades fundamentales de los hogares peruanos. Plan de vivienda popular a partir de una Reforma Urbana. Sistema Único de Salud que garantice este derecho gratuito a todos los peruanos.
5. POR LA PLENA IDENTIDAD NACIONAL PERUAN. Forjar la plena identidad peruana, basada en sus tradiciones milenarias al que se ha sumado el aporte criollo, negro, chino y de otras razas. Prohibición de toda forma de discriminación racial y cultural. Educación de nuestro pueblo en su auténtica historia rescatando para la propia economía los métodos creados por nuestro pueblo. Establecimiento del quechua y castellano como idiomas nacionales y reconocimientos de los dialectos. Restablecimientos y reconocimiento pleno de los derechos económicos, políticos, culturales de los grupos étnicos de la selva.
6. POR LA REVOLUCIÓN CULTURAL. Destinado a forjar un hombre nuevo humano, solidario, patriota, justo. Eliminación del analfabetismo. Entrega de los medios de comunicación a las diversas organizaciones del pueblo respetando la libertad de ideas. Sistema Único de Educación con Gratuidad Plena y en el Trabajo. Universidad Científica, popular, democrática y nacional.
7. IGUALDAD PLENA DE DERECHOS PARA LA MUJER. En todas las áreas de la actividad humana. Prohibición de todo tipo de discriminación contra la mujer. Protección de la madre y los niños.
8. MORALIZACIÓN DEL PAÍS. Sanción para todos los que se hayan enriquecido con el dinero del pueblo, par todos los criminales de guerra. Erradicación de toda clase de lacras de la sociedad capitalista como el narcotráfico, el tráfico de la prostitución, y toda clase de delitos mediante el pueblo organizado y garantizando su derecho a acceder a una economía justa. Transformación de las cárceles en centros de producción donde se pueda procesar una auténtica recuperación social.
9. POR UNA POLÍTICA INTERNACIONAL CONTINENTALISTA, ANTIMPERIALISTA Y NO ALINEADA. Plena soberanía e independencia. Apoyo militante a la revolución latinoamericana y por la Unidad de América Latina en una sola Patria. Relaciones diplomáticas y Económicas con todos los países que respeten nuestra soberanía. Por la instauración de un Nuevo Orden Económico Internacional que reemplace a la actual que solo beneficia al Imperialismo y los países altamente desarrollados. Solidaridad con todos los pueblos que luchan contra el imperialismo, por la justicia internacional y la paz mundial.

El MRTA llama a todos los peruanos a unirse para luchar por estos objetivos supremos. Estos objetivos no serán fácil alcanzarlos, las clases dominantes, el imperialismo y quienes se han beneficiado de la miseria y atraso resisten con toda su fuerza, buscando garantizar la supervivencia de este sistema a sangre y fuego. Por eso la Guerra Revolucionaria del Pueblo no solo es justa sino que es el único camino posible para conseguir una nueva patria, libre y justa, una PATRIA SOCIALSITA.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS… PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!
Dirección Nacional del Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.

EL PODER POPULAR: LA REVOLUCIÓN DESDE ABAJO

Siendo el poder popular el que surge desde abajo es fácil constatar que trae consigo los elementos centrales de nuestra nacionalidad: una tradición de lucha y organización, un mestizaje profundo y fecundo que quiere un país de “todas las sangres”, una voluntad indoblegable de asumir la conducción social y estatal en sus manos lo que implica la liberación nacional y social que acabe con la explotación y el subdesarrollo.

Pero la búsqueda de la identidad nacional pasa por hacer viable una democracia real, donde todos tengan los mismos derechos y las mismas oportunidades de vida, trabajo, educación y bienestar. La democracia significa la participación firme y decidida en la conducción del país, significa también abrir las potencialidades políticas, económicas y científicas de nuestro pueblo, especialmente de su juventud.
Lo democrático en un país que lucha por su liberación, es en esencia el autogobierno del pueblo. Esa es la diferencia fundamental entre el nuevo poder y el poder de la burguesía. De lo que se trata en definitiva es que las riquezas naturales y los medios de producción pasen a manos del pueblo organizado y se desarrollen planes económicos y sociales a favor del interés popular y mayoritario.

Lo nacional se conjuga con lo democrático y popular, siempre y cuando resulte siendo construcción del pueblo que busca la igualdad, la justicia y la libertad, no en el papel, sino en la praxis social e institucional.

Así el nuevo poder popular, buscando la unidad de la diversidad, plantea y concreta un programa de liberación nacional y la construcción de la democracia popular como paso inmediato hacia el socialismo.

EL PODER POPULAR Y LA GUERRA REVOLUCIONARI DEL PUEBLO

Es menester señalar que una revolución es más profunda, sólida, democrática y popular si es que en ella han participado el pueblo de manera significativa y heroica.

El poder popular se va construyendo en el componente central de la estrategia de guerra revolucionaria del pueblo, porque constituye el crisol donde el pueblo se forja para sumir la conducción del estado y la sociedad, luego del triunfo revolucionario. También porque es ahí donde se cristaliza la unidad más amplia de los revolucionarios, los demócratas y los progresistas en la lucha contra el imperialismo y la gran burguesía monopólica.

Cabe decir que la conciencia, organización y las armas harán posible que el pueblo pase de formas reivindicativas de lucha a formas insurreccionales. Es la conjugación de la política y de la ofensiva final y contundente contra el enemigo de clase.

Para ello, desde hoy, la consigna de “forjar poder popular” debe llevar en su seno la preparación conciente y profunda de las masas para la guerra y su incorporación paulatina y masiva.

También es importante señalar que no hay que confundir al poder popular con bases de apoyo, pues, el poder popular significa la participación masiva del pueblo en las tareas de la guerra propiamente dicha. No se trata del apoyo a la actividad revolucionaria, sino la participación decidida y fecunda para el triunfo popular.

En resumen, el poder popular es: CONCIENCIA, ORGANIZACIÓN Y ARMAS, sumado a ello la voluntad política de ganar la guerra revolucionaria del pueblo con la participación total.

FORMAS ORGANIZATIVAS DE PODER POPULAR

En la organización del poder popular lo fundamental es el establecimiento de niveles de organización popular que permita su centralización, politización y la resolución de una serie de problemas que enfrenta la comunidad (pueblo, comunidad o caserío) en un contexto de debilitamiento de la presencia del Estado reaccionario.

Organismo Central.- La máxima autoridad es la Asamblea General, en la cual hoy, se busca la participación total en la discusión de los problemas de la comunidad y sus mecanismos para solucionarlos. Asimismo se procede a la elección, previa evaluación, de los dirigentes del poder popular. La característica principal de estas autoridades es que pueden ser revocados de sus cargos en cualquier momento, por decisión de la misma asamblea que los eligió. Las comisiones que se forman para vida al poder popular son:

a) Comisión de Economía y Producción.- Dado que este poder se desarrolla en plena guerra revolucionaria, es preciso que esta comisión desarrolle su política en dos direcciones:

1. Promover, ayudar y participar en la elevación niveles de productividad, que les genere una mayor rentabilidad de forma que una parte de los excedentes pasen a manos de las fuerzas militares guerrilleras, principalmente en productos. Este es el paso previo para definir un nuevo enfoque en los precios de comercialización, como son las ventas globales o comunales y las compras también globales.
2. Paulatinamente ir modificando las relaciones de producción y el régimen de propiedad.

b) Comisión de Justicia.- La característica principal de la Justicia del Estado burgués es que no existe como norma de regulación equitativa en las relaciones humanas. La actitud del poder popular tiene que ser diametralmente opuesta. La justicia del pueblo debe ser omnipotente, en todos los campos y lugares. La lucha contra la delincuencia, la especulación, el acaparamiento, las inmoralidades, los abusos, la corrupción, las mafias de tráfico de la prostitución, la malversación, el narcotráfico, etc. debe ser implacable y justa por parte de esta comisión. También elabora las normas para su real cumplimiento. Es la asamblea la que sanciona su total cumplimiento, incluyendo las sanciones más duras. Ahora, la sanción debe eliminar al potencial enemigo y no crear más enemigos; debe servir para dar vida total al concepto de justicia y no para satisfacer apetitos personales o grupales. También debe pensar en trabajos en beneficios comunal.

c) Comisión de Seguridad y Autodefensa.- Esta comisión tiene el deber de velar por la seguridad comunal y su defensa del poder popular. Tiene como principal objetivo de lucha contra los soplones, los infiltrados, los delatores y la organización de la defensa territorial de la comunidad. Para lo cual se organiza en tareas de vigías; para avisar la llegada del enemigo; en tareas de autodefensa aérea construyendo refugios antiaéreos o trasladándose a zonas de repliegue; en tareas de hostigamiento y ataque a puestos enemigos, con uso de explosivos y armas que pueden ser usados como trampas; en tareas de vigilancia a potenciales enemigos del poder popular, para buscar su eliminación o neutralización real y efectiva.

d) Comisión de Educación y Cultura.- Esta comisión propende a desarrollar una política educativa y cultural que enfatice el aprendizaje de las luchas de nuestro pueblo y su capacidad para construir una nueva sociedad desde abajo. Busca elaborar diferentes contenidos educativos para enseñar a los niños de las escuelas revolucionarias. También dar pasos importantes en la alfabetización de los mayores, los materiales orgánicos deben servir para esta tarea. En el aspecto cultural se debe enfatizar la formación de grupos musicales o teatrales que personifiquen la reconquista de nuestras raíces nacionales.

e) Comisión de Política y Propaganda.- Su labor es fundamental en la concientización y politización de la población. Tiene como misión fundamental lograr la adhesión ideológica y política de las masas. La convicción del pueblo por la revolución hace posible que esta sea fuerte y sólida tanto en la construcción como en su defensa. El socialismo como nueva sociedad necesita de los mayores esfuerzos populares para su concreción, por ello la tarea de esta comisión se torna un importante en su acción. La elaboración de folletos, periódicos murales, grabados artesanales, cuadros, canciones, poesía, teatro, radios locales, festivales populares y charlas políticas y populares son las acciones más simples pero efectivas para lograr ganar la mente y los corazones del pueblo que construye su poder popular. Cada lugar debe tener un mimeógrafo artesanal.

f) Comisión de Servicios.- Esta comisión vela por el funcionamiento efectivo de dos tipos de servicios:
1. Infraestructura, como son: locales comunales, escuelas, caminos, acequias, puentes, linderos y terrenos comunales; y,
2. Sociales, como: partidas de nacimiento, matrimoniales, defunciones, títulos de propiedad, etc.

g) Comisión de Salud.- Se encarga de velar por llevar adelante una política preventiva sanitaria, como: verificar la existencia de silos familiares, vacunas a los niños, aseo de las casas y lucha contra el hacinamiento, acción contra enfermedades de los animales que pueden generar plagas, enseñar el aseo personal, etc. es decir evitar las enfermedades y muertes inútiles.

Así en medio del combate, de la rabia contra el enemigo sanguinario, de dolor de tantos siglos de explotación, nuestro pueblo convierte en huesos y carne aquella enseñanza del Amauta José Carlos Mariátegui: “La revolución no será ni calco ni copia, sino creación heroica de las masas revolucionarias”.

HIPERINFLACIÓN-RECESIÓN Y MILITARIZACIÓN: LAS DOS CARAS DEL PROYECTO CONTRAREVOLUCIONARIO DEL GRAN CAPITAL

A menos de un año de dejar el gobierno, el APRa ha arrojado al país por la pendiente de la hiperinflación y la hiperrecesión, sumiendo a la inmensa mayoría del pueblo en la más espantosa miseria, en beneficio del gran capital monopólico que no sólo no ha sido afectado en lo más mínimo, sino que ha logrado un control cada vez mayor de los resortes fundamentales de la economía.

El gran capital generó la crisis, y la magnitud del fenómeno hiperinflacionario y recesivo es directamente proporcional al incremento de la ganancia monopólico-especulativa de un puñado de grandes burgueses, conocidos como los “Doce Apóstoles”. Sin embargo, la presión ideológica y política de la burguesía y la derecha es tal que quieren convencer al país que la crisis es resultado de la emisión inorgánica de monada, por lo que habría que liberalizar y privatizar completamente la economía y aplicar en lo inmediato una política de “schok”. Es decir, hacerlos dueños absolutos de la economía nacional y hacerle pagar los platos rotos al conjunto del país.

El gobierno hace tiempo suscribió a esta presión y por eso hace una serie de malabares económicos, como los “maquinazos” y el impuesto del ¡% a las cuentas corrientes, antes que afectar la ganancia del gran capital. En esa perspectiva, son inevitables nuevos “paquetazos” y “gasolinazas” contra la economía popular.

Pero un modelo económico de este tipo, tiene su contrapartida política en una militarización creciente del Estado y la sociedad, en una restricción mayor de los espacios legales y en extensión y profundización de la guerra sucia contra el pueblo.

La imposibilidad de reactivar la economía y la nula afluencia de inversión, tienen que ver con un factor político central: el problema que significa la subversión y la agitación laboral para las clases dominantes. Por ello, en u discurso del 28 de julio, Alan García reesforzó por exhibir “victorias” militares contra la subversión y enarboló la propuesta de los Tribunales militares.

El eje de la política de las clases dominantes y del gobierno es la profundización del proceso de militarización, como única vía para infligir una derrota estratégica al movimiento popular y revolucionario. Así lo revelan las características de los rastrillajes realizados en los últimos meses, el tratamiento a los sectores en huelga, los bombardeos de poblaciones como en los casos de La Morada y Madre Mía en la zona del Huallaga, donde todo indica que se habrían producido nuevas acciones de genocidio, y la respuesta de la represión al ataque de Pueblo Libre. En el “nuevo” giro de la estrategia contrainsurgente ya no hay heridos ni prisioneros, sólo muertos.

La misma óptica, la ofensiva policial-militar en el campo y en la ciudad es acompañada o complementada por el accionar cada vez más abierto y desembozado, de los grupos paramilitares, el mismo que se ha de incrementar en la medida que se profundice la militarización como respuesta al desarrollo de las luchas populares y de la guerra revolucionaria.

Es en este contexto que la carta del golpe y el cierre total de los espacios legales, se hace más compleja y riesgosa, aunque no por eso deja de estar vigente, siendo ya una opción de carácter institucional de las FF. AA. El hecho de que le contexto internacional y la proximidad de los procesos electorales no juegue a favor de salidas golpistas, no debe llevarnos a descartar esta posibilidad, que se irá acentuando en la medida que se agudice la polarización social, que el recambio electoral no ofrezca garantías a las clases dominantes o que los avances del movimiento popular y de las fuerzas revolucionarias sean cualitativamente superiores. En cualquier caso, el panorama es muy complejo.

Ni las elecciones ni el cambio de gobierno, son solución a los problemas nacionales y populares.-
Ya estamos en coyuntura electoral. Las elecciones municipales se van a desarrollar en medio de un proceso de guerra y en un contexto de agudos conflictos sociales, tomando en cuenta sobre todo la oleada de huelgas próximas, así como la posibilidad de un Paro Nacional de 48 horas ya propuesto y acordado por varias organizaciones populares. La carrera electoral se presenta compleja y llena de incertidumbres para las fuerzas en juego.

El FREDEMO es la carta electoral de los grandes grupos empresariales, que intentan traducir su inmenso poder económico y político, en un mayor sino total control del Estado. Luego de superar su peor crisis se ha ido asentando, aunque mantiene las contradicciones económicas e ideológicas secundarias de las fuerzas que lo integran. Resalta en este bloque la ofensiva ideológica y política que ha desatado y el protagonismo de los empresarios, expresando abierta y directamente sus opiniones políticas y financiando la campaña. Buscan imponer el modelo económico y político de Pinochet: liberación y privatización de la economía reduciendo el rol del Estado, reducción del gasto público apelando a despido masivos y al abandono de servicios sociales básicos para la gran mayoría de la población, leyes antilaborales y reducción más drástica del consumo interno, y en consecuencia, máximo endurecimiento represivo como única forma de aplicar el modelo.

Izquierda Unida se encuentra virtualmente dividida por decisión de Barrantes y del Acuerdo Socialista, cuya estrategia socialdemócrata de derecha exige la ruptura con el PUM y el UNIR como carta de presentación ante la burguesía y el imperialismo. Existen posibilidades de que finalmente hayan dos candidatos presidenciales, lo que en segunda vuelta significaría, de mantenerse la tendencia observada, un sometimiento a la candidatura de Barrantes.

Dependerá del accionar de las fuerzas consecuentemente revolucionarias, tanto al interior como fuera de IU, que la división electoral de la izquierda legal no entrampe al movimiento popular, anteponiendo a las pugnas por las candidaturas la acción solidaria en la tarea de superar la dispersión, centralizando sus luchas, y dotarlo de una conducción decidida y consecuente.

El APRA no tiene opción en esta contienda, pero posiblemente juegue un rol decisivo en la definición si se va a segunda vuelta. Existe la preocupación de saber quién va a asumir el control de las bandas paramilitares apristas, en la medida que, aparte del APRA, la burguesía y la derecha no cuentan con un aparato político partidario sólido. Lo más probable sería que pasen al control de las FF. AA:

Un gobierno del FREDEMO significa ir a una agudización de la confrontación y a la guerra civil. Un gobierno de Barrantes, como continuidad del APRA, buscaría administrar la crisis con resultados nefastos, se marcharía igualmente la confrontación y la guerra civil. Es decir, que ninguna de las alternativas en juego, representan posibilidades de superar la crisis en función de los intereses populares y nacionales, lo que no es más que el reflejo de la profunda crisis política de las clases dominantes y de la caducidad del régimen democrático-burgués.

Centralizar la oleada de luchas populares y desarrollar la autodefensa de masas en perspectiva a la incorporación del pueblo a la guerra revolucionaria.-

La crisis es el principal estímulo para la combatividad del movimiento popular y para la consolidación de sus niveles organizativos. Actualmente atraviesa por una reactivación sostenida en nuevas condiciones de lucha a pesar de los niveles de militarización y de los problemas de centralización y conducción.

Se van generalizando las luchas por demandas reivindicativas con un contenido político de rechazo al gobierno y desengaño de las formas legales de lucha. La mayoría de ellas no tienen todavía una proyección estratégica revolucionaria pero se van convirtiendo en un componente decisivo del desarrollo de la guerra; de allí la preocupación central de las clases dominantes por derrotar al movimiento popular.

Existe un importante potencial de masas en el que la clase obrera va recuperando su papel protagónico, notándose una mayor participación de los sectores medios que se han pauperizado aceleradamente. En los próximos meses el eje de las luchas populares va a estar en la huelga minera y campesina, potenciadas con la incorporación de los estatales, textiles y otros sectores. Existe la posibilidad de que en base a estas luchas se puedan articular ejes regionales y se trabaje, presionado a la CGTP y a la ANP, la convocatoria a un Paro Nacional y la preparación de las condiciones para realizar en el mediano plazo la Huelga Nacional Unitaria.

Es importante que la ANP adquiera un perfil más protagónico en estas luchas; sin embargo, el entrampamiento político de los partidos de IU y el cruce de la carrera electoral, hacen necesaria la constitución de las COORDINADORAS DE BASES EN CONFLICTO a todo nivel y de las COORDINADORAS POLÍTICAS DE MASAS a nivel de las fuerzas políticas, como alternativas concretas inmediatas de centralización y conducción de las actuales y de las próximas luchas. Esta es una tarea de la mayor importancia en los actuales momentos y dadas las nuevas condiciones que tiene que enfrentar el movimiento popular, y debe ser impulsada a nivel de gremios, por zonas, por regiones, a nivel de dirección y también de bases, es decir a todo nivel y con la mayor energía y decisión. Es necesario también ir fortaleciendo los embriones de Poder Popular expresados en los Frentes de Defensa y en los que se están gestando en las zonas de guerra.

El que la actual reactivación de las luchas populares se convierta en un fenómeno sostenido y adquiera perspectivas estratégicas, dependerá de la actuación de las fuerzas consecuentemente revolucionarias y particularmente de nuestro accionar político-militar. La profundización de la crisis le da a toda lucha por reivindicaciones económicas y sociales, un contenido y proyección políticas. De esto son concientes tanto la burguesía como los sectores de vanguardia del movimiento popular. No hay reclamo popular cuya solución no cuestione las bases del sistema mismo. Es por ello que, tanto la centralización de las luchas como la forja de una nueva conducción, tienen que darse en función de desarrollar nuevas y superiores formas de lucha y organización.

Todo esto se resume en la necesidad de IMPULSAR LA AUTODEFENSA y CONSTRUIR EL PODER POPULAR.

Guerra Revolucionaria del Pueblo: Derrota política del reformismo de IU y del dogmatismo militarista de SL.-

En lo que respecta al terreno de la lucha armada, cada vez es más clara la conformación de dos proyectos diferenciados en todos los aspectos.

Sendero Luminoso representa la concepción más atrasada y dogmática del maoísmo; una concepción campesina primitiva que reduce la economía de las comunidades al autoconsumo, prohíbe el comercio y la asistencia a las ferias, destruye todo lo que significa avance tecnológico, haciéndonos suponer que quieren repetir la macabra e irracional experiencia polpotiana. Sendero desconoce todos los aportes del pensamiento económico, político y sociológico de las últimas décadas, desplegando una furia ciega contra lo moderna.

Sus métodos se van asemejando cada vez más a los de la reacción. Buscan imponer autoritariamente a las masas su hegemonía mediante el terror y el asesinato de dirigentes populares, obreros y campesinos. La modalidad de los “paros armados”, en donde las masas no tienen ninguna participación y peor aún, se les obliga mediante amenazas a permanecer inmovilizadas, es la mejor expresión de una política que desmoviliza y desarma al movimiento popular, dejándolo indefenso frente a la arremetida de la reacción. Por eso decimos que el proyecto de Sendero no significa un avance en el proceso revolucionario, su práctica favorece a la contrarevolución y desprestigia la lucha armada, convirtiéndose la suya en una estrategia de derrota del movimiento popular y revolucionario.

En el colmo de la enajenación política e ideológica, Sendero nos ha declarado sus enemigos principales. Nos hemos visto obligados a responder militarmente cuando ha atacado a nuestros militantes, habiéndole producido bajas y desalojándolos inclusive de algunas zonas. Sin embargo, consideramos que sería un error buscar el enfrentamiento con Sendero como nuestra principal preocupación; significaría desviarnos de nuestros objetivos. Debemos saber diferenciar a nuestro enemigo principal para dirigir adecuadamente nuestros golpes y no desgastar nuestros cuadros y recursos; asimismo estar prevenidos para responder con firmeza cualquier acto de provocación o agresión, buscando que la respuesta no esa sólo de nuestro lado, sino que el propio movimiento de masas encare a Sendero.

En este período es tarea nuestra esclarecer y deslindar con Sendero de cara a las masas, dando los pasos necesarios para evitar la profundización del enfrentamiento militar, garantizando la defensa de nuestras bases y cuadros frente a la agresión senderista. La profundización de la guerra revolucionaria, la incorporación de las masas a esta guerra y la construcción del Poder Popular, son la clave de una estrategia que enfrentando políticamente a Sendero, acelera el desarrollo del proceso revolucionario.
En relación a nuestro Partido, podemos afirmar que a pesar del duro golpe recibido en “Molinos”, mantiene su vigencia política con una presencia tendida a nivel nacional y un mayor desarrollo político-militar en el Oriente.

Sin embargo, es preciso reconocer que nos ha faltado más iniciativa en las tareas políticas y militares y mayor contundencia en los golpes. No hemos podido articular una propuesta política única a nivel nacional, habiéndose observado más bien algunas contradicciones en la expresión pública (entrevistas). En relación a 1987 nos ha faltado una propuesta más sistemática y de mayor incidencia en relación al movimiento de masas. Si bien hemos desarrollado acciones de apoyo a las luchas populares, no ha sido en forma permanente ni con el mismo ritmo a nivel nacional.

La liberación de Ferreyros y el secuestro de Tafur, han sido las acciones más destacables de los últimos meses, desde el punto de vista de la repercusión política, siendo también importante política y militarmente el operativo de Pueblo Libre.

Sigue existiendo una deliberada campaña para tergiversar y minimizar las acciones del Partido, complementada por la propaganda de supuestos golpes y por la búsqueda permanente de asemejarnos a Sendero. En perspectiva por nuestra concepción y accionar, el enemigo nos ve más peligrosos que SL. Internacionalmente tenemos muchas condiciones para avanzar, más aún cuando, por sus graves errores, Sendero ha retrocedido en este plano.

En la izquierda legal nos encontramos con una crisis en desenlace, diferenciación de posturas ideológicas y políticas, y un empantanamiento que la ha hecho perder toda capacidad de respuesta y de propuesta, poniéndose al margen de las luchas cotidianas de las masas. Para IU la disputa por las candidaturas se ha convertido en el eje de todo su accionar, en actitud totalmente defensiva frente a la agresión e iniciativa de la derecha.

Barrantes Lingán y el Acuerdo Socialista ya no representan un proyecto de izquierda, han asumido una concepción socialdemócrata de derecha que coincide en muchos aspectos con las propuestas de FREDEMO.

Estos sectores tienen una definida ambición y vocación de ser gobierno, y una actitud de deslinde y ofensiva en relación al resto de IU, en particular con el sector llamado “vanguardista-militarista”. Para Barrantes y sus seguidores, organizaciones como el PUM, tan sólo por su radicalismo verbal y aliento a las luchas de masas, son un escollo para sus planes, y desembarazarse de ellos es la carta de presentación ante la burguesía y el imperialismo.

En el CDN de IU se dan comportamientos diferenciados: El PC trata de mantener una posición centrista, conciliatoria y falsamente unitaria. Desde el mes de abril atraviesa por una aguda lucha interna, y su papel en el movimiento sindical es totalmente negativo, habiendo desactivado a la CGTP y adoptando una posición contraria a las próximas huelgas.

APS, el MAS y el mismo PC juegan ya abiertamente a la candidatura de Barrantes.

En el llamado bloque radical la situación también es diversa. El FOCEP no tiene mayor incidencia. A UNIR, básicamente oportunista y sin propuestas, le interesa centralmente negociar; en el movimiento sindical rompen el bloque radical y se alian al PC. El PUM es el blanco de Acuerdo Socialista; a partir de su último Congreso, con fuerte presión de las bases, algunos sectores han mostrado voluntad de caminar hacia posiciones revolucionarias. En la práctica sin embargo, a pesar de estar impulsando las huelgas minera y campesina, su eje sigue estando en la lucha legal. Piensan que ganar las elecciones sigue estando en la lucha legal. Piensan que ganar las elecciones sigue siendo un objetivo importante para la izquierda, es decir, que en los hechos no desarrollan una estrategia de poder.

Estos sectores no son nuestros enemigos, pero debemos diferenciar claramente sus proyectos. Desde este punto de vista, el deslinde a fondo y sin cuartel tiene que hacerse contra el Acuerdo Socialista, por ser la posición más perniciosa y negativa y porque en la práctica trabaja por la derrota del movimiento popular y revolucionario. En segundo lugar con los otros sectores, buscando tender puentes y establecer relaciones.

Lo que debe quedar absolutamente claro es que, desde el punto de vista del avance del proceso revolucionario, tanto las posiciones reformistas de la izquierda lega, como el sectarismo dogmático y autoritario de SL, contribuyen a la desorganización y desmovilización de las masas, constituyéndose en cartas de derrota del movimiento popular y revolucionario; y que sólo la construcción y hegemonía de un eje de fuerzas revolucionarias, con una clara estrategia de poder, puede contribuir a superar estas posiciones.

Lineamientos tácticos.-
1. Una de las tareas centrales en el período es trabajar en los diversos niveles de influencia, organización y acción del Partido, por la incorporación del movimiento de masas a la guerra revolucionaria. Esto significa:
a) Identificación con las luchas del movimiento popular, levantando propuestas concretas a sus necesidades y reivindicaciones. .
b) Impulsar el enfrentamiento de masas con contenido político, contra el gobierno y la gran burguesía.
c) Desarrollar la autodefensa de masas, llevándola a niveles insurreccionales.
d) Profundizar y extender la línea del Poder Popular, construyendo los embriones de poder en las zonas de guerra y en ciudades importantes a partir del trabajo de los Frentes de Defensa.
e) Trabajar por la centralización de la s luchas populares y la generación de ejes regionales, tomando como eje la lucha minero campesina.
2. Extender y consolidar la Fuerza Militar, con las prioridades y proyección estratégicas ya previstas. Acumular fuerzas y crecer, preparándonos para la generalización de la guerra y el desenlace del período. Entre otras cosas, esto significa:
a) Cohesionar las unidades milicianas en el campo y la ciudad.
b) Incidir en el desarrollo político-ideológico de los mandos y combatientes.
c) Practicar con mayor rigor las normas conspirativas, especialmente en las ciudades.
3. Desarrollar una firme y sostenida campaña ideológica centrada en:
a) El deslinde con las alternativas de la burguesía, sobre todo con el Programa y el modelo del Fredemo.
b) El deslinde con las desviaciones que obstaculizan el desarrollo del movimiento popular y revolucionario: las posiciones reformita y socialdemócratas de derecha, y el dogmatismo militarista de SL.
c) Levantar con energía la lucha por el Poder y el Programa Socialista, reivindicando la vigencia de la revolución, de la Guerra Revolucionaria como única vía para alcanzar la liberación de nuestra patria y del Socialismo como alternativa, saliendo al frente de la ofensiva ideológica de la burguesía y el imperialismo a nivel mundial.
4. En cuanto al proceso electoral ya iniciado, el Partido buscará obtener el mayor provecho político posible, levantando una propuesta política de perfiles nítidos. Evitaremos las actitudes abstencionistas que consideran que las presentes elecciones no tienen ningún significado político, pero expresando con claridad que los procesos electorales y los cambios de gobierno no son ninguna solución para los problemas del país, lo que en definitiva expresa la crisis del régimen democrático-burgués y el agotamiento del sistema. Debemos esclarecer ante las masas la esencia de las alternativas electorales en curso, levantando frente a ellas la propuesta del Programa Revolucionario y Socialista. En medio del proceso, alentaremos todo aquello que signifique movilización y decisiones autónomas del pueblo.
En cuanto a la propuesta a levantar frente al acto electoral en sí, descartamos la posición del boicot por no corresponder a la correlación social de fuerzas y a nuestro desarrollo, y porque significaría que nuestra fuerza política y militar, recursos y cuadros, se dedicaran a ello, descuidando objetivos y tareas centrales. El centro de nuestra propuesta tiene que ver con la situación global y no con el acto electoral en sí mismo.
En forma más concreta debemos levantar una plataforma de contenido programático, sustentada en el accionar guerrillero, explicando al pueblo cuales son las formas en que el partido está construyendo las bases del Poder Popular. Al hacer estos planteamientos, debemos tener la capacidad de no aislarnos y establecer en todo momento los vínculos necesarios con las fuerzas políticas y sociales y de ampliar nuestra influencia.
5. Reivindicar la propuesta del diálogo y la paz como parte de nuestro proyecto revolucionario. Debemos reafirmar la propuesta hecha a la Iglesia de que no hay diálogo posible con el gobierno y los explotadores, que el diálogo es con el pueblo y sus organizaciones representativas. En cuanto a la Paz, levantar la consigna de que “La Paz es hija de la Justicia” o “Sin Justicia no habrá Paz”, haciendo campaña a todo nivel con ellas.

Plataforma de lucha para el período

Es necesario que además de su accionar político y militar, el Partido se arme de una plataforma que refleje las aspiraciones más sentidas de nuestro pueblo y que levante a la vez la urgencia impostergable de la revolución, de la lucha por el Poder y de la construcción del Socialismo. Que nuestro pueblo entienda y asuma que sus grandes necesidades sólo serán satisfechas cuando conquistemos el Poder e instauremos un gobierno Revolucionario que inicie la construcción del Socialismo , y que esté convencido que en la lucha por garantizar el triunfo definitivo, la clase obrera y el conjunto del movimiento popular tienen que asumir su rol protagónico.

1.- Luchamos contra el gobierno aprista, contra la gran burguesía y el imperialismo; responsables del hambre, la explotación, la injusticia, el entreguismo, la corrupción y todos los males que sufre nuestro pueblo. Hacerlo significa HACER LA REVOLUCIÓN en nuestra patria, luchando por el PODER y la construcción del SOCIALISMO, instaurando un GOBIERNO REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO que conquiste la justicia económico-social, la democracia popular, el bienestar, la independencia nacional y la paz.
2.- Luchemos contra la militarización del país y la violación de los Derechos Humanos, contra la guerra sucia, los asesinatos, las desapariciones, los rastrillajes, masacres, genocidios, que se dan contra la población indefensa por parte de las Fuerzas Armadas y Policiales y por los grupos paramilitares. Luchamos por el derecho a la vida, a la dignidad humana, a la paz fruto de la justicia social y el respeto a todo derecho fundamental del ser humano. Por la moralización del país. Por la libertad de los Presos Políticos y el respeto a los derechos de los presos comunes. Juicio y sanción a los responsables de la guerra sucia, a los torturadores y asesinos del pueblo; eliminación de los grupos paramilitares y expulsión de asesores y tropas imperialistas. Para ello debemos desarrollar la AUTODEFENSA DE MASAS en las organizaciones populares, fortalecer los embriones de PODER POPULAR que vienen construyendo las comunidades campesinas y nativas, las rondas campesinas y vecinales, las organizaciones sindicales, los Frentes de Defensa y la Asamblea Nacional Popular. Asimismo, prepararnos a desarrollar todas las formas de lucha que exige la Guerra Revolucionaria.
3.- Luchemos contra la política económica del actual gobierno y los proyectos económicos continuistas del Fredemo, que significan más hambre, desocupación y militarización, y contra el sistema capitalista que explota a nuestro pueblo. Luchemos por el bienestar del pueblo peruano y su plena realización. Contra el alza del costo de vida, los salarios y sueldos de hambre, el desabastecimiento, la especulación y el acaparamiento; por los pliegos nacionales, las reivindicaciones de la clase obrera, el campesinado y por las necesidades más sentidas de nuestro pueblo; por el apoyo a las huelgas, paros y movilizaciones.
Luchemos por un nuevo sistema económico que oriente la producción a la satisfacción de las necesidades del pueblo y al desarrollo del país, basándonos en nuestros recursos naturales e insumos.
4.- Luchemos por la descentralización e integración nacional basadas en los poderes populares regionales. Contra la regionalización vertical y corporativa que divide a los pueblos y no resuelve los problemas del desarrollo
5.- Luchemos por la unidad de todo el pueblo, por la unidad de la izquierda, por una nueva unidad verdaderamente revolucionaria que permita avanzar en la lucha y centralización del pueblo y en la lucha revolucionaria, convocando a las fuerzas democráticas y progresistas comprometidas con los intereses del Perú.
6.- Luchemos por apoyar a los pueblos que luchan por su liberación definitiva; solidaridad con los pueblos que construyen la Patria Socialista y los que sufren la agresión imperialista. Enarbolemos la vigencia de la Revolución, la Lucha Armada Revolucionaria y el Socialismo en América Latina y el mundo.

MENSAJE A LOS CRISTIANOS

EL CRISTIANISMO, NACE COMO RELIGION DE LIBERACIÓN

El cristianismo en sus orígenes surgió como una religión de un pueblo en lucha por su liberación, contra el dominio de los poderosos. Por eso el cristianismo original es la Iglesia de los perseguidos, de las catacumbas, es la fe de los oprimidos.

Con el tiempo, los opresores y los imperios se apoderaron de ella par convertirla en la religión de la conquista y la opresión. Sin embargo, nunca dejaron de existir sectores en los que el auténtico contenido inicial subsistió.

La historia peruana ha conocido vivamente esta doble situación. De un lado, cómo el mal uso del cristianismo sirvió no sólo a la salvaje acción de conquista, al exterminio de miles de seres humanos, sino como justificativo de saqueo y explotación de nuestra patria y nuestro pueblo.

Pero no faltó un sacerdote De las Casas que denunció vigorosamente las injusticias de la conquista y la colonia; tampoco podemos olvidar que la formación libertaria de Juan Santos Atahualpa fue aprendida en seminarios y conventos de diversos continentes, ni de la participación directa y revolucionaria de sacerdotes; como el cura Muñecas junto a los hermanos Angulo, o el sacerdote y teniente coronel de Guerrillas José Félix Aldao quien formó los guerrilleros de Húsares del Perú que dieron la victoria de Junín.

Esta historia ha continuado en nuestra patria siendo las posiciones de la iglesia cristiana que se identifica con las luchas de nuestro pueblo, las que han ido avanzando crecientemente, no sólo siguiendo el ejemplo de sectores de la iglesia latinoamericana que como en Nicaragua de Cardenal y el Frente Sandinista, el Salvador del obispo Romero, Colombia de Camilo Torres y el ELN, sino por la continuidad de esta tradición revolucionaria cristiana interna.

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, con motivo de a segunda llegad del Papa a nuestra patria, cuando esta confrontación entre explotadores y explotados se agudiza adquiriendo características cada vez más violentas, quiere hacer llegar su punto de vista y reflexión a todos los cristianos preocupados honestamente por el destino de nuestra patria nuestro pueblo. Hacemos llegar este mensaje con la autoridad moral de que en nuestras banderas vivirá eternamente la preciosa sangre de nuestros héroes militantes cristianos de base como Jeferson Amoroti quien perteneció a un grupo cristiano de Villa El Salvador y la de decenas de combatientes cristianos que luchan con las armas en la mano, en diversos lugares del país.

Y es que hoy en nuestra patria la lucha que se libra es en el fondo la de explotadores y explotados, la lucha de los más amplios sectores de nuestro pueblo por arrancar a nuestra patria de manos de quienes la han mantenido sometida a los dictámenes del imperialismo. Y esta lucha atraviesa en dos a toda la sociedad peruana y dentro de ella a la iglesia católica. Por algo ha sido también una de las cunas de la teología de la liberación que se identifica con estas tradiciones progresistas; hoy en el Perú los sectores cada vez más numerosos de cristianos que como creyentes de base asumen la lucha revolucionaria.

La situación exige definiciones a los cristianos.-

La miseria exige definiciones, plantea dramáticamente la pregunta: ¿Pueden ser cristianos auténticos el puñado de explotadores que llenan sus bolsillos de la riqueza aprovechando la misma crisis capitalista (inflación, recesión, etc.) mientras la absoluta mayoría de nuestro pueblo que es creyente muere lentamente en la miseria, mientras millones de niños recién nacidos crecen desnutridos y sin futuro? ¿O son como los fariseos a quienes Cristo llamó “sepulcros blanqueados”?

La opresión del Perú exige definiciones ¿Son cristianos auténticos, quienes mantiene al Perú atado al saqueo de las potencias imperialistas, que es continuidad directa del viejo sistema colonial, y para mantener este dominio no vacilan en masacrar y asesinar masivamente a nuestro pueblo cada vez que alza su voz? ¿O son más bien como los mercaderes que fueron arrojados por Jesús a latigazos del templo?

La subsistencia de sistemas que impiden la culminación de la identidad nacional hace que nos preguntemos ¿Puede ser cristiano fiel a los orígenes del cristianismo quien continúa con la labor de quienes colocaron a la iglesia como mascarón de proa para intentar liquidar nuestra identidad nacional y cultural, y continúan hoy con la labor de alienación de nuestro pueblo?

La violencia es histórica y surge de la necesidad de liberación.-

La violencia debe ser tema también de reflexión y definición. Porque en el Perú no se puede ya hablar abstractamente de condenas a la violencia en general; la propia iglesia conoce de etapas de extrema violencia a lo largo de las tradiciones recogidas en el antiguo y nuevo testamento que no es sino gran parte de la lucha del pueblo judío por alcanzar su libertad, para lo cual en forma permanente apeló a las armas; tampoco puede olvidar que muchos de sus santos fueron militares que asumieron el cristianos en armas.

La iglesia sabe bien que no existe la violencia en abstracto sino que son intereses políticos y sociales los que están detrás de las acciones de violencia.

No sería tampoco coherente con los orígenes del cristianismo que con pretexto de la paz en abstracto se condene exclusivamente la violencia de los oprimidos y de quienes luchan por la libertad de nuestra patria. Porque entonces se estaría defendiendo el derecho exclusivo de los opresores para mantener institucionalizada su violencia contra nuestro pueblo.

Se dice que la violencia engendra violencia. Efectivamente, contra nuestro pueblo se ha ejercido una violencia institucional histórica para saquear sus riquezas. Allí están el genocidio de la conquista y el coloniaje, de los casi 100 años de exterminio contra nuestro pueblo durante la guerra de independencia.
Allí están las masacres, a todo lo largo de la república, con las que han sido respondidos los reclamos por el derecho a la tierra para quién la trabaja (Huancané 1976, Atusparia 1866, Puno 1903, Rumi Maqui 1914, sur del Perú 1920-1923. Tomas de tierras de los años 60-65, y todas las más recientes luchas de los últimos 20 años), las exigencias para que nuestras riquezas como el guano, el petróleo, minerales, salitre, pescado, etc., no sean entregados al saqueo de empresas imperialistas que llenan sus arcas dejando vacíos nuestro suelo y nuestro mar; las luchas obreras que no pocas veces llegaron a la necesidad insurreccional, precisamente en respuesta a las masacres con que son respondidos sus reclamos de justicia y el derecho a aspirar a una sociedad justa; hoy mismo, la iglesia es testigo cómo obreros cristianos que luchan, sólo encuentran la respuesta de los palos, gases, agua, cuando no la bala criminal de la represión.

La llamada democracia en el Perú sólo se ha convertido en la fórmula que encubre engañosamente los males de este sistema y busca mantener ilusiones que impidan que nuestro pueblo logre realmente su organización y fuerza para alcanzar la liberación.

¿La institucionalización de la tortura, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, que no solo son realizadas por el estado sino protegidas por todo el sistema pueden ser justificadas por los cristianos? Es bueno entonces recordar aquella frase: “Ver un crimen y no hacer nada por evitarlo, es ser cómplice de él”.

La violencia de los oprimidos, la lucha armada revolucionaria no ha surgido entonces de la “insanía” de algunos elementos ni en el deseo originario de la violencia, sino como sagrado derecho de un pueblo a luchar por su propia existencia, su propio destino y un futuro mínimamente justo para sus futuras generaciones. ¿No fue acaso justa y necesaria la violencia de David para vencer a Goliat?

A pesar de que el MRTA, por estas razones ha tomado las armas y está dispuesto a luchar con ellas hasta alcanzar con todo nuestro pueblo la victoria definitiva, no hemos escatimado esfuerzos para buscar salidas que eviten un mayor derramamiento de sangre, porque en nuestra vocación está en realizar el cambio revolucionario con el meno costo social posible. Por eso propusimos dialogar en diversa oportunidades, por eso al iniciar este régimen suspendimos nuestras operaciones militares unilateralmente para que cumpla sus ofertas con el pueblo, y la respuesta ha sido siempre no sólo la sordera, la prepotencia, sino que quedó al descubierto que los discursos eran pura demagogia para engañar al pueblo, mientras en la realidad se fortalecían los mecanismos de saqueo imperialista y enriquecimiento de los monopolios.

¿Signo de liberación o de opresión?

Entonces si la jerarquía de la iglesia quiere contribuir a liberar a nuestro pueblo no pueden ponerse al lado de los explotadores, del gobierno, de las Fuerzas Armadas, del imperialismo; su compromiso es con el pueblo. La iglesia por su fuerza espiritual que le da el pueblo creyente debe forzar a los opresores a generar un diálogo y mecanismos que establezcan por lo menos normas mínimas de respeto a los derechos humanos en esta confrontación social.

Por eso, en esta fecha nos dirigimos a todo el pueblo cristiano para decirle que hoy para continuar fiel a la herencia del cristianismo originario hay un solo camino: el lado de los oprimidos y explotados, el lado de los perseguidos, el lado de los revolucionarios.

El Movimiento Revolucionario Túpac Amaru, tiene en sus filas a verdaderos cristiano y a esta lucha llamamos a todos aquellos que buscan la justicia y el amor entre los seres humanos que sólo puede ser logrado hoy mediante la lucha revolucionaria.

¡Con las masas y las armas… Patria o muerte… venceremos!

EL PUEBLO UNIFORMADO TAMBIÉN PROTESTA

Puntos importantes de la plataforma del Personal Subalternno FF. PP. donde exigen la democratización de su institución.
4.- La reestructuración de Reglamentos que ofenden nuestras conciencias, nos obligan a defender un orden totalmente injusto, preservar y conversar el orden público con acciones brutales reñidas con la Constitución y la Declaración Universal de los DD. HH., que garantizan el respeto a huelgas, marchas y reclamos del pueblo.
5.- Al gobierno actual a no comprometernos con sus crímenes políticos, guerra sucia, desapariciones, torturas, ejecuciones extrajudiciales y otras aberraciones. La familia policial siente vergüenza de tener como hijo, esposo y padre a quienes manchamos las manos con sangre de peruanos en su mayoría inocentes.
16.- Una política antisubversiva coherente y pacificadora basada en la Justicia Social, no simplemente en la represión indiscriminada y/o declaraciones triunfalistas e irresponsables que provocan más violencia y crueldad de los subversivos quienes asesinan a humildes policías que son también de extracción popular.

La huelga policial iniciada el 15 de mayo y levantada el 19 ha sido uno de los más duros golpes que el gobierno aprista ha recibido. El APRA en el gobierno pretendió articular por arriba a las fuerzas policiales aplicando “la reorganización”.

Como casi todas las iniciativas que este gobierno promueve, la llamada reorganización fue acompañada de abundante propaganda. Lo concreto es que esta “reorganización” no reorganizó nada, ni cambio nada. La huelga policial del personal subalterno no ha hecho más que poner en carne viva lo que ya se sabía, que esta “reorganización” ha sido un fracaso.

Una fuerza policial creada para mantener el orden de los privilegiados, de los que más tiene, han modelado instituciones esencialmente represivas. Desde que ingresan a sus centros de instrucción se les deforma la mentalidad y el comportamiento. El mundo está compuesto de dos clases: los uniformados y los civiles. Y en este reducísimo mundo, los civiles son los enemigos.

Y existe por cierto un especial interés porque esta situación se mantenga. Por eso cuando miembros del personal subalterno pretenden estudiar o se encuentra estudiando en las universidades son hostilizados por los oficiales.

Carnes de cañón

El policía desde que ingresa pierde todos sus derechos de ciudadano. No es tratado como una persona sino como un número, como un ente que no tiene ninguna atribución, solamente deberes que asumir. Los oficiales en cambio son los que tienen todos los privilegios. Tratan al personal subalterno de la manera más humillante.

La llamada “reorganización” no cambió su esencia vertical, abusiva y vejatoria contra el personal de tropa. Situación que permite incluso que malos oficiales se apropien del dinero de los subalternos. Los policías hasta carecen de las prerrogativas que tienen los militares.

Actualmente el gobierno los está utilizando para enfrentar a la insurgencia guerrillera. Sin la preparación adecuada, algunos apenas egresados del Centro de Instrucción, otros porque fueron trasladados a las zonas de emergencia debido a que oficiales vengativos los indispusieron ante el comando superior, lo cierto es que son estos policías los que están dejando sus vidas. Para decirlo de otra manera, el gobierno utiliza al personal subalterno de las fuerzas policiales como carne de cañón.

A este afrentoso cuadro hay que sumar el desprecio de este gobierno contra el personal subalterno en lo que respeta a sus haberes. A diferencia de los oficiales que están muy bien remunerados, los guardias y clases tienen sueldos miserables que en muchos casos los empuja a caer en el degradante círculo de la corrupción.

La huelga policial.-

Si bien la huelga tuvo un comienzo por mejoras de sueldos rápidamente se convirtió en una medida política que jaqueó durante cuatro días al gobierno aprista. Política no porque estuviera impulsada por grupos políticos determinados –como la prensa y la TV, sumisa al gobierno y a los millonarios de este país, se esforzó malévolamente en sugerir- sino porque diseñó una plataforma con reivindicaciones democráticas importantes.

Su dinámica de masas, adoptando formas de movilización popular creando consignas y asumiendo actitudes radicales que incluso llegaron hasta el uso de sus armas, escandalizó a la derecha. Para ellos no hubo huelga, fue un motín.

¿Qué se perseguía con este calificativo? Todo motín implica una insubordinación generalizada que compromete un orden establecido, por lo tanto, en su calidad de motín, esta medida reivindicativa debía ser debelada, aplastada.

Pero esta huelga ha significado también el ensanchamiento de la brecha institucional por lo menos en el personal subalterno, con relación al APRA.

El MRTA y las fuerzas policiales.-

Desde que aparecimos con nuestras primeras acciones supimos diferenciar. Buscamos que nuestro mensaje llegara a aquellos policías que sí creen en sus instituciones como organismos destinados a proteger a la ciudadanía y no a ensañarse con los más humildes.

A esos policías que han ingresado con vocación de servicio y no para abusar de su autoridad. A esos policías les hemos pedido que no dirijan sus armas contra el pueblo, que desobedezcan a sus superiores cuando les ordenan reprimir manifestaciones, desalojar familias inermes, etc.

A esos policías cuyas vidas respetamos y respetaremos siempre que no se nos enfrenten. Jamás les hemos disparado ni dispararemos a un policía por la espalda. Sin embargo, hay GC que han asesinado a compañeros nuestros cuando los han capturado desarmados o se les agotó las municiones. Con esos malos policías seremos implacables. Combatiremos también a esos policías que reprimen a las masas populares.

Los policías honestos tienen un lugar en las filas de nuestra organización.

Pronunciamiento.-
1.- La llamada “reorganización de las Fuerzas Policiales” como se demuestra con la huelga del personal subalterno, ha sido un completo fracaso. El APRa quiso un apéndice y domesticó a una oficialidad pusilánime, burocrática, pero no tomó en cuenta para nada las aspiraciones del personal subalterno.
2.- El APRA, al igual que cualquier otro gobierno oligárquico, utiliza a las Fuerzas Policiales como instrumento de represión contra el pueblo y no para garantizar su cuidado y seguridad. En las actuales circunstancias, este gobierno promete su participación en la “guerra sucia”. Son miembros del personal subalterno los que ponen el pellejo, a ellos hasta los matan por la espalda y los oficiales que imparten las órdenes, remunerados con altos sueldos se encuentran parapetados tras sus escritorios.
3.- Toda la alharaca del Ministro del Interior en el sentido del aumento de la dotación de carros patrulleros, armamento y municiones de guerra, chalecos antibalas, capacitación, etc., refleja una orientación marcada y cuantitativamente represiva, que no tiene en cuenta para nada al hombre. Sólo se estimula en ellos a los ejecutores de una política represiva encargada de garantizar el orden de una administración explotadora, autoritaria, entreguista que gobierna contra el pueblo.
4.- Este gobierno alienta ese indignante espectáculo de policías agrediendo cobardemente a amas de casa, estudiantes, pobladores, trabajadores, asesinando y torturando a luchadores políticos y sociales; llevando el terror a los barrios en los controles y rastrillajes; cometiendo saqueos y violaciones, en suma actuando como bestias desaforadas contra los humildes, contra los que no tiene, contra los que al igual que los policías ahora, protestan justamente por trabajo, salario, vivienda y comida.
5.- El MRTA considera que así no son todos los policías. El personal subalterno proviene del pueblo, y sus hijos, padres, hermanos, madres, son también universitarios, pobladores, obreros y obreras, y esos oficiales, policías honestos y personal subalterno, que no tienen una mentalidad homicida, y que desarrollan en su institución una verdadera vocación de servicio, son los que tienen que reorganizar realmente las Fuerzas Policiales; no reprimir al pueblo, desobedecer las órdenes que signifiquen atropellos a las masas populares.
6.- El MRTA se solidariza con la huelga del personal subalterno de las Fuerzas Policiales y llama a que coordinen con las organizaciones populares que se aprestan para un Paro Nacional este 19 de mayo. Asimismo, plantea la necesidad de democratizar las Fuerzas Policiales, que se organicen en sindicatos y pueda el personal subalterno decidir democráticamente sobre el ejercicio de sus funciones.
¡SOLUCIÓN A LA HUELGA POLICIAL!
¡DEMOCRATIZAR LAS FUERZAS POLICIALES!
¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS… PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!

DIRECCIÓN NACIONAL AMPLIADA INFORME POLÍTICO

La situación política que vivimos es bastante compleja y rica en acontecimientos y variables políticas.

La crisis económica sigue cuesta abajo. El gobierno en su afán de recuperar el manejo administrativo de la crisis tomó medidas antipopulares de corte draconiano, momentáneamente, en los meses pasados anunciaba victoriosamente la disminución del ritmo de crecimiento de la hiperinflación, pero los hechos de las últimas semanas: la descomunal devaluación y la disparada de los precios de todos los productos, demuestran lo contrario. A pesar del embalsamiento de los precios que realiza el gobierno la situación de miseria popular es cada vez más insoportable.

El déficit fiscal es muy grande. Luego de una gigantesca emisión inorgánica en los meses pasados y que aceleró la espiral inflacionaria, el gobierno ha evitado repartir el hecho, pero ahora se enfrenta a una creciente escasez de dinero en las arcas del Estado. Los paganos de esta situación son los trabajadores del Estado, que, además de haber visto disminuido sus magros sueldos soportan inconstante retraso en el pago de sus haberes.

Los productos escasean cada vez más en el mercado, hay colas para todos los productos de primera necesidad, este fenómeno, común ya hace bastante tiempo en los barrios populares comienza a afectar incluso a los sectores acomodados de la sociedad.

El único logro que muestra orgulloso el régimen de Alan García, es un incremento de las reservas de dólares en el Banco Central de Reserva, son de 1,400 millones que exhibe el otrora “progresista” Vásquez Bazán. Las fuentes de origen de esa “victoria” están en la pérdida del salario real de los trabajadores en más del 60% den los últimos meses, el gobierno, embobeda en sus bancos el hambre del pueblo, la muerte lenta de nuestros niños. El otro origen de esos dólares es el narcotráfico, este gobierno que firma supuestas disposiciones de combate a la mafia, llena sus arcas con el dinero producido del lavado de la cocaína y la pasta básica.

Ese dinero arrancado a los estómagos de nuestro pueblo comienza a ser usado para mejorar la imagen del APRA en la contienda electoral. Primero fueron importaciones –sin licitación y con sobreprecio- de alimentos para aplacar temporalmente las colas y levantar la imagen de Mercedes Cabanillas en las elecciones municipales, luego, el dispendio de una serie de obras que serán inauguradas con cercanía a la fecha de los comicios, ahora ese remate de los dólares entre los importadores y exportadores para intentar frenar la disparada del billete verde. El derroche continuará, el reparto del botín culminará antes del recambio presidencial. Alan García está afanado también en quitarle las banderas al Fredemo. En una demostración de la futilidad de las “abismales” discrepancias con Vargas Llosa se apresuró a firmar un acuerdo con el FMI e iniciar la “reinserción en el mercado financiero internacional”. El acuerdo compromete al Perú, crédito que será usado para pagar esta misma deuda, y sólo después de cancelar lo adeudado conseguirá nuevas créditos “frescos” para el Perú, a cambio de esta “concesión” del FMI, el gobierno peruano se compromete a discutir con una misión especial del FMI la política económica global de mediano y largo plazo, lo que significa en buen romance que serán los técnicos de esa agencia neocolonial los que diseñarán a final de cuentas la política interna del Perú. Es evidente que esos técnicos piensan igual que Vargas Llosa, y Alan García está dispuesta a asumir tales dictámenes, tal es el contenido del acuerdo suscrito.

El afán de salvar las vacías arcas del Estado, el “antiliberal” Alan García ha puesto en venta numerosas empresas del Estado, en su mayoría rentables, pero también en este terreno ha fracasado, no hay informes públicos de ventas logradas, la burguesía no está dispuesta a salvar al APRA (luego de haberla usufructuado), y así quisieran tampoco tienen suficientes capitales. Eso ratifica una vez más que vender las empresas del estado significa también desnacionalizarlas para entregarlas a monopolios imperialistas que son las únicas en capacidad de adquirirlas.

Alan García quiere allanar el camino para su retorno a la presidencia en 1995. Junto a una serie de obras electorales intenta movidas que dejan la imagen de un caudillo que fracasó por acción de los sectores poderosos por defender al pueblo. Así luego de ser él el principal responsable del empobrecimiento de los empleados públicos, luego de la indolencia permanente a sus reclamos, después de reprimirlos salvajemente por el delito de reclamar sus derechos, pretende encumbrarse como su defensor reconociendo legalmente a la CITE. Retoma nuevamente el estilo radicaloide de sus discursos. Es probable que antes de las elecciones intente dar nuevos pasos que consoliden esta imagen.

El embalse de precios que viene desarrollando el gobierno será el justificativo para que el siguiente gobierno empiece con un brutal paquetazo de medias que se conoce como el Schock económico.

Falta centralizar y dar proyección estratégica al combate popular.-

Hay en el pueblo resentimiento y rabia profunda, aunque sin la claridad política necesaria de las causas de sus males, ni los caminos por donde está la salida. Hay frustración en las lágrimas de las amas de casa en los mercados, en la movilización callejera de los trabajadores, abaleados y apaleados, hay resentimiento incluso en los policías que realizan una huelga que debido a la represión sólo salió a medias.

A pesar de sus limitaciones vivimos un momento de intensas luchas populares. Es importante anotar en primer lugar cuáles son esas limitaciones:
· Aún no está plenamente superada la visión economicista de los reclamos populares.
· En las movilizaciones, si bien hay un alto grado de combatividad, el enfrentamiento es aún sostenido por grupos de vanguardia.
· Incomprensión de la situación de guerra y el papel del movimiento popular. Producto del nefasto papel del reformismo y Sendero Luminoso, y nuestras limitaciones para calar más acelerada y profundamente en el movimiento popular, las masas aún no tienen claridad sobre la necesidad de implementar nuevas modalidades de lucha.
· El reformismo no sólo no hace nada por centralizar las luchas, sino que entraba los esfuerzos que se realiza en esa dirección a través de la Asamblea Nacional Popular que en los últimos tiempos aparecen en una gran pasividad.
· La crisis de Izquierda Unida se refleja en un abandono más acentuado de las organizaciones populares, salvo el caso de compañeros del PUM donde existen algunos indicios de rectificación.
Debido a estas debilidades la mayoría de las luchas reivindicativas termina en derrotas o conquistas limitadas.

Es particularmente importante evaluar determinadamente dos de las últimas luchas: la de mineros y campesinos. Ambas luchas se habían constituido en la punta de lanza del movimiento popular, desde el punto de vista económico ambos están ubicados en posiciones claves, en ellas existe una fuerza importante de las organizaciones revolucionarias, el escenario geográfico donde actúan estos sectores es el mismo donde hoy se desarrolla el conflicto armado de las clases sociales.

En ambos casos encontramos una gran disposición de lucha en las bases y direcciones con mayor o menor grado de proximidad a las posiciones revolucionarias. A pesar de la brutal represión, han desarrollado una denodada lucha, pero es evidente que ese empuje ha sido insuficiente para derrotar la estrategia de las clases dominantes.

Hay que distinguir en esta lucha dos planos: el de carácter táctico-sindical y los de proyección estratégica.

En los primeros. La fuerza con responsabilidad principal en la conducción de la federación, demasiados metidos en la problemática electoral realizaron una mala evolución. Para los compañeros, la aprobación de la medida de lucha en el Congreso Nacional aseguraba ya el éxito de la medida, no se colocó el suficiente esfuerzo en el trabajo de las bases para asegurar la medida de fuerza, sobretodo en aquellos sectores donde los sectores más reformistas tienen importante influencia. A esta debilidad se agregó el trabajo abiertamente en contra de la huelga de los sectores más conciliadores del PC. Sobre estas debilidades actuó la detención de dirigentes y la ocupación militar de los campamentos mineros.

La huelga fue garantizada en los sectores donde hay influencia revolucionaria, resultado del trabajo de bases, pero la responsabilidad de los revolucionarios va más allá de garantizar la medida en sus bases, era necesario trabajar con intensidad hacia los sectores más vacilantes, pues ellos, al final de cuentas, inclinaron la balanza a favor de la acción del enemigo de clase.

Pero además de estos problemas, hay otro más de fondo que ha determinado la derrota transitoria de la huelga minera.

La burguesía minera, su estado, los militares, se prepararon claramente para una confrontación político militar contra el proletariado minero. Unieron en una sola estrategia la intransigencia de los patrones, la indolencia e hipocresía del Ministerio de Trabajo, una propaganda de claro contenido terrorista y antiobrero de la Sociedad Nacional de Minería, la ocupación militar de los campamentos, la desaparición y el asesinato de los dirigentes sindicales.

En cambio en la conducción de la huelga minera, sólo se preparó para una huelga combativa. En las bases no se explicó ni comprendió claramente que el enfrentamiento tenía que tomar en cuenta la situación de guerra del país, el tipo de respuesta que iban a dar las clases dominantes, la necesidad de desarrollar niveles clandestinos de conducción de los sindicatos cuyas directivas las masas debían acatar disciplinadamente, no se tomaron las medidas necesarias para garantizar el funcionamiento de los órganos de autodefensa obrera, tampoco desarrollamos un plan político militar suficiente para enfrentar la ofensiva del enemigo de clase.

El papel de Sendero Luminoso fue nefasto en el movimiento sindical minero. SL trabajo por la derrota del movimiento popular y hace juego a la contrarrevolución por su práctica de terrorismo ultraizquierdista. Los seguidores de Abimael Guzmán no han podido calar en el corazón del proletariado, hace ya algún tiempo hacen considerables esfuerzos por captar a las direcciones de las organizaciones sindicales sin lograrlo, por su debilidad ideológica y política han perdido incluso en las confrontaciones con las posiciones más atrasadas del reformismo en el movimiento sindical. Es entonces que estos señores incapaces de dar la batalla en los canales de la democracia proletaria, o buscan imponerse a través del autoritarismo, usando el terror y el asesinato como instrumento para eliminar a dirigentes sindicales opositores y amedrentar a la masa. Los sindicatos de pronto se encuentran entre dos fuegos: el de las clases dominantes (que están más o menos acostumbrados a enfrentar) y el otro que en nombre de una “revolución de nueva democracia”, del “pensamiento Gonzalo” también asesina a sus dirigentes. La acción de SL al no ser comprendida claramente por los trabajadores debilita enormemente su organización y capacidad de combate.

Ciertas debilidades y demoras en el deslinde con Sendero Ruinoso, que se reflejó incluso en el último Congreso Nacional Minero, ayudó a esta labor provocadora y confusionista. Si hubiera existido una clara explicación sobre el carácter antiproletario de esta práctica de SL hubiera sido menor el daño al movimiento sindical minero.

Se ha iniciado un nuevo período en la lucha reivindicativa y de protesta popular. Hoy el movimiento popular tiene que tener claridad de la situación de guerra que vive el país y adecuar sus luchas a esas condiciones para hacer frente a la guerra sucia de las clases dominantes.

La huelga campesina sirve para ratificar esta evaluación. Mientras en Puno y Cusco la huelga de los trabajadores agrarios tuvo un alcance limitado, en el departamento de San Martín alcanzó su más alto nivel de lucha con un fin victorioso.

En el departamento nororiental, a pesar de la ocupación militar del departamento, la unidad de la guerrilla con las masas (empezando por las zonas donde el MRTA está más asentado) permitiendo que los bloqueos se generalizarán y neutralizar la capacidad represiva del enemigo. El Frente de Defensa asumió su papel de fuerza centralizadora, convocando al resto del pueblo bajo una plataforma mínima, con ello se consiguió la paralización total del departamento.

El general Arciniegas tuvo que negociar y aceptar las condiciones de los campesinos, las limitaciones en la conducción de la Federación de Campesinos –que no valoró la importancia de las reivindicaciones de los otros sectores, y levantó por su cuenta la huelga- no permitió que la victoria fuera aún más contundente. El incumplimiento de estos acuerdos están llevando a evaluar por las organizaciones populares de la zona la posibilidad de reiniciar la huelga, para ello es necesario prever que el enemigo también debe haber sacado las lecciones necesarias y será necesario trabajar más intensamente la organización de la lucha.

Las limitaciones en estas dos luchas impidieron que se fusionaran con otros sectores en lucha como la CITE, Construcción Civil, Pescadores, Laboratorios, Papeleros, Campesinos de Ancash, fusión que hubiera permitido mayor capacidad de construir la Coordinadora de Gremios en Lucha que hubiera desbordado la resistencia de la dirección de la CGTP a centralizar estas luchas.

Es necesario destacar la lucha de los trabajadores estatales que se ha caracterizado por su alta combatividad, autodefensa, asimismo resaltar la lucha de la Federación Agraria Departamental Atusparia-Uchu Pedro de Ancash que ha desarrollado una huelga con ocupación de las poblaciones, y con un pliego que va más allá de las reivindicaciones economicistas y que ha conseguido una victoria sumamente importante y de carácter político, el compromiso de que los hijos de los campesinos ancashinos no serán usado como carne de cañón para el combate contra las organizaciones alzadas en armas.

Una gran debilidad en el movimiento popular es el fraccionamiento de las luchas y la pasividad de la Asamblea Nacional Popular, ante este hecho tampoco se ha colocado suficientes fuerzas para el impulso de la Coordinadora de los Gremios en Lucha.

La superación de estos problemas exige un trabajo de masas de mayor profundidad por parte de las fuerzas revolucionarias, es necesario ganar la hegemonía política real, fusionar la guerra revolucionaria con las masas, sobretodo con sus sectores más combativos.

Los tramos finales de un gobierno fracasado y criminal.-

A esta altura el gobierno aprista no sólo es un régimen reaccionario sino que además ha fracasado totalmente. El actual gabinete encabezado por su personalidad derechista más importante y teniendo como ministro de Economía a su personalidad más radical, ha implementado las medidas más antipopulares de esta administración buscando recuperar el control de las variables de la economía en crisis y también ha fracasado.

La corrupción campea sin freno, la ineptitud sólo se compensa con más represión.

Los reclamos de los trabajadores solo han encontrado la más cerrada intransigencia. En nombre de salvar al país se ha empobrecido como nunca a las mayorías, en cambio, un puñado de monopolios han incrementado enormemente sus ganancias. Para garantizar la estabilidad de esta forma de “recuperación de la economía” el gobierno ha defendido a sangre y fuego el orden establecido.

Fiel a la precondición de los monopolios imperialistas de “restablecer el orden interno” para crear condiciones de seguridad para sus inversiones, la principal preocupación del gobierno aprista es la lucha contra la subversión.

La guerra contrarrevolucionaria ha entrado a una nueva etapa. El Estado ha colocado toda su infraestructura al servicio de la guerra contrarrevolucionaria. El Estado avala plenamente la política de crimen y genocidio: en los departamentos del interior del país las masacres son transformadas en supuestos enfrentamientos con “subversivos”, los desaparecidos y asesinados son cosas de todos los días, el control de los medios de comunicación permite que la aparición de las fosas comunes pasen completamente desapercibidas. En las ciudades las fuerzas policiales responden a cualquier acción armada, asesinando a sangre fría a revolucionarios capturados en acción o no, y de no tener revolucionarios en sus manos, asesinan gente inocente; los grupos paramilitares cuentan con la más absoluta impunidad, y a pesar que hay numerosas pruebas que implican en esta acción al ministro del Interior y jefes policiales estos cuentan con todo el aval gubernamental. El gobierno ha extendido la ocupación militar, se ha declarado nuevas zonas de emergencia como los casos de Lima y Callao, y el Norte Chico donde la acción guerrillera del MRTA se acrecienta aceleradamente. En el campo se ha incrementado sustancialmente el equipamiento de las fuerzas contrarrevolucionarias y el papel más importante ha pasado a cumplirlo las fuerzas aerotransportadas.

Pero para los sectores más reaccionarios todo esto les parece insuficiente, hablan de una falta de política antisubversiva, de carencia de energía, condenan incluso el intento de juzgar acciones de genocidio en los tribunales militares como el caso de la masacre de los penales.

Las elecciones municipales y las fuerzas policiales.-

Una vez más el sistema ha dado inicio al recambio y reacomodo en la administración del Estado, el primer tramo –el municipal- ha sido cumplido. Al pueblo, a la revolución el problema electoral no tiene un significado estratégico, estas elecciones no modificarán estructuralmente las características de la confrontación de clases, ni sus tendencias fundamentales; pero en el plano táctico tiene una incidencia importante, tanto para medir el ritmo del desgate del sistema como tal, el reacomodo de las fuerzas en la clase dominante, la fortaleza o debilidad del siguiente régimen.

En las elecciones municipales se ha producido un fenómeno aparentemente contradictorio. Estas elecciones, como nunca antes, no ha sido capaz de despertar el entusiasmo de las masas. Las justas electorales anteriores particularmente las de 1978, 1980, 1983, 1985 tenían una intensa movilización de bases para la actividad propagandística, en esta elección eso ha sido sumamente débil; esos procesos electorales estuvieron acompañadas de grandes movilizaciones de partidarios y simpatizantes de los grupos en contienda, los actos finales significaban manifestaciones de centenares de miles, esta campaña ha sido sumamente pobre y los mítines de cierre de campaña apenas han agrupado a 10 o 20 mil simpatizantes sin entusiasmo y en el caso del Fredemo tuvo que suspender este acto final. La campaña ha estado concentrada en los medios de comunicación, donde han cometido básicamente las empresas publicitarias, con ventaja enorme para aquellos vinculados directamente a los monopolios. Ha sido pues una campaña sin olor a masas.

Pero por otro lado, las elecciones –sobretodo en las últimas semanas- se colocó en el centro real del quehacer político nacional. El elemento decisorio para este fenómeno no fue –a diferencia de los anteriores comicios- las ilusiones del pueblo y sus esperanzas en el recambio, sino la acción y posición de Sendero Luminoso. Partiendo de una evaluación incorrecta, no sólo del estado de ánimo de las masas de sus propias fuerzas, Sendero Luminoso lanzó la consigna del boicot electoral.

Para que la consigna del boicot sea justa y viable, no se requiere sólo del desengaño parcial de las masas, cosa que ha venido sucediendo sino que ese desengaño sea total y devenga en una vocación de oposición activa a la misma, esto último tiene que ver con el avance de la conciencia revolucionaria de las masas. Sendero Luminoso lejos de entender la incorrección de su análisis optó por querer imponer su táctica por la fuerza, no ya a las clases dominantes sino al pueblo por la vía del temor.

Este grave error de Sendero Luminoso permitió una falsa polarización de la lucha de clases, en la que los opresores sacaron ventaja. El pueblo que avanzaba en la tendencia de rechazo a las diversas opciones electorales de la burguesía, de pronto se vio ante dos fuegos, una del enemigo de clase y otra que a través del terror y el asesinato buscaba imponer una táctica que no compartía y a la que terminó rechazando, lo cual fue aprovechado por la burguesía para representar la asistencia masiva al acto electoral como un triunfo de la “democracia burguesa”.

Sendero Luminoso que supuestamente quería desgastar y boicotear las elecciones, lo que ha logrado precisamente es convertir las elecciones municipales en el centro del quehacer político. Autocráticamente es necesario señalar que hemos tenido una falta de mayor iniciativa para modificar estas tendencias.

Un hecho que mostró nítidamente esa falsa dicotomía fue el “Paro Armado” de Sendero Luminoso y la “marcha por la paz” convocado por IU pero capitalizado por la derecha.

Abimael Guzmán buscando imponer su táctica apeló al terror contra las masas, y su expresión más pura fueron los llamados “Paros Armados”, especialmente el convocado en Lima. A pesar de los esfuerzos de los activistas de Gonzalo, era evidente que las masas no acatarían el “paro”, entonces se apeló al amedrentamiento a las masas mediante amenazas, acciones que generaran temor y el asesinato de dirigentes populares como el crimen contra el c. Castilla, destacado dirigente textil y militante del PUM, su entierro expresó el repudio de las masas obreras a esta práctica senderista.

Los compañeros de Izquierda Unida intentado “recupera la iniciativa”, interpretando el rechazo a las propuestas de SL convocaron a una movilización, pero el contenido que le dieron al llamamiento abrió las puertas para que la burguesía, no sólo la absorbiera, sino le diera el contenido que deseaba.

Es cierto que la Paz es un anhelo de las masas, pero no la búsqueda de una paz abstracta, menos en nombre de la Paz se puede justificar la violencia histórica y criminal del sistema. El rechazo al terrorismo ultraizquierdista no puede ser argumento para condenar el derecho del pueblo a resistir a la violencia reaccionaria con la violencia revolucionaria.

La convocatoria realizada bajo la hegemonía de los sectores más conciliadores de IU tenía un contenido gaseoso, de condena casi exclusiva a SL y la extensión de lamisca a toda la lucha armada, se realiza esta condena en nombre de la “democracia” (identificándola con la que vivimos). Con ello abrió las puertas para que Vargas llosa, el cómplice de uno de los más atroces crímenes –el de Uchuraccay-, no sólo se sumara a la “Marcha por la Paz” y llamara a toda la derecha a hacerlo. La burguesía tomó la iniciativa en sus manos, y ante la pasividad complaciente de la mayoría redirigentes de IU le dio el contenido contrarrevolucionario que deseaba, a través de los medios de comunicación. El esfuerzo de los sectores radicales de IU fue tardío e insuficiente, la derecha se dio el lujo de exigirle disculpas por atentar con un comunicado contra el “espíritu unitario y democrático de la marcha por la paz”.

A pesar que como ninguna movilización, la “Marcha por la Paz” contó con el auspicio de todos los medios de comunicación la participación no fue realmente un acontecimiento de masas sino de activistas de las organizaciones convocantes. Si bien en la marcha misma fueron la izquierda y los sectores cristianos quienes llevaron el mayor contingente, la marcha fue presentada a millones de peruanos como una marcha en defensa del orden establecido y fue Vargas Llosa el que terminó capitalizando mejor su abrazo con Henry Pease.

En las épocas actuales los espacios políticos tienen que ser bien delimitados, no se puede en nombre del combate al senderismo unirse a quienes defienden este sistema injusto de hambre, miseria y muerte.

En cuanto al proceso electoral municipal, la posición asumida por nuestra organización fue correcta, aunque tardía, lo que impidió una mayor incidencia. Cuando planteamos la consigna de “El poder se conquista con las masas y las armas” y la de “Voto viciado, voto de protesta” partíamos de la siguiente evaluación:
– Los actuales municipios han sido desojados de poder político real, carecen de rentas propias para que garanticen su gestión (colocándolos a la merced de la voluntad del gobierno central) y ha sido cargado de una serie de problemas irresolubles. Por esta razón los municipios, manejados con la visión de una buena administración, no son un mecanismo eficaz y de acumulación de fuerzas.
– La única posibilidad de modificar esta tendencia es colocar esos municipios al servicio de la lucha popular, aún a lecciones de su propia experiencia y enfrentó las elecciones con un programa de eficiencia administrativa, carene de todo sentido de protesta y revolución, dañina más bien para el campo popular, las injusticias, la explotación y los crímenes de la “democracia burguesa” no fueron tocados para nada y, el silencio en estas condiciones es complicidad.
– Los planes impuestos para la campaña determinaría la misma a favor de quienes tienen mayor capacidad de recursos económicos y el control de los medios de comunicación.
– La disputa en la izquierda no fueron manejadas en el terreno de los principios, sino como pelea por las candidaturas, eso afectó seriamente la moral de los partidarios del frente izquierdista.

En estas condiciones lo más importante era, dar un contenido revolucionario consciente a ese desengaño, afirmar un espacio distinto al reformismo y ultraizquierdismo. Eso podía hacerse combinando la propuesta de voto de protesta con la agitación programática revolucionaria.

Aunque no cumplimos plenamente nuestros objetivos, los resultados indican que la evolución fue correcta. Si bien no podemos afirmar que toda la votación viciada es influencia nuestra es claro que fue importantísimo nuestra incidencia en esa dirección, los propios ideólogos de la derecha reconocen que por primera vez “el voto viciado ha tenido un contenido profundamente político”, revolucionario diríamos, nosotros. Nueva antes el voto en blanco y viciado había logrado las dimensiones de las últimas elecciones.

De no haber sido por SL, los resultados electorales serían desastrosos para el sistema. La derecha usa el fracaso del boicot para sacar la conclusión falsa que la mayoría popular ha respaldado esta democracia con su participación en estas elecciones. Lo cierto es que la mayoría ha rechazado las propuestas del sistema y a castigado a IU por su política de conciliación y sus disputas sin principios.

La debilidad de las fuerzas de izquierda para capitalizar ese desencanto se ha reflejado en la victoria de Ricardo Belmont con una alta votación en Lima. RBC ha capitalizado el descontento en las capas medias y los sectores más atrasados del pueblo. Es necesario reorientar la propaganda revolucionaria hacia las más amplias mayorías, tanto en amplitud de su distribución, en el lenguaje accesible, como el tratamiento de sus problemas concretos.

Estos resultados han abierto una etapa de reajustes en la orientación de todas las fuerzas con miras a las elecciones presidenciales.

El Fredemo: la nueva carta de la contrarrevolución.-

Cuando en las elecciones presidenciales anteriores la derecha neoliberal obtuvo una bajísima votación, muchos compañeros de izquierda afirmaron que la “derecha” había llegado a su fin. Cuatro años después, esos viejos dinosaurios de la política burguesa, aupados tras el nuevo rostro de un novelista, se presentan como los sucesores gubernamentales. El tiempo reafirma esa vieja enseñanza: “el capitalismo no se cae solo, por más podrido que esté, es necesario derribarlo”.

El desgaste de Alan García fue capitalizado por la derecha más reaccionaria, que asumió un papel de oposición más firme, acusando al APRA de llevar adelante el programa de IU con lo cual mataba dos pájaros de un tiro. La dirección de IU afanado de buscar la tolerancia de las fuerzas defensores del sistema (pues consideraba asegurada la victoria en 1990), moderó su lenguaje y apoyó el régimen justificando la propaganda más reaccionaria y asumiendo parte del desgaste gubernamental. Le ha sido fatal, hablando electoralmente, no haber sabido diferenciarse del APRA, no sólo ha perdido imagen sino que pareciera que hubiera perdido hasta el sentido del olfato político, pues aún en plena campaña presidencial son Vargas Llosa Y Alan García ambos sanguinarios defensores del sistema los que polarizan la política y no qui9enes supuestamente cuestionan el orden establecido. El problema en IU, es su dirección, si bien se ha producido la ruptura con Barrantes, no se ha producido un deslindo político con esa orientación que llevó al frente electoral izquierdista a la capitulación y pérdida de imagen que la derecha capitaliza hábilmente.

Esa “recuperación” de la vieja derecha neoliberal es a costa de juntarse en un solo bloque todos los partidos, grupos, “independientes”, gremios empresariales, y aún así no han conseguido despertar el entusiasmo que otrora sí lograra Belaúnde. Cada vez que han existido algunas dificultades es evidente que la unidad de estas fuerzas está basada en la aspiración de retomar el manejo administrativo del Estado y sus prebendas. Es evidente el esfuerzo que realizan algunos intelectuales formados por la matriz imperialista y que más puramente expresa “Libertad”, para dar contenido programático al frente.
Su principal carta político-programática es la “modernización”. Nadie puede negar la estructura arcaica (incluso en los moldes capitalistas) de la economía peruana, ella es resultado de la dominación colonial e imperialista. Esta estructura determina la incapacidad de competir en la economía capitalista mundial.
Hoy cualquier análisis serio permite constatar que esta situación no es posible de ser modificada en los marcos de la actual división internacional del capitalismo. El imperialismo concentra el 80% de sus inversiones en las metrópolis imperialistas y básicamente en los sectores de punta de la industria (automatización, computación, ingeniería genética, espacial, atómica, etc.); la industria de consumo inmediato ha sido concentrado en algunos “países factoría” (Taiwán, Corea del Sur, Hong Kong, Calcuta, Brasil) que han copado un mercado mundial que reduce cada vez más por el empobrecimiento de las masas del “tercer mundo” resultado de la sobreexplotación y saqueo de nuestros pueblos.

Pero los políticos burgueses peruanos son incapaces de ver esta realidad mundial ly siguen a pie juntillas las directivas de quienes precisamente buscan ahondar aún más nuestro retraso, miseria y reprimarizar nuestra economía.

El planteamiento del FREDEMO sostiene:
– Eliminar la capacidad empresarial del Estado. Liquidación de toda propiedad del Estado, eliminación de toda reglamentación de precios, etc. para que las leyes más puras de la regulación liberal se expresen en el mercado.
– Reducción a su mínima expresión (incluso hasta su eliminación) de los impuestos directos recargando el peso sobre los indirectos. Reducción a su mínima expresión de la tasa arancelaria, para que la industria peruano adquiera “competitividad” ante la invasión de la mercadería extranjera. Eliminación de los subsidios estatales.
– “Reinserción de la economía peruana en la economía internacional” (como si alguna vez hubiéramos salido de ella), libertades absolutas para la inversión imperialista, impulso de las “zonas francas”, reinicio del pago de la deuda externa tanto en monedad como en bienes nacionales mediante la llamada “transformación de la deuda externa en inversión interna” (pago en empresas estatales)
– Instauración de la libre contratación de la mano de obra eliminando toda conquista lograda por los trabajadores en decenas de años de lucha. El objetivo es someter a los trabajadores a una sobreexplotación aniquiladora para generar una ganancia que supuestamente serviría para la “modernización”.
– Colocar la formación ideológica del país en manos privadas, facilitando no sólo una mayor monopolización de los medios de comunicación sino eliminando la gratuidad de la enseñanza. El objetivo es elitizar la educación.

Una burguesía como la peruana, carente de sentido nacional y de visión estadista, su única defensa es precisamente la existencia de un Estado económicamente fuerte, capaz de imponer un mínimo de reglas que protejan esa burguesía endeble y de ser posible faciliten su expansión. La eliminación de este papel deja en manos de los monopolios todo el terreno de juego, la mediana burguesía será empujada a la quiebra. So pretexto de la “libertad para todos” se proyecta la monopolización generalizada de la economía.

La monopolización de todos los sectores de la economía, incluido los servicios del Estado, elimina la supuesta “oferta y demanda” pues los precios y demás condiciones serán impuestas por un puñado de monopolios. La desprotección total del mercado interna será falta particularmente para el agro, pues, la importación de alimentos y materias primas agrarias liquidará toda posibilidad de desarrollo, y, la quiebra de los productores agrarios abrirá aún más las puertas para la remonopolización de la propiedad de la tierra y el sometimiento del campesinado a una sobreexplotación brutal.

El planteamiento de reducir los gastos del Estado se basa en la propuesta de despido de centenares de miles de trabajadores públicos; parte de esos despidos será para reemplazarlos por el nuevo clientelaje fredemista. Se incrementará la desocupación y la miseria popular, consiguientemente el mercado interno se reducirá, lo que llevará la recesión a niveles aún desconocidos por la economía peruana.

En lo referente a la deuda externa. El gobierno peruano paga una cifra reducida, porque realmente no hay ya ninguna capacidad de pago; esa reducción de pago comenzó en los últimos meses del gobierno belaundista. Lo que hizo Alan García fue aprovechar esa situación de insolvencia para cubrirla con un discurso antiimperialista, demagógico, discurso que se acaba de desnudar con la firma del acuerdo con el FMI. La propuesta del FREDEMO sólo significará mayores sufrimientos para nuestro pueblo, pero tampoco podrá cubrir con el pago de una deuda cuyos servicios superar ya los ingresos por exportación, por eso se plantea el pago en bienes nacionales, es decir el remate de los despojos de la economía del Estado peruano.

Estos señores suponen que con estas medidas podrán contar con nuevas inversiones, suposición completamente equivocada. Las posibilidades de créditos importantes no tiene asidero serio, así lo han manifestado los propios centros financieros neocoloniales y es la experiencia de otros países de América Latina, la saturación del mercado internacional, bloquea también la posibilidad de nuevas inversiones imperialistas importantes en la industrialización. La única fuente posible para acumular ganancias que queda, es la sobreexplotación de los trabajadores, es la esencia del programa FREDEMISTA.

Por eso el pilar central de esta política es la eliminación de todos los derechos laborales, así pagando un salario que no alcance ni para la mantención del trabajador podría acumular una riqueza que les permitiría su “modernización”. La economía devendrá en una máquina de triturar seres humanos, la ganancia obtenida en dólares de las exportaciones será remitida fuera del país en búsqueda de otros lares que les brinden más “seguridad”.

Otro componente de este plan es iniciarla con un paquete de Schock económico. Ese tipo de medidas aplicadas en países con una situación menos dramática que el Perú (Argentina, Brasil, Venezuela, Bolivia) han generado grandes eclosiones sociales. En nuestro caso, donde la situación del pueblo es ya dramática, muchos dicen que eso no se producirá porque ya estamos acostumbrados a esas medidas; lo cierto es que amplias mayorías populares están en lo mínimo posible de resistir, un golpe de esa magnitud los colocaría al borde de la muerte por inanición paulatina y es lógico que defendería su derecho a vivir, lo cual sumado al avance de la lucha armada convertiría en explosiva la situación del país. Por esa razón, junto a su propuesta económica los del Movimiento “Libertad” han diseñado una estrategia de guerra contrarrevolucionaria que busca ahogar en un mar de sangre la protesta popular.

En la propuesta, han trabajado, además de los técnicos del FREDEMO, militares caracterizados por su profundo espíritu reaccionario y asesorados por especialistas léase Pentágono y CIA) norteamericanos. El plan militar propone un golpe estratégico a la guerrilla, en cuatro a seis meses, que desarticularía sus fuerzas, reduciéndola a grupos pequeños, dispersos y sin conducción, que posteriormente se encargarían de limpiar. El cálculo de víctimas para conseguir esa “victoria” es de 100 mil muertos.

Queda claro entonces cómo se conseguirá tales objetivos. En el campo se bombardearían todas las zonas de influencia guerrillera con la lógica de “matar 100 sospechosos para eliminar 3 subversivos” planteado ya hace algún tiempo por los generales fascistas. En las ciudades se eliminaría la mayor cantidad posible de subversivos en “enfrentamientos armados” y clandestinamente a través del trabajo de los grupos paramilitares que han sido formados en academia y organizadas desde el ministerio del Interior y las fuerzas armadas. Mediante razias en el campo y la ciudad, así como la ejecución de los prisioneros de los penales, se eliminaría a la dirección de la subversión. Se buscaría mediante el terror dejar a la guerrilla sin su base social. Es un plan criminal, el más cruel y sanguinario que se haya elaborado en Sudamérica en el presente siglo.

Llevar adelante este programa contrarrevolucionario tiene algunas dificultades previas que superar. Convencer a sus socios (AP-PPC) que no aceptan del todo el plan porque saben que, aún en el caso de triunfar ningún pueblo perdona un genocidio de esta magnitud, saben que la mano justiciera del pueblo llegaría a tomarles cuentas donde se encuentren. También tienen que unificar criterios al interior de la Fuerza Armada donde hay sectores que se inclinan por una estrategia antisubversiva que combine más bien una serie de reformas totalmente contrapuestas al programa Fredemista y otros que no confían en Vargas Llosa, pues consideran que la democracia burguesa es ya una traba y son partidarios de esa política pero previo golpe de estado.

También tienen el problema de resolver la logística, equipo y cuadros en número suficiente para poder aplicar el plan en tan escaso tiempo, tiempo que es a su vez componente decisivo pues si se alarga en el tiempo se vuelve inútil. Por eso no descartan la eventualidad de que las tropas norteamericanas intervengan directamente, con ese objetivo se viene construyendo la base militar de Santa Lucía, so pretexto de combate al narcotráfico.

Es cierto que existen contradicciones entre los mandos de las FF. AA. peruanas (cuyas preocupación fundamental es la subversión) y la DEA norteamericana, pero es evidente que quienes diseñaron estratégicamente la ubicación y construcción de Santa Lucía no estaban pensando sustancialmente en la DEA sino en la guerra que se desarrolla en el Perú.

Brevemente toquemos el problema del narcotráfico. Las causas de la expansión de las bandas del narcotráfico son fundamentalmente las siguientes:
– La crisis moral del sistema capitalita, sobretodo en las metrópolis imperialistas, crea un mercado que impulsa la expansión productiva.
– La crisis económica mundial ha generado una baja sustancial de la tasa de ganancia, los nuevos capitalista tienen pocas posibilidades de acumular ganancias rápidamente, la única forma rápida de acumulación capitalista son los negocios ilegales, y entre ellas fundamentalmente de la droga ambos factores se alimentan mutuamente.

El narcotráfico hace tiempo dejó de ser un problema policial para convertirse básicamente en un problema económico, las mafias son grandes monopolios que mueven miles de millones de dólares. Tales capitales ahora buscan su legalización en la estructura formal de la economía capitalista.

La burguesía colombiana hace tiempo aceptó esa incorporación. Los narcoburgueses llevaron además de sus capitales, sus métodos de mafia a la lucha de clases, respondieron a los reclamos de los sindicatos y la protesta popular, notando bandas de criminales mercenarios que asesinan a dirigentes sindicales, políticos populares y compañeros vinculados a la guerrilla. La vieja oligarquía colombiana no sólo vio con buenos ojos esa práctica, sino que se sumó a ella. La narcoburguesía colombiana se fortaleció económica y políticamente, sintiéndose ya en capacidad de diputar el poder político llegando a fundar su propio partido que en las últimas elecciones obtuvo el tercer lugar; asimismo dieron un contenido político de clase a sus bandas de mercenarios.

Fenómeno similar ocurrió en Bolivia, y allí también existe un cuartel militar norteamericano antinarcótico y nada importante ha hecho para combatir ese fenómeno.

En el Perú, las bandas han contado con la complicidad de los más altos niveles del poder, el descubrimiento casual de una de ellas puso al descubierto que gran parte de los mandos policiales estaban a su servicio, el descubrimiento de otra en Europa, permitió revelado algunos contactos diplomáticos y parlamentarios al más alto nivel, una serie de probadas acusaciones contra mandos militares, policiales, parlamentarios; ministros y exministros han sido cuidadosamente cubiertos por el poder. Todas estas bandas además de sus negocios con la droga manejan importantes ramas de la economía o trabajan con los monopolios; es conocido que la mayor parte de los dólares que el Banco de Crédito es otro de los grandes compradores de los dólares del narcotráfico.

Los yanquis aceptaron la incorporación de tales capitales en su economía, con el objetivo de mejorar sus condiciones en la competencia con el avance japonés y europeo, a cambio de esas inversiones. La CIA protegió a los capos de la mafia. Así, mientras el gobierno norteamericano “presionaba” a los gobierno para reprimir el narcotráfico, no otorgaba ninguna ayuda significativa para ello y descargaban su represión sobre el campesino pobre que no tiene otra alternativa que sembrar la coca.

Esas bandas introdujeron también en la competencia intermonopólica los métodos de la mafia, ante lo cual los viejos y poderosos capitales imperialistas reaccionaron para desplazarlos. Bush, entre otras cosas, expresa también esa reacción, igualmente a la oligarquía colombiana viendo peligrar su poder decide actuar más enérgicamente contra los carteles de la mafia.

Los hechos adquirieron otra dimensión cuando los capos de la mafia intentaron pasar a la ofensiva asesinando a dirigentes políticos que se oponían con más energía a sus planes. Todo esto puso fin al acuerdo con la CIA y el respaldo a la DEA. Es necesario señalar que no se golpean al narcotráfico en su poder económico, ni se detiene a las cabezas reales, tampoco las mafias golpean al que se supone es su enemigo principal: el gobierno norteamericano; son ya miles de inocentes víctimas que usa la mafia para presionar a los gobiernos norteamericano y colombiano a firmar nuevas reglas de juego que les permita proseguir su legalización.

El Perú siendo el productor principal de la materia prima ocupa sin embargo un lugar secundario en todo este juego. Aquí la política antinarcóticos ha sido siempre una política contra el campesino cocalero; esa misma es la política actual.

La guerra contra el narcotráfico, no tiene pues, su escenario principal al Perú. Sin embargo, ocurren cosas curiosas. En Colombia, país donde está el centro del conflicto con el narcotráfico, los norteamericanos sólo han aportado con unos cuantos recursos, armas y usado helicópteros que la propia prensa burguesa colombiana denuncia; en cambio en el Perú, donde no está el teatro principal de estas operaciones, se construye un cuartel militar, el mayor de sudamérica, con un aeropuerto para recibir aviones de desembarco de alto tonelaje, y bajo la conducción de los mejores expertos de Vietnam.

No es pues un cuartel antinarcóticos, sino la cabecera de playa de la intervención militar norteamericana en apoyo a la guerra contrarrevolucionaria. Los revolucionarios peruanos deben prepararse pues a enfrentar al invasor, a transformar la guerra revolucionaria en guerra nacional-revolucionaria. Los invasores deben encontrar aquí su tumba.

El proyecto del FREDEMO es el plan más reaccionario, antinacional y criminal que se haya diseñado hasta hoy por las clases dominantes.

Su punto más débil consiste en su desconocimiento de la realidad peruana, de las causas de la crisis, su carencia de respaldo real en el movimiento popular. El peso de esta estrategia está en la fuerza militar, la técnica y los recursos del sistema y el apoyo imperialista. Por eso el FREDEMO busca un abierto apoyo para este programa, no quiere ninguna política de alianzas ni de consenso que le ate las manos a cuerdos, quiere un gobierno lo más puramente contrarrevolucionario y proimperialista posible.

El objetivo de su campaña es ganar las elecciones en la primera vuelta para tener un parlamento que le se adicto; en este terreno la capacidad de IU para recuperar parte de su espacio perdido será importante para debilitar el siguiente gobierno.

El APRA busca la ayuda de los militares para pelear el segundo lugar.-
El APRA sabe que en elecciones sin fraude sus posibilidades de victoria son imposibles; en las elecciones municipales colocó una de sus mejores cartas, importó alimentos con sobreprecios para superar las colas por la escasez, pero no puedo evitar la derrota. Sin embargo, el esfuerzo tuvo algún resultado, la derrota no fue catastrófica como merecía, la demagogia de su discurso, la carencia de perfil de IU le permitió una votación regular, que alienta la posibilidad de un segundo lugar en las elecciones presidenciales y con ello la de repetir el plato en el gobierno.

Evalúan que la división y la falta de perfil de IU puede hacerle perder aún mayor votación, para ello levantan más la imagen de Barrantes. Pero el gran aliado son las Fuerzas Armadas; es sintomático que en las semanas recientes el gobierno desarrolle una política de grandes concesiones y prebendas para con los militares. Actúan con la lógica histórica de los opresores, siempre los militares –que no tienen votos- son los que han definido quien será el siguiente presidente.

La maniobra es sencilla. En las zonas de emergencia, donde se encuentra el 30% del electorado nacional, los militares son los únicos garantes del desarrollo de los comicios, son los que entregarán al JNE los resultados finales de las elecciones en dichas áreas, nadie más que ellos sabrán si lo que digan dichas actas serán ciertas o no. Bastará que aparezcan actas fraguadas de lugares donde no ha habido elecciones señalando votos a favor de una determinada lista o desaparecer actas de lugares que no convengan para tal fin; podrán también modificar las actas en los lugares donde no hay habido personeros de la listas que van a ser afectados, etc. En fin, las posibilidades de maniobra son muy grandes. Sería ingenuo pensar que el APRA no intentará usar esas posibilidades; ese es el objetivo de todas estas concesiones recientes a los militares.

El favor de los militares, está en una gran disputa. El FREDEMO les ofrece mayores condiciones para una guerra a muerte contra la subversión y por consiguiente mayores prebendas; el APRA maniobra entonces buscando el apoyo directo del actual Comando Conjunto, les ofrece la prórroga de sus mandatos por tres años más, extendiendo la edad de la jubilación de los oficiales. En las FF. AA: el Comando Conjunto es una especie de gobierno, y en condiciones de “guerra” significa grandes posibilidades para quienes la ejercen, pues ellos definen las obras, las compras de armas y municiones, los puestos y ascenso, los viajes al exterior, los acuerdos secretos con el imperialismo, etc. Manejar ese poder durante tres años más de los previstos es una oferta muy tentadora.

El APRA o piensa que con una mayor pérdida de perfil de la izquierda, consiguiendo a través del control de los medios de comunicación polarizar entre el APRA y el FREDEMO el proceso electoral, usando electoralmente las divisas del BCR, podrían incrementar algunos puntos en la pugna electoral, pero insuficientes, entonces una maniobra a su favor de unos 3 a 5% les aseguraría el segundo lugar, y suponen que en la segunda vuelta a los Barrantistas e IU no les quedaría otro camino que apoyarlos, con ello, aunque parezca mentira, estarían en condiciones de gobernar un nuevo período.

En caso que la maniobra les resultara exitosa, nos encontraríamos ante un segundo período de gobierno aprista, que sería mucho más débil pero más sanguinario que el actual, agravada porque empezaría con la acusación del fraude y una gran oposición, la crisis política se agudizaría en extremo, la conspiración militar estaría a la orden del día y lo más probable es que culminaría con un golpe de estado de carácter ultrareaccionario.

Crisis, ruptura y estancamiento de Izquierda Unida.-
Un elemento nuevo y decisorio en los próximos años es la crisis y ruptura de Izquierda Unida, que pareciera que van a ser los mayores perdedores de esta contienda electoral. Los compañeros dedicaron todos los últimos años de su quehacer político a convertirse en una fuerza aceptable como opción gubernamental por las fuerzas defensores del sistema. Este afán fue el fermento para que en su seno se desarrollaran cada vez más las posiciones de defensa del sistema, así se fue presentado una diferenciación, luego vino la crisis y finalmente la ruptura que amenaza convertirse en el comienzo del fin del reformismo en el Perú.

La derecha, con su centenaria experiencia política, jugó hábilmente sus cartas. Primero, aprovechando las grandes desviaciones de Sendero Luminoso los presionó para que zanjen con la lucha armada revolucionaria (“terrorismo”), alentaron a quienes asumieron tal “deslinde”, satanizaron a quines no lo hacían. Con esta maniobra consiguió que públicamente toda la dirección de Izquierda Unida condenara la lucha armada revolucionaria; unos lo hicieron abiertamente, calificándola de terrorismo y toso vergonzantemente acusándola de “vanguardismos-militaristas”; todos proclamaron públicamente su decisión de luchar en los marcos de la Constitución.

Los compañeros parten del supuesto que ya tiene “cautivo” al “electorado izquierdista” y que deben ganar a los “sectores medios”, para lo cual se despojan de todo tinte radical. Falsa apreciación, no han ganado al público que pensaban influenciar y en cambio han perdido espacio por la izquierda con amplios sectores del movimiento popular que se han ido radicalizando y que se refleja en la casi triplicación de 1978 a hoy de los votos en blanco, viciados y abstenciones.

Una vez conseguida la adhesión de un parte de IU, la derecha se planteó la ruptura del frente electoral izquierdista. Los nuevos “vanguardismos- militaristas” eran los del PUM y UNIR, ante ellos había que definirse para poder ser “auténticos demócratas”; alentaron a Barrantes a quien ya conocían como carente de principios, solevantaron como seguro próximo presidente, él encabezaba todas las encuestas, le auguraban un triunfo seguro si zanjaba con los vanguardistas-militaristas.

El pequeño (sobre todo en dimensión política) caudillo, hinchó pecho, se sentía ya seguro ganador y se lanzó a la cruzada de romper IU. Su única preocupación era que la ruptura fuera con una correlación a su favor para lo cual era decisivo ganar al Partido Comunista. Así surgieron dos proyectos distintos. Uno que era expresión del reformismo de izquierda, temerosa de la revolución, pacifista, pero que no renuncia al campo popular, y otro, reformista burguesa, socialdemócrata encabezado por un caudillo sin principios y sin alternativas en dos caminos distintos.

El daño que podría causar Barrantes hubiera sido menor sise hubiera afrontado principistamente el zanjamiento. Pero la mayoría de dirigentes de IU, ilusionados con la posibilidad de ser futuro gobierno optaron por la conciliación y fueron desarmados políticamente, asumieron un debate organicista, en el cual los barrantistas tuvieron la iniciativa política. Los afanes de conservar la unidad por encima de los principios por parte del PC fracasaron.

Desde las elecciones municipales que perdiera IU, el frente electoral no ha podido salir de una crisis, tres años sin iniciativa, sin perfil claro, que en el terreno electoral ha dejado el camino libre a la derecha neoliberal.

Finalmente la ruptura fue inevitable, los barrantistas no han vacilado en asumir todas las banderas de la burguesía, incluidas las de la continuidad de la guerra sucia. El papel que viene cumpliendo Jaime Paz Zamora en Bolivia demuestra que esta clase de “izquierdistas” son capaces de agresiones contra el pueblo que incluso algunos derechistas no se atreverían a realizar.

Para Izquierda Unida esta era la oportunidad de recuperar, por lo menos su perfil inicial, pero la campaña municipal y lo que va de la presidencial indica que no es así, hay una especie de una continuación de un Barrantismo sin Barrantes, donde los sectores “radicales” orgánicamente mayoritarios, políticamente siguen arrinconados y sin iniciativa debido a sus propios temores. Aún hay demasiadas esperanzas en poder acceder al gobierno en la segunda vuelta, para lo cual lógicamente tendrán que buscar el apoyo del APRA. Olvidan en esos cálculos la esencia de clase de las propuestas en disputa y el creciente proceso de polarización de la sociedad, en este marco es el FREDEMO el que le sigue sacando ventaja apareciendo como una oposición más consecuente y coherente frente a un régimen que sólo ha dado hambre y murete al pueblo.

Lo real es que ya sea por sus indefiniciones como por el fraude apro-militar, la Izquierda Unida está amenazada de ser relegada a un tercer o cuarto lugar electoral, lo cual postergaría para las calendas griegas las posibilidades de la vía pacífica y agravarían aún más su crisis.

Mientras tanto el proceso de diferenciación de IU avanza ahora “por la izquierda”. Conforme fracasa el proyecto reformista existe una creciente radicalización en importantes sectores que poco a poco van tomando cuerpo. Un primer brote de este fenómeno lo constituyeron hace más de un año los “bolcheviques” de Patria Roja, pero su carencia de claridad estratégica, firmeza revolucionaria y amplitud unitaria los ha conducido a una virtual autoliminación política.

Ahora tal diferenciación radical aparece por el lado de los compañeros del Partido Comunista. Este partido tiene una permanente contradicción entre su posición depuradamente reformista de izquierda y su base popular que periódicamente se radicaliza entrando en contradicción y ruptura con su dirección. En la ruptura que ahora amenaza sus filas aparecen aspectos distintos a sus procesos anteriores de ruptura. Surge al parecer, después de varios años de lucha interna, nace de su aparato de seguridad, elementos que conjugados les ha permitido cuajar un proyecto estratégico distinto; sus métodos de organización anuncian la adopción de la compartimentación, la búsqueda de un proyecto integral; aunque aún no queda muy claro, diera la impresión que no piensan desgastarse en una larga y agotante batalla por demostrar “quien es el partido”, “quien tiene derecho a usar el nombre” sino que anuncian nuevas siglas y nuevos símbolos. Los compañeros en realidad asumen un reto inmenso, el de transformar su organización en una organización revolucionaria, en condiciones muy difíciles, en enemigo aprovechará al máximo sus errores. Es por esa razón, por que no debemos dejar que se pierda un contingente revolucionario, que fortalecería el avance de nuestro pueblo, porque es deber de revolucionario ayudar a otras fuerzas que son revolucionarias que debemos prestarles nuestro apoyo.

No alegra al MRTA la ruptura de ninguna organización del campo popular, sabemos que esos hechos están siendo aprovechados por el enemigo para ahondar las diferencias que existe entre nuestra organización y los compañeros del PC, sabemos también que algunos de sus dirigentes, lejos de una evaluación autocrítica de sus propias trayectorias y comportamientos, de las promesas incumplidas que han generado desengaño, y apelan a la fácil explicación de una inexistente “infiltración”.

No pretendemos rehuir nuestras responsabilidades. La teoría y la práctica del MRTA es cada vez un polo de atracción para quienes tiene reales aspiraciones revolucionarias, de esa influencia nos sentimos orgullosos; no podemos negar tampoco que en el caso del PC, un elemento más de influencia es la existencia objetiva de muchos de nuestros héroes y mártires, así como combatientes que provienen de esas canteras que deben hacer servido de punto de referencia para esos compañeros. Pero eso nada tiene que ver con una política de infiltración que es completamente ajena a nuestra concepción y práctica revolucionarias.

La aparición de los compañeros del Frente Patriótico de Liberación debe servir para fortalecer el campo popular y potenciar las fuerzas de la revolución.

Pero lo que viene ocurriendo en el PC va más allá, en realidad es parte de un reordenamiento de toda la izquierda. Tenemos que recordar que también del PSR salió un contingente que ha dado origen al Movimiento Socialista Peruano que en los límites de su trabajo ha zanjado con el oportunismo sin principios. Constatamos también cambios –aunque muy vacilantes- en el comportamiento de los compañeros del PUM, cambios que no están exentos de una intensa lucha interna, bajo la presión de una creciente radicalización en sus bases particularmente campesinas. Ese mismo proceso de radicalización existe en el UNIR pero al parecer sin encontrar correspondencia ni puntos de referencia en instancias superiores generando una gran confusión en sus bases.

Estos hechos que vienen ocurriendo en la izquierda reformista, son sin lugar a dudas el fenómeno político más importante de estos últimos tiempos. De hecho esto puede terminar en una recomposición de las fuerzas en el campo popular que conduzca a nuevos y distintos niveles de unidad, donde se combine niveles amplios de unidad donde las fuerzas revolucionarias consignan la hegemonía en el campo popular, lo cual pasa por la construcción de un Frente Revolucionaria de Masas.

Nuevas tareas para garantizar el avance de la guerra revolucionaria.-
En estas condiciones hemos venido avanzando sin la espectacularidad ni los altos de otros momentos, no exentos de nuevos problemas que deben ser resueltos para poder caminar más aceleradamente.

Los avances más notorios son aquellos vinculados a l afusión entre la guerrilla y masas tanto en el nororiente como en el oriente, donde además de la huelga campesina resalta los avances en la construcción del poder popular.

La acción guerrillera y miliciana se ha expandido aún más por el país abriendo nuevos escenarios como Cusco, Puno, el Norte Chico y se va convirtiendo paulatinamente en un importante bastión del MRTA.
Notamos también avances importantes en la construcción de nuestra fuerza guerrillera en el centro del país, la campaña de agitación y propaganda, con tomas de numeroso poblados, pintas y embanderamientos realizados entre el mes de octubre y noviembre, son indicativos de esta recuperación, aunque todavía insuficiente, las masas han dad su abierta simpatía; las fuerzas de derecha y el Ejército se desesperan, amenazan con acciones terroristas contra los que difundan la prensa revolucionaria, intentar azuzar el enfrentamiento entre el MRTA y SL, al mismo tiempo que detienen, torturan y desaparecen a numerosos dirigentes populares sospechosos de ser tupacamaristas.

La acción militar más importante y de gran repercusión ha sido sin lugar a dudas la captura de Héctor Delgado Parker, elemento representativo de la burguesía reaccionaria, enriquecido sobre la base de maniobras y complicidad de los gobiernos de turno, de fraudes e inmoralidades con los dineros del Estado (más concretamente el no pago de una serie de servicios al Estado, monopolización de las microondas de satélite, comisiones por negociados en el caso de los Mirage y en la empresa estatal reaseguradora peruana) de complicidad directa con la guerra sucia implementada por el Estado habiendo sido el personaje encargado de organizar las reuniones de los medios de comunicación para el diseño de la guerra psicosocial contra nuestro pueblo. Su captura aterrorizó a las clases dominantes, pues comprobaron que de muy poco les sirve todo su aparataje de seguridad ante el avance y la combatividad de la guerrilla revolucionaria. Su juicio debe ser convertido en un acontecimiento político nacional, pues en ella se estará juzgando al régimen de Alan García y todos los inmorales que se enriquecen con la miseria y sangre de nuestro pueblo.

Constatamos también avances importantes en la actividad de los compañeros tupacamaristas en prisión así como en la organización nacional de sus familiares. Asimismo hemos mejorado –a pesar de las dificultades del momento político- nuestras relaciones con varias organizaciones de izquierda, en el marco de una política unitaria que busca tanto la unidad de los revolucionarios como la más amplia unidad del campo popular.

Pero también hemos constatado errores y limitaciones que vienen entrabando nuestro más acelerado desarrollo.

Nos ha faltado la iniciativa política constante para responder a los diversos momentos de la lucha de clases en nuestro país. Debemos esforzarnos porque sean los acontecimientos políticos los que estén siempre en el centro de nuestras preocupaciones de acción.

Necesitamos colocar también más atención en el desarrollo tanto cuantitativo como cualitativo del Partido, sobretodo cualitativo. Eso significa afrontar la necesidad de un desarrollo de mayor nivel estratégico de nuestros cuadros, con una intensa política de formación con métodos, documentos y lenguajes sencillos, sobretodo colocando nuestra línea al alcance de más amplios sectores del pueblo y en especial la masa campesina.

Para desarrollar acciones militares con mayor incidencia en la vida política del país, necesitamos también cuantificar más nuestros mandos y extender aún más la guerra revolucionaria en el campo, existe evidentemente un ritmo demasiado lento ene. Trabajo de ampliar las zonas estratégicas en el país.

En el trabajo de masas encontramos que el proceso de inserción orgánica de las masas y organización de la autodefensa está muy lejos de las posibilidades reales que brinda la lucha de clases y el avance de las mismas masas, y eso se debe a que aún no ajustamos bien la aplicación de una línea revolucionaria de masas, y al mismo tiempo que avanzamos en el proceso de partidarización combativa impulsamos el desarrollo amplio del Frente Político.

Asimismo, nuestro avance en el trabajo internacional es aún muy lento, lo cual permite que tanto la burguesía como Sendero Luminoso tergiversen la realidad de la lucha de clases en nuestro país.

También es insuficiente nuestra labor de agitación y propaganda revolucionaria.

Todas estas debilidades deben ser urgentemente corregidas para poder avanzar más enérgicamente en el desarrollo de la Guerra Revolucionaria del Pueblo, tolerarlo puede tener consecuencias fatales en los próximos tiempos ddonde palucha de clases adquierrá caracteres decisorios.

Preparar las condiciones para una defensiva revolucionaria.-
Las condiciones actuales exigen trabajar para avanzar cualitativamente en el curso de la Guerra Revolucionaria del Pueblo.

CALIFICAR Y EXPANDIR LA GUERRA REVOLUCIONARIA.- Tanto las necesidades urgentes de avanzar en la revolución para acabar con la desesperante situación de nuestro pueblo, como los preparativos de la contrarrevolución de una gran ofensiva sanguinaria destinada en ahogar en sangre tales esperanzas revolucionarias pase a nuevas etapas, que significa poder asestar golpes más contundentes y estratégicos al enemigo así como generalizar la guerra revolucionaria del pueblo, fundiéndola más con los sectores más avanzados de las masas.

Necesitamos potenciar la capacidad militar del Ejército Revolucionario Tupacamarista. Necesitamos que la guerra revolucionaria se extienda por todo el país priorizando la construcción de la fuerza militar en el campo. Necesitamos intensificar nuestras acciones con el objetivo de resolver el problema de armas y equipos para el avance del a guerra revolucionaria del pueblo. Necesitamos cualificar aún más nuestros cuadros militares. Debemos priorizar aquellas acciones que siendo pequeñas, sin gran repercusión posiblemente en gran escala, pero nos permita foguear grandes contingentes incorporando nuevos sectores al ejercicio de la violencia revolucionaria de las mas. Debemos impulsar más las acciones armadas directamente vinculadas a la lucha de las masas buscando niveles de fusión entre la lucha de la vanguardia y la lucha de las masas en el proceso de guerra revolucionaria.

Debemos transformar el juicio de Héctor Delgado Parker en un verdadero acto político que permita educar a las masas en cuanto a la justicia revolucionaria y desenmascaramiento de los personajes del sistema.

Construir la autodefensa de masas.-
Los hechos recientes de la lucha de clases indican que existen ya sectores importantes de la vanguardia popular que están en condiciones de asumir la construcción masiva de la autodefensa de masas. La construcción de partido y experiencia operativa de las células de masas y del frente político deben volcarse con energía hacia la construcción de estos instrumentos de nuestro pueblo.

En los sectores organizados del movimiento obrero y particularmente en los sectores más avanzados es necesario transformar los piquetes de huelga en organismos permanentes de autodefensa. Estos organismos deben ser un instrumento de concientización, organización y defensa de las masas obreras.
Asimismo debe construirse brigadas de autodefensa estudiantiles, que empezando por la defensa frente a la represión sirvan como mecanismo del movimiento estudiantil para enfrentar la guerra contrarrevolucionaria.

En los barrios debe impulsarse la construcción de las rondas vecinales o urbanas, partiendo de las necesidades inmediatas de las masas, necesidades surgidas del abandono del Estado de cosas mínimas para la protección de estos sectores, llevar paulatina y persistentemente a la comprensión de la necesidad de la revolución.

En el campo debe impulsar con más energía la construcción del poder popular, para ello este evento ha aprobado un documento inicial que empieza el trabajo de sistematización de este trabajo estratégico de las masas revolucionarias peruanas, vinculada a ella debe impulsarse con más energía la construcción de las rondas de autodefensa y las milicias populares.

Debemos impulsar con más energía allí donde sea posible la centralización de las masas. Reactivando a los frentes de defensa y organizándolo allí donde no existiera; forjando las coordinadoras de organismos populares en lucha, desarrollando agitación y propaganda en esta dirección. Particular atención debe merecer el trabajo de la Asamblea Nacional Popular donde además de nuestro impulso debemos buscar acuerdos con otras fuerzas políticas de izquierda para arrancar a la ANP de la parálisis y jugar el papel que le asignó su Congreso.

Acerar y desarrollar más el partido.-
La construcción del partido como fuerza dirigente de toda la guerra revolucionaria, eje de unidad de todas las formas y niveles de lucha, forjador de cuadros competentes, tanto en las tareas políticas como las militares y ahora eficientes conductores del poder popular, con clara decisión de llevar la guerra revolucionaria hasta sus últimas consecuencias, que sepa afrontar las tareas de la unidad de los revolucionarios y de todo el pueblo.

Debemos desarrollar un trabajo intenso de construcción partidario en todos los niveles: autodefensa de masas, milicias, comandos y fuerza guerrillera. El trabajo de ganar militantes es una tarea de choque, la formación de cuadros pasa a primer lugar, para ello se requiere la producción de documentos sencillos y profundos que amplíen y desarrollen la línea revolucionaria del MRTA, debemos ace3ntuar la mística revolucionaria tupacamarista, la formación integral en la práctica, debe proseguir la tarea de colectivizar cada vez más el trabajo de todo el partido.

Debemos colocar una gran atención en la ideologización marxista-leninista del Partido, con una gran visión creadora y propia ante los problemas de nuestra patria y el mundo de hoy, esto es particularmente importante cuando hoy en el socialismo existe una gran confusión ante lo que viene ocurriendo en los países socialistas, la reunión acordó entregar a la dirección la elaboración de un documento sobre estos problemas del socialismo en el mundo de hoy.

Trabajar por la construcción del Frente Revolucionario de Masas.-
Cuando hay otras fuerzas que avanzan hacia posiciones revolucionarias, es nuestro deber trabajar por la unidad de los revolucionarios, aceptando aquellos matices, identidades, métodos que aún nos diferencian.

La crisis del reformismo más profundo es debido a la creciente radicalización de las masas, radicalización que comienza a adquirir cuerpo, este proceso aún se encuentra en pleno desarrollo, debemos estar atentos a su evolución y buscar incidir positivamente en este proceso. Debemos hacer todos los esfuerzos por trabajar juntos con todas las fuerzas que demuestran vocación de avance, bembos buscar niveles de coordinación estables, trabajos conjuntos, líneas de acción comunes, sobretodo en el trabajo de masas.

Durante la campaña electoral las dinámicas distintas, la falta de mayores definiciones en la crisis de IU sólo permitirá avanzar hacia niveles de coordinación estrechas, pero esa situación podrá cambiar después de los comicios presidenciales, cuando el problema central será enfrentar el siguiente gobierno. En ese período será posible ya trabajar por la constitución del Frente Revolucionario de Masas.

La construcción del Frente Revolucionario de Masas debe ser enfrentada como una campaña abierta a las más amplias masas.

Es necesario precisar también que trabajar por la unidad de los revolucionarios no significa romper con las demás fuerzas del campo popular, por el contrario, esa unidad permitirá impulsar con más energía la más amplia unidad popular donde los revolucionarios podremos ya disputar la hegemonía.

Nuestra posición para las elecciones presidenciales.-
Los primeros indicios de cómo será el contenido de las campañas y perspectivas de las elecciones presidenciales en comparación con las municipales parece que no sufrirán grandes modificaciones.

Objetivamente el Fredemo se presenta como el más feroz enemigo del movimiento popular, plantea una campaña destinada a conseguir el respaldo para una propuesta económica y miliar contrarrevolucionaria pura. Toda acción destinada a debilitar esta propuesta debe ser tomada en cuenta, el régimen criminal que sucederá al actual debe llegar lo más aislado y debilitado posible. En este sentido la política del MRTA debe ser enfilada principalmente contra esta fuerza.

El APRA maniobra para llegar en segundo lugar y ganar eventualmente la segunda vuelta, el desenmascaramiento y el combate contra esta fuerza es sumamente importante, su política en una segunda etapa será una continuación más reaccionaria de la actual. El APRA debe ser combatida frontalmente hasta su último día de gobierno.

En cuanto a IU, ésta no supera la confusión y pareciera que pierde cada vez más la iniciativa, por lo menos en los que se refiere a la fórmula presidencial. No hay propuesta coherente de programa alternativo a la situación actual, no hay vocación de asumir la denuncia, protesta y un programa de cambios radicales. En estas condiciones difícilmente podrá recuperar el espacio radicalizado. Las fuerzas revolucionarias en estas condiciones no pueden otorgarle un “respaldo crítico”.

Pero también debemos recoger en este terreno la experiencia de algunos parlamentarios de IU, que por encima de la posición claudicante o conciliadora de los dirigentes han desarrollado una labor positiva para la lucha de nuestro pueblo. Las fuerzas revolucionarias deben estar atentas a la posibilidad de existencia de algunos compañeros consecuentes. En este caso, los revolucionarios manteniendo una posición de principios, sobre la inutilidad de la lucha electoral para la estrategia revolucionaria, y el uso oportunista que de ella viene haciendo el reformismo, debe tomar en cuenta esta particularidad para flexibilizar la posición asumida para las elecciones municipales. Los revolucionarios damos siempre respuestas concretas a los problemas concretos.

Ampliar nuestro trabajo de derechos humaos.-
La ofensiva del enemigo exige que la política de denuncia de los crímenes y violaciones de DD. HH. pase a ocupar un lugar más importantes aún. Este papel debe ser asumido principalmente por los organismos de Derechos Humanos.

Deben ser sistemáticamente denunciadas las masacres, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales y la guerra sucia en general. Debe denunciarse la existencia de miles de presos políticos y la sistemática y salvaje tortura. Debe darse un contenido auténtico al sentimiento de paz de nuestro pueblo. Debemos trabajar para que la Iglesia asuma un rol positiva en el marco de esta guerra trabajando a favor de la humanización del conflicto. Debe gestionarse ante los organismos internacionales para el reconocimiento de la situación de guerra en el país, particularmente en el Tribunal de Ginebra, la Cruz Roja Internacional y las Naciones Unidas.

El trabajo de Derechos Humanos debe adquirir las dimensiones de un trabajo amplio de masas, y ganar a los sectores más amplios de la opinión pública nacional.

Intensificar el trabajo internacional.-
Papel importante en esta confrontación va a ser la denuncia que se realice y la solidaridad que se recoja a nivel internacional, para lo cual es preciso trabajar fuertemente en este frente, consolidando los núcleos de apoyo al MRTA, los comités de denuncia de la situación en el Perú, intensificando las relaciones con las organizaciones hermanas, organizando giras en diversos niveles, trabajando intensamente documentos y materiales de difusión internacional.

Nuestros documentos establecen el trabajo internacional como un trabajo estratégico, debemos generar una correlación internacional de fuerzas que contenga la brutalidad de las clases dominantes y la vocación intervencionista del imperialismo.

CONVOCATORIA A LOS DIVERSOS
SECTORES DEL PUEBLO

MENSAJE A LA CLASE OBRERA Y AL MOVIMEINTO POPULAR

Compañeros:

En esta hora tan trascendente de la lucha de clases en el Perú, el MRTA, por acuerdo de su Comité Central, dirige el siguiente mensaje de combate y esperanza a la clase obrera y al movimiento popular.

Nuestra organización, bajo los principios marxistas-leninistas que la orientan, reafirma el papel histórico, ideológico y político que a la clase obrera le corresponde en le dirección de la lucha revolucionaria de nuestro pueblo. Papel que se escribe desde el mismo momento de su aparición, a comienzos del presente siglo, que asume una identidad ideológica y política con el legado y acción del Amauta Mariátegui y que se potencia cada día más, al ser la clase obrera la que ha estado a la cabeza de los combates de los sectores oprimidos contra los diferentes gobiernos de turno.

Siguiendo la tradición de sus antecedentes, las últimas generaciones de obreros supieron dirigir importantes jornadas de lucha, como el histórico Paro Nacional del 19 de julio de 1977. En este período, la clase obrera ha desarrollado riquísimas experiencias en los diversos paros, movilizaciones y tomas de fábricas que protagonizó, como la toma de CROMOTEX en 1979. En los últimos tiempos, una de sus luchas más importantes es la que acaba de protagonizar la Federación Minera.

Muchas de las jornadas de la clase obrera se siguen realizando, sin embargo, dentro de los marcos reivindicativos. Por ello, es imperativo que en los actuales momentos, donde los campos entre revolución y contrarrevolución se definen con mayor nitidez, la clase obrera desarrolle su lucha reivindicativa levantando alternativas políticas para derrotar al gobierno de turno y en función de la toma del poder, asumiendo así en forma masiva, el rol histórico que le corresponde.

Pero la revolución no es obra exclusiva de la clase obrera. Los campesinos, los desocupados, los estudiantes, los maestros, los vendedores ambulantes, los empleados y los profesionales también desempeñan un papel importante. Son ellos junto a la clase obrera, los que deben combatir en forma organizada, al gobierno aprista y su política de hambre y represión. Hoy, más que nunca, el proceso de centralización y unificación de las luchas del pueblo peruano, que se gesta en medio de este nuevo ascenso de la protesta popular, debe llevarnos a fortalecer la Asamblea Nacional Popular como embrión del poder popular y a desarrollar nuevas formas de lucha contra los enemigos de clase, como la autodefensa de masas. No son expectativas puramente electorales las que puedan hoy dar alguna salida para nuestro pueblo, el único camino es la lucha revolucionaria. De lo que se trata es que, a través de sus luchas, comprensa la necesidad de la transformación radical de la sociedad.

Ante los hechos reales que nos ha tocado vivir, como la represión indiscriminada contra toda forma de protesta popular, los genocidios, las desapariciones de pueblos enteros, la aparición de bandas paramilitares y la institucionalización de la tortura, requerimos de mayor decisión y definición para enfrentar a los opresores. Esto pasa, necesariamente, tanto por el desarrollo de la lucha armada de la vanguardia como por la autodefensa de masas y formación de las milicias populares, procesos que geminan en nuestra patria y que tenemos el deber de impulsarlos y que confluirán a un solo torrente que es la guerra revolucionaria del pueblo. Sólo así, cuando un día todo nuestro pueblo se alce como un solo puño conquistaremos un Perú en el cual se haga realidad el socialismo.

En ese camino, hay centenares de obreros, campesinos, estudiantes, maestros y profesionales que en estos años han ido asumiendo la militancia partidaria convirtiéndose en combatientes tupacamaristas. Nuestra organización se nutre así con lo más avanzado de la clase, con los mejores hijos de nuestro pueblo.

Por tales razones, reiteramos nuestro llamado a la clase obra, al campesinado y al pueblo peruano para que, en cada sindicato, comunidad, Pueblo Joven, universidad y colegio, nos fortalezcamos y preparemos para los futuros combates contra los explotadores. Las organizaciones naturales del pueblo peruano, como los Frentes de Defensa, la CGTP, la CCP y la Asamblea Nacional Popular, tienen la responsabilidad de asumir dicha tarea.

El MRTA está plenamente convencido que la clase obrera y el pueblo peruano sabrán ponerse a la altura que la lucha de clase exige, la sangre de miles de mártires y héroes de nuestro pueblo así lo reclaman, así como la esperanza y coraje de 20 millones de peruanos. Y por ello, reiteramos, una vez más, nuestro compromiso de luchar hasta el fin, hasta vencer o morir por el triunfo de la revolución peruana, y la construcción de una patria Socialista.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE… VENCEREMOS!
Perú, Agosto 1988
II Comité Central del MRTA

MENSAJE A LOS CAMPESINOS PERUANOS

EL MOVIMIENTO REVOLUCIONARIO TÚPAC AMARU dirige su mensaje a los millones de compatriotas que viven y trabajan en el campo, reconociendo el papel fundamental que les corresponde en la lucha revolucionaria de nuestro pueblo.

La presencia del campesinado en la vida nacional ha sido siempre importante, tanto por su participación en la actividad económica y social, como por su tradición de lucha.

Durante siglos Ustedes han sido sometidos a un régimen de brutal explotación dentro de un sistema injusto e inhumano; se les despojó de sus tierras, se les negó o regateó un salario o los frutos de la tierra que en justicia les correspondía, se les reclutó como “carne de cañón” para engrosar los aparatos represivos y enfrentarlos a su propio pueblo, se les mancilló tratando de borrar o desconocer sus tradiciones, creencias y costumbres, se les arrojó de sus tierras y sus pueblos para que deambulen por lugares extraños sin seguridad y futuro.

Pero, frente a todo ello, Ustedes han resistido heroicamente, enfrentándose a los viejos y nuevos usurpadores, los gamonales, capitalistas y toda laya de explotadores. En esas luchas, miles de campesinos han entregado sus vidas y su sangre.

Si en algún momento esas luchas fueron respuestas prácticas, manifestaciones elementales frente al engaño y la opresión de las que fueron víctimas posteriormente, conforme la situación económica social se ha ido agravando y haciendo insostenible, el campesinado ha ido tomando conciencia que sus luchas reivindicativas y espontáneas no son suficientes y que deben ser parte de la lucha organizada por cambiar el actual orden social en estrecha alianza con las otras clases explotadas.

El MRTA está convencido que el proceso revolucionario en nuestra patria no tiene futuro de triunfo sin la participación activa y conciente de ustedes, los campesinos, especialmente de los más pobres y desposeídos. En este sentido. La clase obrera tiene en el campesinado a su más poderoso y natural compañero de lucha y, en una estrecha fraternidad de combate –junto a otras clases explotadas, la garantía del triunfo de la revolución.

El MRTA conoce, por experiencia propia, el alto grado de sacrifico de los hombre y mujeres del campo. En los frentes guerrilleros de la región Nor Oriental y en otras zonas del país, hemos recibido la generosa comprensión, la solidaridad, el apoyo la incorporación de campesinas y campesinos a nuestros destacamentos revolucionarios. Muchos de nuestros cuadros y militares tiene procedencia campesina y no son pocos los que han caído prisioneros o han muerto en los enfrentamientos con las fuerzas represivas. La población campesina también sometida a la brutal política contrainsurgente de “guerra sucia” y “tierra arrasada”, ha sabido resistir y sobreponerse para continuar luchando organizadamente.

Si antes, y aún hoy día, muchos políticos han utilizado al campesinado como un formal elemento decorativo, como simple objeto de estudio, investigación o para el discurso o cubileteo electoral, nosotros reivindicamos su fuerza fundamental en la lucha revolucionaria a la que le otorga un profundo contenido social y un vasto sentido nacional.

El MRTA, que ha sellado su identificación plena con el campesinado en el campo de la lucha armada revolucionaria, con triunfos y caídas, con esperanzados cantos de combate y de victoria, reafirma su compromiso con los pobres de nuestra patria hasta el triunfo final.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE… VENCEREMOS!

Perú, Agosto de 1988
II Comité Central del MRTA

AL PERSONAL SUBALTERNO DE LAS FUERZAS POLICIALES Y FUERZAS ARMADAS

Los clases y personal de tropa de las Fuerzas Policiales y Fuerzas Armadas, han sido utilizados por las clases dominantes y su aparato estatal par defender sus intereses y ejecutar parte importante de acciones represivas contra el pueblo. Nosotros consideramos que ese personal de tropa, e inclusive algunos oficiales honestos y patriotas, proceden y son parte del propio pueblo.

La burguesía y el imperialismo pretenden convertirlos en ciegos instrumentos, en robots represivos, capaces de torturar y asesinar a sus mismos hermanos a cambio de algunos mendrugos. Por ello, premian, halagan y otorgan prebendas a quienes se distinguen como ejemplares de este tipo.

Sin embargo, en una sociedad en crisis, donde capea la corrupción, el narcotráfico, el individualismo exacerbado; donde la noción de patria es pisoteada a cada instante por jefes que sólo aspiran al enriquecimiento y a los ascensos, los subalternos y las tropas son también víctimas del sistema injusto, abiertamente inhumano y antipopular.

Por esta razón, la mayoría del personal subalterno –concretamente de la policía- ha demostrado a lo largo de una rica historia de luchas y huelgas reivindicativas, que allí también germina la conciencia de la necesidad de un verdadero cambio revolucionario de la sociedad peruana.

Esto ha quedado demostrado desde la solidaria incorporación a la histórica huelga por la conquista de las 8 horas en 1919, hasta la actualidad. Así lo expresó categóricamente la Plataforma de la Huelga Policial del año pasado, donde los policías peruanos no sólo lucharon por reivindicaciones de orden económico, sino que exigieron también su derecho a organizarse gremialmente, a no ser obligado a violar los derechos humanos, a identificarse con la lucha justa y necesaria del pueblo frente a los paquetes económicos y la manipulación partidarista. Los policías peruanos aspiran también a un futuro de Paz con Justicia Social.

El MRTA, en la lucha frontal que ha emprendido contra los enemigos del pueblo, tiene que enfrentarse a policías y miembros de las Fuerzas Armadas. Sin embargo, siempre hemos tratado de evitar los costos dolorosos e inútiles. En el proceso de guerra hemos respetado y respetaremos la vida, siempre que se compruebe que no son culpables de torturas y crímenes contra el pueblo. Así como no practicamos actos vejatorios e inhumanos contra los que se rinden o caen prisioneros, seremos inflexibles en castigar revolucionariamente a aquellos que perversamente se ensañan contra las masas y los luchadores revolucionarios.

Esta práctica ha quedado demostrada a lo largo de nuestro accionar y especialmente en la lucha guerrillera del Frente Guerrillero Nor – Oriental del departamento de San Martín, donde incluso se atendió a los policías que quedaron heridos.

Llamamos a todos los policías y miembros de las Fuerzas Armadas, al personal de clases y tropa de la Guardia Civil, de la Guardia Republicana, de la Policía de Investigaciones, a los miembros del Ejército, Marina y Aviación, a reflexionar sobre su papel en esta hora crítica que vive nuestra patria. Tienen que optar por el pueblo o contra el pueblo. Si se deciden por lo primero, pueden tener la seguridad que nuestro movimiento, así como está dispuesto a pelear a muerte por la liberación de nuestra patria, sabrá también reconocer la justicia de vuestras demandas y darles un lugar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias que garantizarán el triunfo inexorable de la revolución.

MENSAJE A LAS BASES DE IZQUIERDA UNIDA

Compañeros:
Uno los logros del movimiento popular de las últimas décadas es, sin duda, la ampliación del espacio político que ocupa la izquierda peruana. Esta ampliación se expresa también en que más de una tercera parte del electorado nacional vota invariablemente por la izquierda. Consideramos que Izquierda Unida fue por eso mismo una conquista del pueblo y su vocación unitaria, que obligó a deponer actitudes sectarias que la llevaron a anteriores fracasos. Posiblemente no se equivocan algunos investigadores sociales cuando coinciden que así como en nuestro país se desarrollan los movimientos guerrilleros más importantes de América Latina, igualmente se produce la experiencia de la izquierda legal más significativa del continente. El espacio que hoy ocupa la IU es una conquista popular.

Sin embargo, IU, y en particular su dirección poco a poco ha ido relegando a un segundo plano los vínculos con el movimiento popular que le dio vida, y se ha convertido, única y exclusivamente, en una alianza electoral. La idea primigenia de convertirse en el frente revolucionario de masas ha quedado en el recuerdo y en uno y otro documento fundamental de IU. Los males de esta alianza electoral, lamentablemente no acaban aquí. El marasmo del alejamiento de las luchas directas de las masas y la conciliación frente a los gobiernos de turno, fu e el caldo de cultivo de uno de sus mayores males: la posición de alianza con la burguesía que encarna Alfonso Barrantes y la “Convergencia Socialista”. No se trata ya de una desviación de la burguesía, con el pretexto del “gobierno de unidad nacional”. Algo que los revolucionarios no podemos permitir.

Teniendo en cuenta los nuevos combates que aguardan a nuestro pueblo, el MRTA reitera su llamado a las bases de IU a que superaren los marcos de la lucha exclusivamente electoral, pugnen por convertir a su organización en u frente revolucionario de masas y contribuyan a la centralización y unificación del movimiento popular en torno a la Asamblea Nacional Popular. El cumplimiento de estas tareas es vital para el avance de la revolución y para impedir que este nuevo ascenso de la lucha popular que viene gestándose en medio de la peor crisis de nuestra historia, no se malgaste o desvíe en medio de las falsas expectativas que puedan generarse en torno a las elecciones de 1990.

Al mismo tiempo reiteramos que la historia de la lucha de clases de nuestra patria y de todos los procesos revolucionarios del mundo nos enseñan una gran verdad; si no existe una estrategia de poder de guerra revolucionaria del pueblo que permita destruir el poder de la burguesía y el imperialismo forjando el poder popular con las masas organizadas, toda otra forma de lucha no tiene ninguna perspectiva histórica y será un camino de derrota y caldo de cultivo para todo tipo de oportunismo.

El Perú está maduro para la revolución y las masas están exigiendo de sus partidos y sus dirigentes, ponerse de una vez por todas a la altura de la situación política actual.

Sólo así contribuiremos a la forja de una alternativa revolucionaria. A es los llamamos, para juntos marchar hacia la conquista de una patria libre, una patria justa, una patria socialista.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE… VENCEREMOS!
II Comité Central del MRTA

MENSAJE A LOS MILITANTES DEL APRA

Tras sesenta años de accidentada vida política, el Apra llegó al gobierno en 1985. Alcanzó la Presidencia de la República y amplía mayoría en el Parlamento contando con un importante apoyo popular expresado en la votación del electorado. Muchas expectativas y esperanzas se generaron en sus sacrificadas bases y vastos sectores del pueblo. Sin embargo, a poco más de de tres años de ejercer el gobierno, ha quedado demostrada la incapacidad de la dirección aprista para resolver los mínimos problemas del país incumpliendo así sus demagógicas promesas electorales y llevándonos a una situación de verdadera catástrofe nacional. Pero, además de ello, han quedado desnudadas en su más dramática realidad la inconsecuencia e inmoralidad de los personajes que dicen encarnar y representar la tradición de lucha y sacrificio de las antiguas generaciones de apristas.

El MRTA al dirigirse a los militantes honestos de las bases apristas, especialmente a los sectores juveniles, lo hace reconociendo su procedencia mayoritariamente popular y que, por tanto, sufren en carne propia los efectos de la explotación de este inhumano sistema capitalista; lo hace, sabiendo del rechazo que les produce tanta cobardía, traición y estafa de los malos dirigentes que los rodean. Todos ellos, salvo contadas excepciones, han hecho del Partido Aprista y de la función pública un trampolín para el enriquecimiento ilícito y satisfacción de apetitos personales.

En los años aurorales y en las épocas de duras persecuciones, el pueblo aprista luchó y derramó su sangre por una auténtica revolución popular. En las heroicas gestas de los años 30 y 40 –selladas con el sacrificio de los combatientes de la revolución de Trujillo el 32 y el levantamiento de la armada el 48- se creyó en una lucha antiimperialista, por la recuperación de nuestras riquezas naturales y la instauración de una auténtica democracia para el pueblo.

Ahora, que se encuentra en el gobierno, no sólo han abdicado a las más mínimas propuestas reformistas; sino que se han convertido en verdugos de su propio pueblo aplicando, a través de aparatos policiales y bandas paramilitares, una política de genocidio, exterminio y represión contra el pueblo.

Esto no puede seguir siendo permitido por los apristas consecuentes. Ha llegado la hora de tomar cuenta a los inconsecuentes, oportunistas y traidores.

No se puede seguir traficando con el legado histórico de “Búfalo” Barreto, Arévalo, Negreiros y tantos miles de anónimos militantes apristas que entregaron sus vidas en aras de un ideal que hoy es mancillado impunemente.

Durante el largo historial de vuestro partido, siempre ha habido hombres y mujeres que lucharon y se rebelaron contra las inconsecuencias y traiciones de los dirigentes. Entre ellos destacan con luz fulgurante, Luis Felipe de la Puente Uceda y sus huestes de apristas rebeldes que, dando un salto ideológico y político, tomaron las armas en los primeros años del 60 luchando y cayendo heroicamente por la captura del Poder y la construcción del socialismo. Estamos seguros que las bases apristas y juventud reconocen y respetan, en lo más profundo de sus conciencias, estos hechos de entrega y sacrificio. La propuesta para que eventos partidarios, como el último Congreso de la JAP en Ayacucho, lleve el nombre de Luis de la Puente Uceda, así lo atestigua.

Por ello, nosotros tenemos esperanzas en una consecuente reacción de lo mejor de la militancia aprista, ahora sobre todo que se avecina la realización de su próximo Congreso Nacional. Sabemos también que los líderes corruptos y traidores, que manejan el aparato partidario, apelarán a todos los métodos conocidos para neutralizar el lógico descontento de las bases; desde las maniobras dilatorios, la acreditación de delegados sin representatividad, la limitación de los debates y el derecho de expresión, hasta las amenazas y agresiones aplicando la política de la manopla y cachiporra.

Nada de esto debe arredrar a quienes estén dispuestos a dar dura batalla por detener la desbocada política reaccionaria de sus líderes y gobernantes, reorientando el accionar de su partido hacia el campo popular; tarea que nosotros consideramos muy difícil. De cualquier forma, el MRTA los llama y convoca para que se unan a las luchas de nuestro pueblo y, más temprano que tarde, marchemos juntos por los caminos de la revolución popular. Vuestros mártires y el pueblo así lo exigen.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE… VENCEREMOS!
Perú, Agosto de 1988
II Comité Central del MRTA

MENSAJE A LAS MUJERES PERUANAS

Compañeras:

En la larga historia de nuestro pueblo, la mujer ha jugado un papel fundamental en sus luchas y conquistas. A lo largo de la resistencia al invasor extranjero, durante la colonia y en los años de la república hasta nuestros días, han dado muestras de coraje y decisión.

Las figuras de Micaela Bastidas, Tomasa Titu Condemayta, María Parado de Bellido, Flora Tristán, María Jesús Alvarado, Victoria Navarro, Toribia Flores y tantas otras, han sobresalido luchando por nuestra liberación y los derechos de las mujeres y el pueblo.

En el MRTA militan muchas mujeres que dan su invalorable aporte a la lucha revolucionaria. Algunas han entregado sus vidas en acciones armadas y otras han caído prisioneras habiendo mantenido una posición ejemplar frente a las agresiones y torturas policiales estando recluidas en cárceles, mintiendo el alto su moral y militancia revolucionaria. Nosotros nos sentimos orgullosos de ellas y reconocemos que en otras organizaciones de izquierda también hay muchas mujeres que entregan lo mejor de sí mismas a la causa del pueblo.

Las mujeres, que en nuestra patria representan más del 50 por ciento de la población, constituyen una fuerza fundamental en el proceso revolucionario. Sabemos que su accionar es duro y difícil porque tienen que vencer la discriminación a la que son sometidas por el sistema y los prejuicios que imperan en esta sociedad patriarcal y machista.

El MRTA desde que insurgiera en la lucha revolucionaria ha tenido especial interés en reconocer, en la práctica, la igualdad de oportunidades, derechos y deberes entre nuestros militantes hombre y mujeres en todas las tareas e instancias partidarias.

Rechazamos todo tipo de violencia contra la mujer, su utilización como objeto sexual y/o comercial y considerarla como reserva de clientelaje electoral.

Los logros y conquistas que han alcanzado las mujeres se deben a sus méritos y luchas. Aún falta un largo camino por recorrer hasta alcanzar su plena revalorización que ha de conseguirse con el cambio profundo de la sociedad y la superación de valores y comportamientos machistas.

Compañeras: nuestro mensaje va dirigido a todas las madres, esposas, compañeras, h hermanas, hijas de nuestro pueblo. A Ustedes que tienen que enfrentar muchas veces el drama de la crisis que nos imponen los explotadores, las llamamos a no perder la fe en nuestro pueblo y que se incorporen a nuestras filas para juntos luchar por una nueva sociedad donde impere la justicia, la felicidad, el amor y la alegría.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE… VENCEREMOS
Perú, Agosto de 1988
II Comité Central del MRTA.

MENSAJE A LA JUVENTUD

Compañeros:

El Perú es un país joven. Sin embargo, dentro de este sistema capitalista, los jóvenes son los que menos oportunidades tienen. Los que logran cursar estudios secundarios, y no se ven obligados a trabajar desde niños para sobrevivir y ayudar a su familia, enfrentan el terrible drama de descubrir que esta sociedad no les ofrece ninguna salida ni esperanza.

Si quieren ingresar a la universidad, encuentran que por cada vacante, existen miles y miles de postulantes; si intentan busar un empleo, hallan que no hay puestos de trabajo; y si, finalmente, logran ingresar a la universidad, o a un instituto superior pronto la crisis los obligará a abandonarlos y dejar truncos sus estudios y entonces se abren para ellos las salidas desesperadas de la delincuencia, drogadicción o trabajo humillantes. En verdad, es como si el sistema capitalista fuese un pozo de frustraciones par la juventud peruana.

Esta es una de las razones del porqué lo mejor de nuestra juventud obligada a madurar rápidamente y enfrentada a una realidad destructiva se decide a militar en las filas de izquierda o se enrola en las organizaciones revolucionarias alzadas en armas. Con este tesoro, la revolución peruana garantiza su futuro.

Esta situación genera un profundo odio en las clases dominantes: no se contentan con cerrar el paso a cualquier posibilidad de desarrollo de nuestra juventud, sino que, además, intentan desviar los cauces de la rebeldía juvenil hacia los males y vicios que fomenta el propio capitalismo o son reprimidos y muertos para “matar los gérmenes de la revolución”; ser joven se convierte, par ellos, en sinónimo de subversivo. Esta es, la lógica del imperialismo y la gran burguesía: antes que revolución, prefieren que la juventud sea destruida.

Nuestra juventud, sin embargo, cada día se suma con mayor fuerza a las filas de la revolución y prefiere, mil veces, morir de pie que vivir de rodillas. Es realmente conmovedor la fuerza y entrega con que lo hace, y lo que es importante, la solidaridad de clase que empieza a practicar. Cómo olvidar, en ese sentido, la heroica inmolación de centenares y miles de jóvenes entre los que se encuentran los estudiantes sanmarquinos Javier Arrasco Catpo y Carlos Barnett Azpur, asesinados por este gobierno en jornadas de lucha del movimiento estudiantil.

Cómo olvidar a los miles de jóvenes obreros, campesinos que asumen con coraje acciones de lucha, que dejan su sangre y su salud en las fábricas, en los socavones de las minas y en los surcos y que cada vez más asumen responsabilidades y liderazgos.

Por estas razones, el MRTA reitera su infinita confianza en los jóvenes de nuestra patria y los llama a seguir integrándose a las filas revolucionarias. Sólo así lograremos hacer más cercano ese mañana de liberación y victoria por que el que luchamos y vivimos.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS, PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS!

Perú, Agosto de 1988
II Comité Central del MRTA

MENSAJE A LOS MILITANTES DEL PC DEL P (SL)

Compañeros:

El pueblo peruano ha escrito páginas de sacrificios y heroicas luchas contra sus explotadores y enemigos internos y externos. En esas gestas centenarias, miles de compatriotas ofrendaron sus vidas por la causa de la liberación y la justicia.

En los últimos años, una de las organizaciones que ha dado continuidad a esa historia y que ha tenido el mérito de reiniciar en nuestra patria la lucha armada (desde 1980), es la vuestra. Este se un mérito que nosotros, los del MRTA, hemos reconocido sin mezquindad alguna, declarando que los integrantes del PCP del P (SL) forman parte de nuestro heroico pueblo combatiente. Ustedes y nosotros compartimos un accionar común: la lucha armada por la captura del poder y la construcción de una nueva sociedad.

Sin embargo, es vedad también que, tenemos discrepancias ideológicas y políticas que diferencian a nuestras organizaciones: Ustedes tienen otra concepción de la sociedad en que vivimos (“semifeudal”), del carácter de la revolución (“nueva democracia”) o del camino de la guerra revolucionaria en el Perú (“cercar las ciudades desde el campo”). Pero la constatación de estas diferencias, no nos ha llevado al equivocado camino de considerarlos como enemigos nuestros y enfrentarlos como tales. Nosotros hemos insistido ñeque la discrepancias deben ventilarse de cara ante el pueblo y con métodos adecuados para el tratamiento de las contradicciones en el seno del campo popular, como la unidad-crítica-unidad.

La dirección de vuestro partido no ha tenido igual comportamiento. Desde un inicio nos ha visto como uno de sus enemigos jurados, y, en cuanta oportunidad se les ha presentado, nos ha atacado tildándonos como “sirvientes del APRA”, “agentes del socialimperialismo” y “enemigos principales de la revolución”. Y, lo que es más censurable, dentro de una práctica totalmente reñida con la moral revolucionaria, han llegado a asesinar a algunos de nuestros militantes en el nor oriente del país y a propiciar enfrentamientos, lo que nos ha obligado a dar enérgica respuesta con el saldo doloroso de bajas en ambos lados. A los asesinatos en la región nor oriental, se suman ahora otros en la región central del país.

Su política de oponerse violentamente a las organizaciones de las masas, tales como los Frentes de Defensa, Comunidades y Rondas Campesinas con una práctica impositiva sobre éstas, asesinando a gente del pueblo que ustedes dicen representar.

La intolerancia, la imposición y el irrespeto por el resto de los revolucionarios y militantes de izquierda, los lleva a asesinar a integrantes del MRTA, de IU y del pueblo en una actitud provocadora y contrarrevolucionaria que no sólo recibirá la condena de la historia, sino que encontrará –por nuestra parte- respuesta en todos los planos.

Demás está recordarles que los únicos que podrán juzgar el comportamiento de nuestras organizaciones, son la clase obrera y el pueblo en general.

Con la verdad, que es el arma de los revolucionarios, reiteramos, una vez más, que nuestro objetivo no es ni será enfrentarnos con vuestra organización. El MRTA no tiene horizontes tan estrechos y, además, somos conscientes que enfrentamientos de ese tipo, sólo favorecen al imperialismo y a la gran burguesía. Y es que nosotros, a diferencia de algunos de sus dirigentes, estamos convencidos que la revolución no es patrimonio de nadie y que son los pueblos los que hacen la historia. De ahí que permanentemente trabajemos por forjar la más amplia unidad del pueblo, ganando a las masas mediante el convencimiento y nunca bajo la coacción o terror de las armas. Todo hegemonismo o exclusivismo entorpece el logro de ese gran objetivo revolucionario.

Compañeros: si los revolucionarios logramos, por lo menos, un nivel mínimo de unidad para la acción frente al enemigo común, será nuestro pueblo el que saldrá beneficiado y esa capacidad nuestra, será un gran paso para conseguir ese mañana de justicia y libertad por el que han entregado sus vidas tantos militantes de nuestras organizaciones.

¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS… PATRIA O MUERTE, VENCEREMOS”
Perú, Agosto de 1988
II Comité Central del MRTA.

POEMAS Y CANCIONES TUPAMARAS
CARGADAS DE FUTURO
La guerra revolucionaria no sólo forja combatientes, sino que los cambios radicales que va produciendo alumbran también a sus trovadores, compañeros que exigidos por el fragor de los enfrentamientos o sintiendo constantemente en su vida guerrillera la brasa ardiente de los momentos límites, aprovechan cualquier pausa para expresar o recoger, sin la experiencia del estilista o el profesional, sino de manera vital, abrumadora, con las asperezas de la cruda realidad, sus impresiones en poemas, canciones, cuentos, obras de teatro, dibujos y pinturas.

HIMNO A TÚPAC AMARU
Túpac Amaru Padre del trueno
ya está naciendo tu gran nación
ya están prendiendo tus guerrilleros
grandes fogatas de insurrección

Túpac Amaru cóndor de fuego
brama en el pueblo tu corazón
eres incendio en los combates
canto y banderas de rebelión

Tus hijos saben que de su pobreza
no comerá ya más el patrón
por fin el pueblo no será esclavo
ni habrán cadenas de explotación

Túpac Amaru Padre del trueno
ya está naciendo tu gran nación
ya están prendiendo tus guerrilleros
grandes fogatas de insurrección

Túpac Amaru hijo del sol
quema tu sangre, arde tu voz
de pie te esperan los oprimidos
Túpac Amaru libertador

Túpac Amaru sangre del pueblo
tú eres en alma de la nación
al socialismo avanzaremos
con tus banderas de rebelión

Túpac Amaru Padre del trueno
ya está naciendo tu gran nación
ya están prendiendo tus guerrilleros
grandes fogatas de insurrección

HIMNO DE MOLINOS
Se estremece la América Latina
Patria libre será el porvenir
con los hijos de los andes que combaten
el mañana socialista llegará

Gloria eterna a los guerrilleros
que entregaron su vida por la paz
con su ejemplo germinan en el pueblo
las semillas de la libertad

Coro:
Vives ahora y siempre tupamaro
en combate te hiciste inmortal
los Molinos ejemplo de coraje
en la lucha por la revolución
Hombres y mujeres decididos
son amantes de la humanidad
ahora marchan con el verde olivo
con las armas de justicia e igualdad

El partido revolucionario
se construye en la lucha popular
juntos van el pueblo y su vanguardia
forjando la fuerza militar.

SEGUIMOS LUCHANDO
(Huayno de presos del MRTA en Canto Grande)

Los Tupamaros están cantando
todos alegres con esperanza

Por una patria libre sin hambre
toda su vida entregando

Hoy que me encuentro
en está cárcel
me fortalezco para el combate

Hoy no se apenen
que el guerrillero entre barrotes
sigue luchando

Somos guerrilleros tupacamaristas
por la paz y justicia
para nuestro pueblo

LUCES
(Huayno)

Cumplían 106 años
La Breña gesta y valor
pelearon en Huamachuco
bravos peruanos por libertad

Silencio en esta noche
trabajan duros los tupacs
amanece 9 de julio en Canto Grande hay emoción

La sombra de los comandos
recorren todo el penal
rescatan al Comandante
a nuestros cumpas con decisión
decían nuestras consignas
“Tus muritos caerán”
pasaron no mucho tiempo
y el partido los derrumbó

El túnel fue testigo
del paso de guerrilleros
47 salieron
a combatir por el Perú
los yanquis y ricachones
de miedo empiezan a temblar
pues saben que tupamaros
buscan justicia y bienestar

Hoy vamos a nuestros puestos
A sembrar poder popular
Buscando el Socialismo… ¡Carajo!
… ¡Hasta la victoria final…!

FIESTA POPULAR
(Canción)
Aquí están los tupacamaristas
festejando con su pueblo
entonando nuestros himnos
y los cantos de victoria

Aquí están los tupacamaristas
trasmitiendo su alegría
la guerra de nuestro pueblo
es la fiesta popular
hombres y mujeres
salgan todos a bailar

Aquí están los tupacamaristas
trasmitiendo su alegría
aquí están los tupacamaristas
festejando con su pueblo

EN RECUERDO A SILVIO ZAVALA CHUMPITAZ
Hermano mío
estoy triste
ya no volverás
… te fuiste

El sol no caerá más en tu cara
en viento ya no revolverá tus cabellos
el agua no mojará tus labios secos

… Y el hombre
el pobre hombre
no podrá apretar tus manos
no podrá reír contigo
no podremos caminar como hermanos

Pero mi hermano seguirás siendo
porque tú
compañero guerrillero
has muerto en carne pero no en vida
vivirás por encima del tiempo
porque las balas no matan tus ideales
porque otros despertarán de este injusto sueño
y calzando tus pasos
seguirán por siempre tu camino

POEMA DE UN SOBREVIVIENTE DE LA BATALLA DE MOLINOS
Un momento
quiero que me escuchen
quiero cortar el tiempo
quiero tener en mis manos el tiempo
para que escuchen los jóvenes,
los obreros, los campesinos
para que sepan por qué
el valle del Mantaro
hoy se tiñe de rojo

Quiero que sepan la historia
de hombres y mujeres
que luchan a cada momento

Quiero que sepan
por qué las aguas del río
se tiñen de rojo
quiero contarles
un momento de la historia de Jauja
aquella madrugada
en que un puñado de hombres valientes
desafiaron a la muerte
ahí, debajo del Huajaco
ahí donde empieza el valle del Mantaro
a las puertas de Jauja

El día se acaba
estoy lejos y aún escucho el tronar de las balas
a lo lejos el eco de los cañonazos
Estoy lejos
y abajo quedan mis hermanos
y abajo quedan los trozos de sangre
ahí abajo quedan
los que tanto quiero

Parece que han callado los cañones
han silenciado las balas
en este instante
los lloro tanto
y tanto
En este día
todo es llanto
Huajaco
en quechua es
triste llorar

Los cerros, los ríos, los andes
los pajarillos ya no trinan
los niños ya no ríen
los hombres y mujeres
sólo tienen el calor de la flor
todos están llorando
ahí abajo
¡¿Por qué me he quedado tan solo?!
para enfrentar a la injusticia
solo
tan solo
contra las cadenas
me han quitado todo

Por ti hermano
que quedas ahí abajo
voy a seguir caminando
voy a seguir luchando
mañana
será llorar
pero llorar de alegría
Ya no lloro
ni lloren hermanos
mañana será de los pobres
hermano
siempre vivirán
y mañana nuestras lágrimas
serán de triunfo y alegría

POEMA EN HOMENAJE A LA BATALLA DE MOLINOS
Silencio
yo pido silencio
que no se oiga ni lamento
sólo el canto
dulce amargo de un ave
que en el campo de batalla
recoge la semilla

Que los ríos acallen
los vientos suenen
la tierra fermentada
grita al sol sus heridas
el pueblo escribiendo
el combate de Molinos
Silencio
Yo pido silencio
que despierten los oídos
escuchen los corazones
ahí donde el plomo enemigo
alcanzó al guerrillero
58 fusiles vencieron a la muerte
sepan que repasaron al herido
se ensañaron con sus cuerpos

Yo pido silencio
para el compañero guerrillero
para este fusil
que grita su nombre
eco de coraje
que resuena en las conciencias

Silencio al fin
para los héroes del pueblo
no la callada paz prostituta
sino la voz donde este pueblo
recoge esa semilla.

EN MEMORIA DE MARCO JAVIER RENDON
Muy temprano, al despuntar el alba,
regaste tu generosa sangre MARCO JAVIER
Hoy que has pasado a formar el ejército de héroes y mártires
tu nombre
tus ideas
y tu práctica
estarán presentes en las acciones tupacamaristas
y en los cánticos de nuestro pueblo

MARCO JAVIER desde niño luchaste contra la adversidad

Elegiste la abnegada profesión de revolucionario
profesión que nos realiza como seres sociales
en la lucha por el hombre nuevo

Compañero de bala y dinamita
de luchas y alegrías
tu risa seguirá palpitando
en el crepitar de los fusiles justicieros
te recordaré siempre compartiendo el rigor
de la clandestinidad
y tu voz
resonará en cada victoria

RECORDANDO A ALCIDES REÁTEGUI
Compañero Alcides
Amabas la libertad tal como la aman
los bravos
Para matarte fue urgente
lo hicieran a cañonazos…
mas y o digo:
¡Y no has muerto! Contra los tupacs
nada pueden los disparos
En el corazón del pueblo vivirás
mil años…
Un pañuelo a la madre del mártir,
un pañuelo
cuya inútil blancura propicia para el llanto
se esconderá al contacto con la sangre del héroe
y será una bandera
en las manos inmensas de otros hijos del pueblo
¡Y ahora nada de lágrimas!
¡Puños y pechos blindados!
¡Y a pelear como leones
Porque él no ha muerto en vano!

DILES QUE NO HEMOS MUERTO
A Antonio Meza Bravo
Vencedor de Yahuarina
Héroe y Mártir de Molinos

LA BATALLA, cruenta, inesperada, estalló en las heladas pampas de Molinos. Desde la lejanía podían verse los faros de los dos caminos que ardían horadando las fauces de una madrugada densa, oscurísima, imponente. Los vehículos, desvencijados, avanzaban hacia Tarma. Setentaidos guerrilleros entre hombres y mujeres viajaban escondidos, apretujados, silenciosos, con los fusiles en las piernas y recostados contra sacos y costalillos.

Acuchillados por el frío escuchaban el jadeo asmático, acezante, de los motores entreverado con el aullido del viento que se encrespaba batiendo las carreteras, arremolinándose en las pampas.

Los camiones ascendían lentamente, dando tumbos en un camino agrietado, desnivelado, polvoriento. Cuando se escuchó una voz apagada, “Yupanqui, ¿me escuchas Yupanqui? Era José La Torre Escalante que emocionado le decía que iban a combatir juntos. Que había llegado el momento de realizar lo que tanto ansió en el Cusco. Yupanqui sonrió en la oscuridad y recordó la experiencia fracasada, la prisión del flaco La Torre y de la mayoría de los compañeros escogidos para conformar lo que pudo ser la primera columna guerrillera del MRTA operando en las zonas altas de Cusco. Habían pasado varios años. Recordó la irresponsabilidad de los que estuvieron al mando, sus comportamientos autosuficientes, fanfarrones, frívolos, y su gesto se endureció.

Yupanqui acariciaba su FAL y las imágenes sucesivas, una tras otra, emergían revistando su vida, y de pronto se veía niño correteando en la chacra, en el convento de Arequipa donde los curas le dicen que no puede ser sacerdote porque sus progenitores no eran casados, en el cuartel con el grado de sargento segundo, el reencuentro con el padre después de muchos años de alejamiento, el abrazo, el amor que renacía, las lágrimas, otra vez la chacra trabajándola, hasta que conoce a Juan Paucarcaja Chávez, sindicalista militante del Movimiento de Izquierda Revolucionaria, pero abruptamente los recuerdos se interrumpen cuando el camión se detiene lanzando una respingo. Por las voces saben que son los militares los que han parado el transporte. Los cuerpos se tensan, preparan las armas, aguzan los oídos y sienten que manipulan los cerrojos de la tolva. Los guerrilleros rastrillan los fusiles, empujan con decisión las puertas y disparan. Los fogonazos rasgan por unos segundos las tinieblas y ven caer a los soldados con el estupor congelado en sus rostros, los guerrilleros saltan a tierra y la pesada losa de silencio se quiebra al escucharse el bravío grito de guerra ¡CON LAS MASAS Y LAS ARMAS! ¡PATRIA O MUERTE! ¡VENCEREMOS!.

La batalla, cruenta, sorpresiva, estallaba en las heladas pampas de Molinos.

SU MEMORIA no registra que 24 años atrás después del intenso tiroteo todo pareció sosegarse y una mano de serenidad se aposentó. Parapetado entre unos peñascos cubiertos de maleza, Ciro no recuerda que tenía todos sus sentidos dirigidos hacia abajo, puestos en la carretera. Mientras sujetaba su escopeta no reparaba en la violenta emoción que lo sofocaba ni que en sus oídos aún trepitaba la resonancia de los tiros.

Sus ojos escudriñaban con ansiedad los cuerpos inertes de los policías, que se encontraban despatarrados en el camino. El olor acre de la pólvora se disolvía moroso y su conciencia no recuerda su visión recorriendo los quepís desperdigados, deteniéndose codiciosa en las sub-ametralladoras, los revólveres que reverberaban en el terral, tampoco consigna la voz de Máximo Velando, del compañero Mamani, ordenando bajar.

Ciro salió corriendo de la espesura al igual que los otros combatientes empuñando sus armas precarias. Mientras descendían pensaban que al fin tendrían armamento moderno. La emboscada a la patrulla policial que los perseguía, comandada por el Mayor GC Horacio Patiño, conocido asesino de campesinos inermes, había sido victoriosa. El aviso de los pobladores que indicaron la ruta, así como el agreste paraje de Yahuarina que cobijó a los guerrilleros, propiciaron el contundente golpe militar al enemigo.

No recuerda que meses después la guerrilla fue derrotada y él apresado, torturado hasta la exasperación y el delirio, que su pequeño cuerpo atormentado, enfebrecido, se estremecía en el hospital en lucha feroz contra la muerte. Después, con otros revolucionarios, lo recluyeron en la cárcel, donde al cabo de cinco años duros, insufribles, recuperó la libertad logrando salir de ese pozo abyecto que son las prisiones peruanas.

Temporalmente archivó su nombre de guerra, sus apelativos de la clandestinidad, Pipo, Ciro y no sabe aún que posteriormente adoptaría los de Andrés, Yupanqui y tuvo que asumir públicamente su verdadera identidad, al desempañarse como dirigente nacional de la Confederación Campesina del Perú; Antonio Meza Bravo tenía que actuar legalmente, pero sus nombres verdaderos huyeron de su memoria y tampoco retiene las circunstancias de su elección, los años de trabajo arduo, tesonero, los viajes por las comunidades campesinas, su entrega a la labor gremial.

Le es imposible completar las imágenes de su retorno a la vida política. Que a través del MIR El Militante junto a compañeros más jóvenes se esforzaban por reconstruir el MIR que conoció y vivió, el MIR por el que sufrió prisión, por el que estuvo dispuesto a matar y morir, el MIR capaz de insurreccionarse, de alzarse en armas. Ese MIR que organizaba a las masas para la guerra revolucionaria y no para convivir con el sistema.

También ha olvidado el áspero debate del primero de marzo del ochentaidós, cuando se discutía el nombre de lo que en ese momento era una pequeña organización. Muchos compañeros insistían en el nombre de MIR y Andrés tomó la palabra. “El MIR, -dijo-, fue hechura de gente audaz, de combatientes que pertenecieron a otra organización. Esos compañeros cumplieron su destino histórico y lo que los movió, la lucha armada, es lo que debemos rescatar. El nombre de MIR y el de sus creadores está haciendo enfangado, prostituido, vejado en esas exhibiciones de siglas y afiches que pasean en los mítines, en esos carnavales electoralistas.

Si realmente vamos a ser consecuentes con lo que decimos, si es que efectivamente vamos a dar el salto a la lucha armada, entonces a una nueva generación le corresponde un nuevo nombre. Yo opino por la propuesta de llamarnos Movimiento Revolucionario Túpac Amaru.

Ahora que Yupanqui yace extendido, desangrándose, estas imágenes se le amontonan, se confunden, huyen, se trastocan y apenas si registra el momento en que saltó del camión disparando. Tenía que economizar municiones, tiro por tiro, no veía nada, las tinieblas eran impenetrables y se arrojó al suelo. El silencio empezó a poblarse de gritos, órdenes, quejidos, tableteo de armas. Hasta que amaneció. Vio cuerpos de soldados tirados, la pampa pelada, casi sin parapetos y le pareció que ese cielo intensamente azul seguía siendo hermoso. En su agonía, con el pecho desflorado, sangrante, recuerda nítidamente que se defendieron, que pelearon como fieras y a su memoria acuden persistentes las imágenes de los soldados huyendo, de los compañeros rompiendo el cerco con apenas cinco heridos y de pronto los refuerzos, los helicópteros artillados que empiezan a cazarlos, el parque que se le acaba y él gritando a sus compañeros que se quedaría cubriendo la retirada, que trataran de salir, de ganar las alturas y su dedo apretaba con rabia el gatillo y mientras atacaba pensaba que no le importaba morir, que esos jóvenes combatientes se salvaran, que él viviría en cada tupacamarista que empuñara un arma y la dirigiera contra el enemigo, hasta que se le agotaron las balas y sintió el impacto quemante que le penetraba el pecho y lo arrojaba de espaldas.

Permaneció desangrándose, escuchando remotamente disparos, aves, lamentos, voces ensuciadas por el miedo que no reconocía y que ordenaban rematar a los heridos, fusilar a los prisioneros y apenas si pudo ver al oficial que pálido y tembloroso se le acercó, le colocó el cañón del fusil en el rostro y tiró del gatillo.

CANTO CORAL A TÚPAC AMARU
QUE ES LA LIBERTAD

“… Yo ya no tengo paciencia para
aguantar todo esto…”
Micaela Bastidas

Lo harán volar
con dinamita. En masa
lo cargarán, lo arrastrarán. A golpes
le llenarán de pólvora la boca.
Lo volarán:
¡y no podrán matarlo!
Lo pondrán de cabeza. Arrancarán
Sus deseos, sus dientes y sus gritos.

Lo patearán a toda furia. Luego
lo sangrarán:
¡y no podrán matarlo!
Coronarán con sangre su cabeza;
sus pómulos con golpes. Y con clavos
sus costillas. Le harán morder el polvo
Lo golpearán:
¡y no podrán matarlo!
Lo pondrán en el centro de la plaza,
boca arriba, mirando al infinito,
Le amarrarán los miembros. A la mala
tirarán:
¡y no podrán matarlo!
Querrán volarlo y no podrán volarlo
Querrán romperlo y no podrán romperlo
Querrán matarlo y no podrán matarlo

Querrán descuartizarlo, triturarlo,
mancharlo, pisotearlo, desalmarlo.

Querrán volarlo y no podrán volarlo
Querrán romperlo y no podrán romperlo
Querrán matarlo y no podrán matarlo

Al tercer día de los sufrimientos,
cuando se crea todo consumado
gritando ¡LIBERTAD! sobre la tierra
ha de volver.
¡y no podrán matarlo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *