Al Fascismo Burgués  Se Le Combate Y Al Reformismo Capitalista También

En días pasados una andanada de críticas del reformismo puso a nuestro pequeño, pero combativo movimiento, en el centro de la polémica.

El reformismo por boca de algunos de sus voceros, trató de descalificarnos tratándonos de “ultra izquierdistas y de ser más chavistas que Chávez”.

¿Cuál  fue el motivo de este descomunal ataque del reformismo? Solo que les recordamos en un escrito público, el llamado al Golpe de Timón  de Chávez y que el comandante era partidario de profundizar el socialismo, cuando reconocía abiertamente que lo que había en Venezuela, no era otra cosa que un “capitalismo rentístico” (1)    del cual aún no nos habíamos desprendido.

Pero el Pueblo Venezolano no se deja engañar. Sabe que el MGR lo integran patriotas, hombres y mujeres, obreros, empleados, campesinos, estudiantes y profesionales honestos y hasta soldados de la FANB que se unen a nuestras filas.

Sabe que los miembros del MGR no habitan en  oscuras  oficinas de la burocracia ni en departamentos de lujo comprados con dineros provenientes de la corrupción burguesa tenga el color que tenga.  Sabe nuestra clase obrera y el pueblo explotado que a los militantes del MGR se los puede encontrar en las fábricas compartiendo el duro trabajo y el amargo pan de los obreros, en los barrios y en los campos soportando el robo descarado de la terrible especulación que se produce con los alimentos, en la lucha de los colegios secundarios o de las universidades, en las ciudades y en los pueblos del interior del país, compartiendo la vida, las penas y las alegrías de las masas empobrecidas y hoy engañadas por el reformismo que se lanza a pactos con la derecha favoreciendo a empresarios burgueses ladrones; los mismos empresarios a los que se les sigue entregando dólares preferenciales para que traigan su mercancía y aquí vendan a precios de mercado negro y sigan robando al pueblo.

El pueblo sabe que pueden ser marxistas, chavistas, o cristianos, pero todos unidos por el mismo ideal: realizar el verdadero legado de Chávez que no puede ser otro que el socialismo revolucionario.

Es por eso que día a día son muchos los y las venezolanas que plantean integrarse a nuestras filas, que ocupan un lugar en nuestras trincheras revolucionarias.

Pero hay muchos otros que, aunque convencidos e identificados con la justeza de nuestra lucha, no están en condiciones o están limitados por algún motivo y no pueden incorporarse plenamente a nuestro Movimiento. Ello no debe constituir un obstáculo para que se desentiendan totalmente de nuestra organización. Todos pueden ayudar y colaborar en la medida de las posibilidades de cada uno. Todos pueden ser útiles a la revolución. A lo largo de estos duros años de lucha,  desde nuestra creación en septiembre de 2009, ha sido el mismo pueblo el que ha ideado mil formas de ayudarnos y apoyarnos.

Aquel Septiembre cuando nacíamos a la vida política y no éramos más de seis militantes, decíamos en nuestro primer documento: “El gobierno está invadido por elementos oportunistas y reformistas que han hecho que fracase la reforma  constitucional propuesta por el presidente, que si bien no era de carácter socialista, era un avance en relación de la actual situación. El chavismo sin Chávez pugna por imponerse en diferentes escenarios y empieza copar la administración pública y los cargos de representación popular. Verdadera carroña que tratará de minar apenas tenga la oportunidad, el proyecto socialista y revolucionario de la clase obrera y las masas explotadas de la ciudad y el campo.” En el mismo documento más adelante, planteábamos en forma resumida el descenso de la organización y movilización de las masas y la ausencia de un partido verdaderamente revolucionario cuando decíamos: “la situación revolucionaria que se había configurado en Abril de 2002, cuando el pueblo con la clase obrera a la cabeza pasa a la ofensiva, lamentablemente ha pasado. Hoy es la burocracia reformista y seudo revolucionaria, la que impone el ritmo de la política venezolana y los magros avances del proyecto revolucionario, son solo paños calientes frente a la arremetida de la derecha que desde el 2005 se viene preparando para dar el zarpazo” y afirmábamos ya en ese tiempo en  forma temeraria, una cosa que hoy aparece casi como una predicción fatal: “El imperialismo con sus aliados de la burguesía fascista criolla, buscara la forma de deshacerse del líder del proceso Hugo Chávez mediante el magnicidio, ya que Chávez representa el penúltimo obstáculo para sepultar en forma definitiva las ansias revolucionarias del pueblo venezolano. El último obstáculo lógicamente son las y los trabajadores, las masas empobrecidas de la ciudad y el campo y la amplia franja revolucionaria que hoy resiste los embates del capital”. Y en el mismo extenso documento de constitución de nuestra organización insistíamos en decir: “la ausencia de un partido verdaderamente revolucionario, hizo posible que la situación revolucionaria configurada en Abril de 2002, no fuera aprovechada por la clase obrera y el pueblo explotado para derrotar estratégicamente a la burguesía y abrirle paso a la construcción del socialismo. Se terminó de imponer la conciliación, el pacto entre las clases y no se avanzó con resolución desaprovechando la oportunidad y dando tiempo a la burguesía para que recomponga sus piezas y se fortalezca. Se equivoca el presidente Chávez al esperar que un partido pluriclasista y dominado por la burocracia como es el caso del psuv, pueda cumplir algún rol revolucionario. Es del todo imposible. Porque el psuv en el mejor de los casos, solo representa la posición socialdemócrata y reformista de quienes solo quieren lavarle la cara al viejo capitalismo y constituirse en una verdadera BOLIBURGUESIA, fortalecida y alentada a partir de las grandes tajadas de la renta petrolera que hoy goza”. (2)

Estas largas citas de nuestro documento de constitución política, hoy parecen una verdadera profecía de lo que terminaría de ocurrir pocos años más tarde.

El presidente Chávez fue asesinado sin ninguna duda y hoy el reformismo es quien realmente gobierna, dejando casi completamente de lado, el discurso socialista y revolucionario.

En medio de ese escenario lleno de acechanzas y de franco retroceso en la lucha de las masas, es que se formó nuestro Movimiento Guevarista  Revolucionario y contra toda apuesta de nuestros críticos que se solazaban con el discurso vacío del reformismo y del revisionismo más absoluto, nos desarrollamos, crecemos y nos fortalecemos en el seno del pueblo, que nos brinda su ayuda y nos expresa su cariño y su confianza.

Este crecimiento y fortaleza  de nuestro Movimiento, se ha logrado sin ningún tipo de oportunismo. Reivindicando el marxismo leninismo, el guevarismo revolucionario y sin siquiera por propia decisión, usar la figura del presidente Chávez o del chavismo, para crear falsas simpatías o de portaviones de nuestra política.

Tampoco hemos caído como algunos en la bancarrota política de pasarnos a la “oposición”, o de hacer alianzas aunque sea coyunturalmente, con algunos de los segmentos sociales que representan la política de la burguesía. Pero hemos renunciado ir a la cola del reformismo y sumarnos a cualquiera de sus estructuras subordinadas de alianzas electorales donde otras organizaciones hacen vida. Hemos mantenido y mantendremos nuestra vital independencia de clase y nuestra posición revolucionaria y por ello el pueblo nos puede reconocer en cualquier lugar.

Muchas y muchos camaradas, les gustaría sumarse desde ya a nuestra organización porque hoy carecen de una orientación política revolucionaria. Tienen la dificultad que nuestro Movimiento aún no se desarrolla a nivel nacional. Les llamamos a constituirse en los Comités Populares Revolucionarios a tomar contacto con nosotros y empezar juntos la construcción de una nueva alternativa revolucionaria. Les invitamos a seguir combatiendo al fascismo burgués, pero también al reformismo también burgués que se viste de rojo y se disfraza de revolucionario. Les llamamos a organizar la lucha en cada barrio, liceo, escuela, universidad, fábrica o taller. Les llamamos a luchar por sus reivindicaciones más sentidas, a ganar la calle nuevamente y a elevar el sentido de la crítica que desnude al reformismo.

Las elecciones del 8 de Diciembre son sin duda, parte de la dinámica de la democracia burguesa que aún aplasta al verdadero Poder Popular. El problema no es elegir cien o veinte alcaldes más, o trescientos concejales o mil. Por allí no pasa el socialismo o la derrota estratégica del Estado burgués capitalista. A los sumo podría ser una reafirmación de la actual administración del Estado capitalista, o un nuevo avance de la oposición burguesa fascista.

En el primer de los casos, se reafirmará la tendencia reformista de conciliación de clases y de nuevos beneficios para el gran empresariado parasitario y burgués. Y en el segundo de los casos, se expresará en toda su crudeza el retroceso de las posiciones revolucionarias, como producto de la vacilante política reformista que le abre camino al fascismo de espaldas al clamor popular. Llamamos por tanto a la clase obrera y al pueblo explotado de la ciudad y el campo, a organizar la próxima gran ofensiva popular que devuelva el protagonismo a las masas revolucionarias que derrotaran en franco combate al fascismo burgués. Que nadie se llame a ilusiones. La burguesía no entregará sus granjerías y privilegios sin lucha denodada y sin oponer violencia si es necesario. Decir otra cosa seria mentirle a nuestra clase obrera y al pueblo explotado que hoy resiste heroicamente, los embates del capital que pretende hacerle pagar su propia crisis a los sectores populares.

A preparar los futuros combates entonces con decisión y audacia revolucionaria. Uniendo al pueblo por la base y levantando sus reivindicaciones y su movilización en torno a sus necesidades más sentidas. A formar cientos, miles de Comités Populares Revolucionarios. A forjar la unidad más amplia de los sectores efectivamente revolucionarios y a defender con dientes y muelas las conquistas alcanzadas. Ya basta de retrocesos. Es la hora de pasar a la ofensiva así no les guste al reformismo, y así sigamos siendo blanco de sus ataques histéricos cargados del más trasnochado anticomunismo.

¡¡¡A crear los Comités Populares Revolucionarios¡¡¡

¡¡¡A sumarse al Movimiento Guevarista Revolucionario!!!

¡¡¡A preparar la ofensiva popular!!!

¡¡¡Adelante con todas las fuerzas de la historia!!!

Movimiento Guevarista Revolucionario

(1) Programa de gobierno Plan de la Patria

(2)Todas las citas en cursiva corresponden al documento de constitución del Movimiento Guevarista Revolucionario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *